Tres besos de pasión salidos del corazón

Este mundo está lleno de gente desagradecida, de egoístas que no ven mas allá de su nariz. Vivimos a un ritmo frenético, somos víctimas de una competitividad agresiva, sufrimos una convivencia donde los sentimientos parecen condenados a un papel segundón. Las empresas buscan resultados económicos como norte de todas sus ambiciones, las fábricas sólo hablan de productividad y las personas demasiadas veces quedamos limitadas al papel de comparsas como si fuéramos un simple número. Toda esta reflexión viene a cuento porque no estamos acostumbrados a unos gestos que salen del corazón y que hay que valorar en su justa medida por el clímax en que se producen. Recuerden la escena, acababa de marcar su tercer gol en el último minuto, el corazón le iba a más de 150 pulsaciones por minuto, el Camp Nou estalló de júbilo y Leo Messi agarra la camiseta por el escudo del Barça y le da tres besos de pasión en un momento mágico e inolvidable de su carrera. Esto no se ensaya ni se estudia, esto salió del corazón de un tipo agradecido. Algún día un director hará una película de la increíble trayectoria de Messi porque su vida es de película. Bastará con que un buen guionista argentino, por ejemplo el que escribió la historia de El Padre de la Novia, se recree en su trayectoria desde que salió de Buenos Aires siendo un niño y se hizo hombre en la cantera blaugrana a base de solomillos y vitaminas. […] En el terreno personal, tiene una humildad y modestia que es virtud ya que parece invulnerable a la vanidad y soberbia que ataca a los que se creen más de lo que son.

[Josep Maria Casanovas, su mentira, en Sport]

Artículos Relacionados

5 comentarios (por ahora) en “Tres besos de pasión salidos del corazón”
  1. rapsodos 13 Marzo, 2007
  2. Kinkanom 13 Marzo, 2007
  3. Toni K 13 Marzo, 2007
  4. Xals 13 Marzo, 2007
  5. elfutbolistaenmascarado 14 Marzo, 2007