Justicia

Antes se pilla a un mentiroso que a un cojo. Igual lo dijo Confucio, aunque a mí me suena a Groucho Marx. Hace un par de meses, cuando un tal Turienzo dejaba en pelota viva al Real Madrid en Santander y Marca pedía justicia, los de ahí arriba daban una lección de civismo al mundo entero diciendo que a los árbitros había que respetarlos y ayudarlos porque eran honestos, honrados y humanos. Yo respondí que eran unos hipócritas de tomo y lomo porque bien que se quejaban cuando el que ganaba los títulos era el Real Madrid. Pues bien, no ha habido que esperar mucho tiempo para comprobar que, en efecto, son unos hipócritas. Lo que dicen ahora los de ahí arriba hay que tomárselo a risa… porque es de risa, palabra. Resulta que los árbitros ya no son honestos, ni honrados… ni humanos. Ahora sólo son unos engendros bolcheviques al servicio del imperialismo blanco. Ahora no hay que ayudarlos, sino atizarles. ¡Viva el fútbol! ¡Viva la ética! A todo esto, Sánchez Arminio, como hizo el día de Turienzo, no ha salido aún en defensa de Burrull y Borbalán. Tampoco ha acusado a los de ahí arriba de generar violencia. Pero no merece la pena, la verdad. Esto se veía venir. Era cuestión de tiempo tan sólo. Lo de ahí arriba siempre me recuerda las palabras que le dedicó a Boabdil su madre cuando entregó las llaves de Granada a los Reyes Católicos. Mañana, más.

[José Vicente Hernáez, sin perdón, en Marca]
13 comentarios (por ahora) en “Justicia”
  1. Jon 29 mayo, 2007
  2. McCarran 29 mayo, 2007
  3. Imanol 29 mayo, 2007
  4. McCarran 29 mayo, 2007
  5. ivan 29 mayo, 2007
  6. dieguitoalias 29 mayo, 2007
  7. Louis 29 mayo, 2007
  8. ayr29 29 mayo, 2007
  9. chimoeneas 29 mayo, 2007
  10. kim 29 mayo, 2007
  11. Fran Reyes 29 mayo, 2007
  12. hoeman 29 mayo, 2007
  13. Louis 29 mayo, 2007