Jan puede sentirse satisfecho

La pañolada del domingo en el Camp Nou no tiene nada que ver, nada, con la que hace cinco años desembocó en la destitución de Van Gaal, la dimisión de Gaspart y la convocatoria de elecciones anticipadas. Hace cinco años el club sufría una gravísima crisis deportiva, institucional, económica y social. La herida era muy profunda y los culés no podían soportar más la frenética pérdida de prestigio de la entidad y la vergonzosa gestión de un presidente que pasará a la historia como el peor de todos los tiempos. Ahora, la crisis se circunscribe a los malos resultados del equipo de fútbol en el último año y medio. Dieciocho meses en los que no se ha ganado nada y, lo que es peor, se ha dilapidado la ilusión por un proyecto que estaba llamado a convertirse en más triunfal que el Dream Team. Una gran diferencia…

Laporta y su junta directiva deben hacer autocrítica y reconocer las cosas que no se han hecho bien y, sobre todo, las que se han hecho muy mal. Especialmente, en lo que hace referencia a la falta de disciplina en un vestuario que se les ha escapado a todos de las manos. Pero el presidente puede sentirse satisfecho del vuelco total que ha experimentado el Barça durante su mandato, posicionándose como ‘més que un club’ en todo el mundo, proyectándose internacionalmente como una entidad solidaria y convirtiéndose en una sociedad económicamente saneada y con capacidad para generar nuevas fuentes de ingresos sin necesidad de vender la camiseta al mejor postor. Desgraciadamente, la gestión de un club de fútbol continúa valorándose, únicamente, por el marcador. Y en eso se ha fallado por culpa de una autocomplacencia que no supo ni detenerse a tiempo ni modificarse cuando se debía.

Eso es lo que criticaron los culés que sacaron pañuelos, bolsas de plástico y hasta trozos de periódico para mostrar su protesta. Una protesta que iba dirigida al campo, al banquillo y, por supuesto, al palco. A unos jugadores que se han acomodado y que cuando quieren ya no pueden. A un Rijkaard que ha perdido la poca credibilidad que le quedaba y que tiene los días contados. Y a una directiva que debe reflexionar profundamente sobre los pasos a seguir a partir de ahora porque no pueden equivocarse más. Las decisiones que se tomen este verano marcarán su legado.

[Lluis Mascaró, la voz de su amo, en Sport]

Artículos Relacionados

17 comentarios (por ahora) en “Jan puede sentirse satisfecho”
  1. kasco+rico 8 Abril, 2008
  2. Robert Martínez 8 Abril, 2008
  3. JavierH 8 Abril, 2008
  4. el Schuster de Camas 8 Abril, 2008
  5. TioChan 8 Abril, 2008
  6. ayr29 8 Abril, 2008
  7. Alvaropmr 8 Abril, 2008
  8. Robert 8 Abril, 2008
  9. raul_Joiner 8 Abril, 2008
  10. Andres 8 Abril, 2008
  11. JuanMa 8 Abril, 2008
  12. akuma 8 Abril, 2008
  13. El Bandido doblemente armado 8 Abril, 2008
  14. kasco+rico 8 Abril, 2008
  15. marcbranches 8 Abril, 2008
  16. VON_PAULUS 8 Abril, 2008
  17. Juan Carlos 8 Abril, 2008