El waka waka de Tomás Roncero

A la fría gala del Balón de Oro le siguió, horas más tarde, un postre mucho más sabroso. Fue a miles de kilómetros de Zurich, pasada la medianoche, y lo protagonizó un grupo de analistas que arrancó la noche despedazando a Pep Guardiola por haber dedicado su premio a Tito Vilanova. O mejor, dicho, por haberlo hecho en catalán. Toda una afrenta a los culés que no hablan esta lengua, por lo visto. A Tomás Roncero o José Damián González, tertulianos de ‘Punto Pelota’, no les pareció mal que el entrenador del Barça comenzara su alocución en inglés -lengua que, supongo, dominan los barcelonistas de Palencia, Málaga y Badajoz-, pero al parecer no pudieron consentir ni pasar por alto esos segundos fatales. Con decir que Lluis Mascaró puso un punto de cordura, queda todo explicado.

Tras tan importante debate, apareció en escena Diego, uno de los miembros del antiguo dúo conocido como Los Parabólicos, que desveló (?) que él conocía de antemano la identidad de los premiados en la gala, ya que al colocar a los candidatos en pantalla, la realización televisiva situaba siempre al triunfador en el centro. No costaba mucho suponer que, como en cualquier entrega seria de premios, los candidatos aparecían en orden alfabético, y que si Guardiola estaba entre Ferguson y Mourinho, o Neymar entre Messi y Rooney, tampoco había muchas vueltas que darle. Alertado el programa a través de Twitter por este humilde blog, el parabólico levantó un pie del acelerador: “Puede que estén en orden alfabético”, concedió de forma tímida para no echar abajo del todo su exclusiva.

Pero lo mejor (?) estaba por llegar. No fue el repaso al cardado de Shakira, ni a su traje, que tampoco faltaron. Ni siquiera el análisis de la psicodélica corbata de Hugo Sánchez. Lo mejor (?) fue el waka-waka de Tomás Roncero imitando a Joseph Blatter. Puro heavy metal.

Artículos Relacionados