El último invento del Villarato: el penalti por acoso

No hubo cambios en el marcador, no obstante. Porque Burrull no estaba por ello. Así como pitó con facilidad exagerada penalti en la acción de Sergio Ramos sobre Duda (poco convencido, supongo, porque si lo estaba ¿por qué no echó a Sergio Ramos?) dejó pasar sin alarma los claros derribos a Saviola y a Robinho en el área, bien ante su vista. Burrull es hombre fuerte del ‘villarato’, con todo lo que eso supone. Con todo, no es injusta la victoria del Sevilla, porque hizo más en su mitad, la primera, que el Madrid en la suya, la segunda. [Alfredo Relaño / As]

Hubo sorpresa en el área de Casillas, donde vivimos una nueva forma de penalti, el penalti por acoso, juraría que sin ninguna intención de cometerlo por parte del infractor. Acabó decidiendo el choque. Fue así: un magnífico pase interior de Renato dejó a Duda por delante de Sergio Ramos, con el que tropezó cuando intentaba disparar a portería. Entendió Pérez Burrull que hubo contacto, sensación que no tuvo en acciones parecidas en la segunda parte entre Dragutinovic y Saviola y Alves y Robinho, que los madridistas reclamaron como penalti también. Por ahí, tampoco se estrenó la competición con novedad: sigue siendo más fácil pitarle un penalti en contra al Madrid que a favor. Conste que clamoroso no nos pareció ninguno de los tres. Pero si se pitó el primero, el rasero debió de ser el mismo más tarde. Y no lo fue. [Tomás Guasch / As]

Ya empezamos. Aunque nos fuéramos diez meses de vacaciones, hay algo que no cambiará nunca: la fobia de los árbitros de Villar hacia el campeón de Liga. Pérez Burrull concedió a Realmadrid.com una entrevista horas antes del partido, en la que hablaba del estreno de los intercomunicadores y dejaba una frase que ya me permitía olerme la tostada: “Podemos mejorar la tecnología, pero hay algo que me cabrea. La gente seguirá hablando de nosotros, de ayudas, manos negras y cosas de esas…”. Vamos, que se estaba curando en salud con total desahogo. Y así pasó. Contactillo de Ramos con Duda dentro del área, el pinganillo que echa fuego y Burrull se lanza como un poseso a señalar el punto de penalti. Casi se le escapa una sonrisa de gozo. En el tramo final le cacé de nuevo. Derribo de Dragutinovic a Saviola (un mercancías contra un alfiler) y el cántabro que mira para otro lado. Y en el descuento, Alves utiliza su brazo para derribar a Robinho. Y Burrull, erre que erre, con su pinganillo mágico y su conciencia tranquila por el deber cumplido. Villar, cómo molas. Tú nunca cambias… Pero expolios arbitrales aparte, hay que exigirle al Madrid que salga ya de la madriguera. [Tomás Roncero / As]

Artículos Relacionados

10 comentarios (por ahora) en “El último invento del Villarato: el penalti por acoso”
  1. evan 12 Agosto, 2007
  2. x 12 Agosto, 2007
  3. Yago 12 Agosto, 2007
  4. Jose 12 Agosto, 2007
  5. flipato 12 Agosto, 2007
  6. Sheva "7" 12 Agosto, 2007
  7. ivan 12 Agosto, 2007
  8. Andrés Ehrli 12 Agosto, 2007
  9. Leon 12 Agosto, 2007
  10. Pincho 14 Agosto, 2007