Pero no es cuestión de hacer comparaciones

Aunque no es cuestión de hacer comparaciones, qué diferencia con la reacción de Rijkaard la semana pasada en el Camp Nou lanzando agua al fuego y anunciando su continuidad, y la de Capello, rompiendo la baraja y dejando al equipo en la estacada cuando todo el mundo sabe que tienen todos los números para quedarse otra temporada en blanco. [Josep Maria Casanovas / Sport]

Si el barcelonismo recibió como buena noticia el anuncio por parte de Rijkaard de que quiere seguir en el Barça, el madridismo recibió como una buena noticia el cese, aunque se congele por una noche, de Capello. Y otra diferencia. Rijkaard, por muy mal que fueran las cosas, no le diría a Txiki o a su presidente que con la plantilla que tiene no se siente capaz de tirar adelante. Por eso el vestuario está con él. Y lo está también la afición. Lo contrario le sucede a Capello. La distancia entre uno y otro es que el holandés en una noche de celebraciones hizo un gesto de reverencia hacia sus jugadores. El italiano sería incapaz. [Josep Prats / Sport]

Artículos Relacionados

(Sólo) un comentario en “Pero no es cuestión de hacer comparaciones”
  1. JoseCR 21 Febrero, 2007