Tomás Roncero, llorando (literalmente, o sea, de verdad) tras la victoria de España

(Comienza a hablar al 1:30 y se desmorona en torno a los 5:00)

Artículos Relacionados