Definitivamente, el artífice no fue Reyes

Si uno analiza la plantilla del Madrid y/o Milán y repasa la nómina del Barça entenderá por qué unos y otros están tan inquietos. Los mejores visten de azulgrana. Incluso los mejores del nuevo siglo, como Iniesta. Messi, Bojan o Dos Santos. Desde la temporada 2003-04, el Madrid se ha gastado 269 millones de euros en fichajes; el Barça, 205. Las diferencias son notables. Se entiende, pues, el papel de Schuster mendigando la llegada de Robben -el precio sube cada día– o la plegaria, Dios sabe a quien, para doblegar las mentes, los bolsillos y las cuentas corrientes de Berlusconi y Kaká. Ya no les cuento el papel de Marca y As, artífices la pasada temporada de la recuperación anímica del Madrid (de ahí su interés por repetir la gesta), reclamando el otro día, tras la primera derrota en el primer partido de pretemporada con una alineación plagada de jóvenes (cierto, no tan buenos como Messi, Iniesta, Bojan y Dos Santos, pero que se le va a hacer), la llegada del ídolo del Milan porque esto, es decir, el desastre (¡y son campeones!) “solo lo puede arreglar Kaká”.

[Emilio Pérez de Rozas, somos los mejores, en Sport]

La Libreta | Antes sobraba y ahora es el artífice

3 comentarios (por ahora) en “Definitivamente, el artífice no fue Reyes”
  1. Mourinho 4 Agosto, 2007
  2. santote 5 Agosto, 2007
  3. Sensoker 6 Agosto, 2007