Si escriben esto cuando aún está en Manchester…

Cristiano Ronaldo es el ‘culebrón blanco’ de este verano. […] Es lo más parecido a lo sucedido con Kaká ahora hace un año. Y el resultado puede ser el mismo. Ramón Calderón no consigue fichar un ‘galáctico’ aunque sea con el Banco de España detrás. Su obsesión por el portugués pone en duda el sentido común, le deja al borde del ridículo y, lo que es más grave, humilla a los jugadores que le hicieron campeón de Liga ya que parece despreciarlos. La prueba más clara es que ahora, ante la posibilidad de que se queden con el gusto y las ganas, tienen que renovar deprisa y corriendo a Robinho para que haga de Ronaldo. A Cristiano, en fuerte, guapo y chulo no le gana nadie. Está encantado de conocerse. Cultiva su cuerpo como un atleta y luce los brillantes como los artistas de cine. Nadie puede discutir su clase futbolística, otra cosa es que lo puedan tasar en 100 millones de euros. ¿Se puede pagar esa monstruosidad por un jugador? No, rotundamente no, ni es rentable ni es un buen ejemplo y menos en tiempos de crisis. Por muchas camisetas que venda, por muchas novias que coleccione, por muchos Ferrari que tenga, su llegada al Bernabéu sería una bomba de relojería, ya que el agravio comparativo con las demás estrellas blancas a nivel económico traería muchos quebraderos de cabeza a Schuster. En el fútbol actual no gana el crack sino el equipo y la demostración más clara es su rendimiento irregular y nada desequilibrante defendiendo la camiseta de Portugal en la Eurocopa. Ronaldo es un capricho de presidente rico –con el dinero de los socios– que puede acabar como Beckham, haciendo anuncios de calzoncillos. El Manchester ha hecho a Ronaldo campeón de la Premier y de la Champions. Si les deja ahora será un desagradecido aunque los vestuarios están llenos de jugadores así, que sólo miran su bolsillo y cultivan su egoísmo. Su entrenador, Sir Alex Ferguson, está indignado con el comportamiento del portugués y ha pedido a los millonarios americanos propietarios del club que le cierren la puerta aumentando el precio de su traspaso. Quiere demostrar a la plantilla quien manda, celoso de su autoridad. El mister inglés ha hecho grande a Ronaldo y le duele tanta ingratitud. Sabe que como mucho le podrá retener una temporada más, pero ahora no quiere que se salga con la suya. Además hay un factor que juega a su favor, en el fútbol británico no hay cláusula de rescisión, por lo que el club siempre tiene la sartén por el mango. Seguro que Schuster no se lleva ningún disgusto, convencido de que Cristiano tiene tanto de talento como de conflictivo y polémico. El ‘culebrón’ va a la baja pero no está terminado. Calderón está preparado para que le den otra bofetada.

[Josep Maria Casanovas, mi bazofia, en Sport]

Artículos Relacionados

27 comentarios (por ahora) en “Si escriben esto cuando aún está en Manchester…”
  1. ayr29 22 Julio, 2008
  2. subjetivo 22 Julio, 2008
  3. joarnot 22 Julio, 2008
  4. Alvaropmr 22 Julio, 2008
  5. Nacho 22 Julio, 2008
  6. Jesus 22 Julio, 2008
  7. Juan 22 Julio, 2008
  8. Juan 22 Julio, 2008
  9. Saisoj 22 Julio, 2008
  10. Kakuba 22 Julio, 2008
  11. teruelexiste 22 Julio, 2008
  12. Jorge 22 Julio, 2008
  13. Albex 23 Julio, 2008
  14. Kseli 23 Julio, 2008
  15. raul_Joiner 23 Julio, 2008
  16. Sensoker 23 Julio, 2008
  17. Zunzunegui 23 Julio, 2008
  18. Juanki 23 Julio, 2008
  19. subjetivo 23 Julio, 2008
  20. subjetivo 23 Julio, 2008
  21. Kseli 23 Julio, 2008
  22. Juan 23 Julio, 2008
  23. Zunzunegui 23 Julio, 2008
  24. Sensoker 23 Julio, 2008
  25. ayr29 24 Julio, 2008
  26. Zunzunegui 24 Julio, 2008
  27. ayr29 24 Julio, 2008