‘Galáctico’ es prepotente, pero ‘fantástico’ no

Hace unas semanas, Sport convocó un original concurso para poner nombre a la lujosa delantera que ha conseguido reunir este año el Barça. Resultó elegida la denominación “Los 4 fantásticos” (portada cutre incluida), apodo del que ahora reniega el ojito derecho del periódico, Samuel Eto’o, que sabe perfectamente que dicho nombre puede ser utilizado en su contra (¿cuántas veces nos ilustró Sport las derrotas madridistas con titulares tan ocurrentes como ‘KO galáctico’, ‘Fiasco galáctico’, etc?).

Pero claro, es que no es lo mismo ser galáctico que ser fantástico. Lo de galáctico es de vagos y prepotentes, pero lo de fantásticos no tiene por qué. Eso dice Lluis Mascaró, encargado hoy de salvar la papeleta tras las declaraciones del camerunés. Una pena que no explique la diferencia entre una palabra y otra, más allá de que la primera designaba en el pasado a su odiado enemigo y la segunda al equipo de sus amores en la actualidad.

El mismo día que Florentino Pérez, incapaz de dominar a una plantilla que se le había desmadrado, presentaba su dimisión como presidente del Real Madrid, el capitán del equipo, Raúl, comparecía en rueda de prensa para confirmar la anunciada defunción del megaproyecto: “La palabra ‘galácticos’ ha sido la que más daño ha hecho al club en los últimos años. Espero que quede aparcada y la gente nos vea como deportistas y profesionales”. […] No sé quién acuñó ese calificativo, pero está claro que el vestuario del Bernabéu estalló cuando entraron por su puerta más estrellas de las que cabían: Figo, Zidane, Ronaldo, Beckham… La culpa del fracaso no es de la palabra. Sería absurdo pensar que un adjetivo puede desequilibrar un buen proyecto deportivo. El problema radica en que no puede construirse una plantilla a base de nombres. Se necesitan jugadores de calidad, pero comprometidos, compatibles y, sobre todo, disciplinados. Cuando reina el caos en un vestuario no hay galaxia que lo soporte. Eso, precisamente, es lo que debe evitar el Barça. Ya no hablo sólo de la autocomplacencia de la pasada temporada, sino del peligro de ‘galactización’ que existe con tantos cracks compartiendo un mismo espacio y compitiendo por un puesto de titular y por un pedazo de gloria. Ronaldinho, Eto’o, Messi y Henry tienen ante sí el doble reto de ganar títulos y convivir en el Camp Nou. Los cuatro delanteros blaugrana son fantásticos pero no tienen que creérselo. Su peor error sería empezar a saborear el éxito antes de conseguirlo. Por eso aplaudo las consideraciones de Eto’o. Lo más importante no es tener a los mejores atacantes del mundo, sino al mejor equipo. Y para eso es necesario que todos trabajen en un objetivo común: el Barça.

Y curioso también el enfoque que se le da a las declaraciones de Eto`o, insistiendo en la palabra galáctico.

Eto’o dijo ayer bien claro que no le gusta el nombre salido del brainstorming de Sport, es decir, FANTÁSTICOS. Pero parece que en la redacción no quieren darse por enterados. Ser galáctico era y es sinónimo de vago y prepotente. Ser fantástico, en cambio, es… ¡Fantástico!

Artículos Relacionados

15 comentarios (por ahora) en “‘Galáctico’ es prepotente, pero ‘fantástico’ no”
  1. x 18 Agosto, 2007
  2. JCRR 18 Agosto, 2007
  3. ayr29 18 Agosto, 2007
  4. momanoluke 18 Agosto, 2007
  5. ayr29 18 Agosto, 2007
  6. momanoluke 18 Agosto, 2007
  7. ivan 18 Agosto, 2007
  8. Louis 18 Agosto, 2007
  9. L. León 18 Agosto, 2007
  10. kikeX 18 Agosto, 2007
  11. x 18 Agosto, 2007
  12. alconman 18 Agosto, 2007
  13. ayr29 19 Agosto, 2007
  14. Isaac Hernández 19 Agosto, 2007
  15. serpente 29 Agosto, 2007