Dos es mucho y tres es poco

[11-XII-2002] CANTADO DESDE EL PRIMER DIA. Al Barça no le ha sancionado ni el Comité de Competición ni el reglamento. Al Barça le ha sancionado la campaña mediática que a fuerza de repetir las imágenes les dio una importancia y una gravedad superior a la que tenían. De nada ha servido la posibilidad de acogerse a la letra menuda del reglamento. Al Barça le han caído un par de partidos, un castigo cuyo primer objetivo es sentar un precedente y a partir de ahora ser más duros e implacables con la violencia. Si esta sanción tiene que servir para que nunca más se vuelvan a repetir estos hechos en el Camp Nou, hasta la daríamos por bien empleada. En el supuesto siempre de que el Comité de Apelación la deje en su lugar y medida exacta, que tiene que ser un partido. La afición barcelonista tiene que darse cuenta de que debe ser la primera en censurar estos actos y a partir de ahora más que en cámaras y en vigilancia extraordinaria hay que confiar en que la responsabilidad de la gente sea el mejor antídoto para frenar a los violentos.

EL SHOW DEL COMITE. No hacía falta que esperaran a las 12 de la noche para actuar con nocturnidad y alevosía. Tampoco era necesario que esperaran al inicio de todos los programas de radio para que el castigo tuviera más repercusión. La aplicación de la justicia debe ser fría y no calculadora. Y lo que está claro es que el Barça, por una vez, no ha sido tratado como un grande, sino como uno más. En otras circunstancias quizá no se hubiesen atrevido o se lo hubieran pensado una semana más, pero cuando ven lo que cae en el Camp Nou parece que todo el mundo se atreve con este club, que necesita un golpe de timón para recuperar pronto su prestigio y su fuerza. Queremos insistir en que nadie se debe alarmar por el cierre del Estadi porque ésta es una sanción dictada de cara a la galería y jaleada tanto por cierta prensa de Madrid que parece un gol cantado.

NO HAY QUE HACER VICTIMISMO. Esta sanción seguirá su proceso de apelaciones y recursos, que culminará a finales de enero. Ahora tampoco hay que hacer un victimismo inútil ni emprender una cruzada contra el poder central. Lo que hay que hacer es poner las medidas suficientes para que el Camp Nou nunca más dé cancha a los violentos y si se les puede prohibir la entrada, mucho mejor.

[3-III-07] A raíz de los gravísimos incidentes acontecidos en el campo del Betis, aquí en SPORT hemos sido partidarios de exigir una sanción ejemplar en bien del fútbol. Con la mano en el corazón, tenemos la sensación de que el Comité de Competición ha tirado por la calle de en medio, que han sido cobardes y lo han dejado en una sanción benévola. Tres partidos de cierre al Ruiz de Lopera son pocos por lo que pudo pasar, aunque también es cierto que los béticos estarán un mes y medio sin partidos en su feudo. El problema de la violencia hay que cortarlo en todas sus direcciones, sancionando a los presidentes que hablan más de la cuenta y expulsando a los socios que se comportan como salvajes. Nos parece un error reanudar el partido a puerta cerrada y en Madrid, ya que el mayor castigo para el Betis era darlo por finalizado y en consecuencia por eliminado. A veces, la mano dura que proclaman los dirigentes del deporte español es sólo de boquilla. [Josep Maria Casanovas / Sport]

Artículos Relacionados

27 comentarios (por ahora) en “Dos es mucho y tres es poco”
  1. Xals 3 Marzo, 2007
  2. kim 3 Marzo, 2007
  3. Louis 3 Marzo, 2007
  4. Louis 3 Marzo, 2007
  5. McCarran 3 Marzo, 2007
  6. Javier 3 Marzo, 2007
  7. McCarran 3 Marzo, 2007
  8. Javier 4 Marzo, 2007
  9. chino 4 Marzo, 2007
  10. Louis 4 Marzo, 2007
  11. chino 4 Marzo, 2007
  12. Javier 4 Marzo, 2007
  13. chino 5 Marzo, 2007
  14. javier 5 Marzo, 2007
  15. chino 5 Marzo, 2007
  16. Louis 5 Marzo, 2007
  17. Javier 5 Marzo, 2007
  18. chino 5 Marzo, 2007
  19. Louis 5 Marzo, 2007
  20. McCarran 5 Marzo, 2007
  21. Javier 5 Marzo, 2007
  22. chino 5 Marzo, 2007
  23. chino 5 Marzo, 2007
  24. VON_PAULUS 6 Marzo, 2007
  25. Louis 6 Marzo, 2007
  26. javier 6 Marzo, 2007
  27. chino 6 Marzo, 2007