Como en Fuenteovejuna

Esta mañana, tras echar un vistazo a la portada de Marca, recordé de inmediato esta otra. Así, se me ocurrió tuitear el siguiente comentario:

No era consciente de que, en ese momento, estaba dando a entender que la información de Marca era “mentira”, e incluso faltando al “respeto” al periodista que la había obtenido. Acabáramos.

Así me lo hicieron ver de inmediato un buen número de redactores, redactores jefe y hasta un subdirector de Marca. Todos a una, en un margen de pocos minutos, e incluidos algunos que no siguen mi Twitter, acudieron cual escuadrón perfectamente organizado a afearme tan ofensivísimo comentario; unos con exquisita educación y otros… ¿cuál es el antónimo de “exquisita”?

Artículos Relacionados