Los árbitros no nos respetan

No pasará nada si Raúl se queda en el banquillo ante el Sevilla. Porque está mentalizado cada año que pasa para jugar menos y colaborar más con el técnico de turno. Raúl es el alma del vestuario y por eso no es tan importante que esté en el terreno de juego. Su labor actual es impagable. Él es el que debe decirle a Pepe que un jugador del Madrid no escupe o el que puede mirar a los ojos a un árbitro para decirle que el Madrid merece respeto.

[Tomás Roncero, con la Olivetti, en As]

Artículos Relacionados

2 comentarios (por ahora) en “Los árbitros no nos respetan”
  1. L. León 18 Agosto, 2007
  2. santote 19 Agosto, 2007