Bobo y macarra

No le faltará razón a quien critique hoy el despreciable gesto de Van Bommel. Sin embargo, sus patéticos cortes de manga no son más graves porque se trate de un jugador más o menos mediocre (el gesto hubiera sido igual de feo si lo hacen Henry o Ronaldinho) ni porque vaya dirigido a la afición del Madrid (lo sería igualmente en cualquier otro escenario). Tampoco hacía falta llamar “bobo” a nadie.

Lo de Van Bommel es indignante. Debe ser que en su efímero año en el Camp Nou alguien le puso en vídeo el inadmisible corte de mangas que el brasileño Giovanni hizo hace diez años en este mismo escenario. El holandés errante, jugador de corte menor, metió un gol que dio la respiración asistida a un Bayern que estaba muerto, pero su macarrada le inhabilita para estar en el Allianz Arena en la vuelta del 7 de marzo. Falta de respeto a una afición que fue ejemplar. Van Bommel ensució la imagen de un club empeñado en escupir (como hizo Salihamidzic) contra el mejor equipo de la historia del fútbol. Nunca jugaron de blanco. Y eso no lo perdonan… [Tomás Roncero / As]

Van Bommel festejó su gol dedicando butifarras al respetable mientras Salihamidzic escupía a la grada. Es gente sin grandeza a la que la UEFA debería poner en su sitio: fuera del partido de vuelta. Por antideportivos. Van Bommel pasó por Barcelona sin pena ni gloria; fue sólo un percherón, ayer también en los modales. Lo del bosnio, que jugará el año que viene en la Juventus, no es nuevo. Es un provocador y ejerció como tal. El Madrid puede ganarle otra vez al Bayern, tengan fe. Debe hacerlo además para darle en las narices a ese par de bobos. [Tomás Guasch / As]

Artículos Relacionados

5 comentarios (por ahora) en “Bobo y macarra”
  1. rapsodos 21 Febrero, 2007
  2. VON_PAULUS 21 Febrero, 2007
  3. McCarran 21 Febrero, 2007
  4. Javier 21 Febrero, 2007
  5. JoseCR 22 Febrero, 2007