Martín Girard, ejemplar único

Tal vez haya más casos, no digo que no. Quizá exista alguno igual en otros países, o incluso en la misma prensa española, pero no tenemos constancia de ello. Hasta que alguien aporte otro ejemplo, seguiré creyendo que Martín Girard es un ejemplar único en su especie.

Hay gente que dedica la mayoría de sus columnas a criticar a un club. Abres nuestros queridos diarios deportivos por determinada página y sabes que vas a encontrarte a un fulano echando las muelas sobre lo malvado que es el Barça o lo horroroso que es el Madrid. Sé que no es consuelo, pero al menos te invade cierta incertidumbre por saber si el Mascaró o Josevi de turno la emprenderá con Cristiano Ronaldo o con Florentino, si se cebará con Guardiola o preferirá atizarle a Rosell. Con Martín Girard, sin embargo, todo es mucho más enrevesado y, al mismo tiempo, mucho más simple.

Girard, que firma ‘Entre fantasmas’ una infumable columna cada martes en ‘El País’, es el único opinador cuyo primer y último objetivo es atizar a una sola persona. Girard lleva ya más de un año arreando a José Mourinho y solo a José Mourinho. Lo hace todos los martes, sin excepción. Y nosotros, como el entrenador portugués, no podemos hacer sino preguntarnos… ¿por qué?

Martín Girard es el seudónimo del cineasta Gonzalo Suárez, cuyos artículos futboleros descubrí con mucho agrado hace algunos años en las páginas del mismo diario. Suárez firmó con ese nombre sus crónicas de juventud, recopiladas en un volumen titulado ‘La suela de mis zapatos’, que leí en su momento y no me decepcionó en absoluto. El joven reportero Girard tocaba muchos palos, y lo mismo entrevistaba a un deportista de segunda fila que mantenía charlas furtivas con Pelé en el bar de un hotel. En otro capítulo, recordaba los informes que elaboraba para Helenio Herrera, casado con su madre en segundas nupcias. Sí, Helenio Herrera, el considerado mejor entrenador de la historia del Inter, el único en conquistar la Copa de Europa en toda la historia del club hasta que, en 2010, le privó de ese honor un tal… José Mourinho.

El dato no prueba nada, pero sí contextualiza la obsesión de una columna creada y mantenida -desde hace ya más de un año, ojo- con el único objeto de desacreditar a Mourinho, al que dedica todos y cada uno de sus escritos, que parecen resultado de una severa ingesta de alucinógenos. Ríanse del enano de ‘Twin Peaks’ o, si no alcanzan la treintena, de los giros espacio-temporales de ‘Perdidos’. Girard es capaz de empezar hablando de una tal Doris la camarera, saltar a un cameo de estrellas del Hollywood clásico o, ya de paso, mezclar en la trama a Lucifer, que para hablar de Mourinho nunca está de más. Y siempre, antes o después, recordándonos a todos lo malo malísimo que es el portugués. Si resulta tedioso leer una sola de sus columnas, no hace falta decir lo larga que está quedando ya la broma. Una broma que, además, no tiene gracia.

Publicidad
284 comentarios (por ahora) en “Martín Girard, ejemplar único”
  1. Quorthon 7 octubre, 2011
  2. Quorthon 7 octubre, 2011
  3. Quorthon 7 octubre, 2011