Vestir el blanco

Hasta que, el pasado sábado, acomodó la pelota y se giró para golpearla, nadie había reparado en James Rodríguez. Cuando digo casi nadie no me refiero a usted -no somos nadie- ni a los parabólicos, sino a las grandes portadas y a los programas líderes de no se sabe muy bien qué. Es probable que hasta hace dos días leyeran su nombre con pronunciación británica (una especie de Miula inverso) y me consta que alguno elucubró con la caja que iba a hacer el Oporto (sí, el Oporto). Da igual. El caso es que, después de sus dos goles a Uruguay, James Rodríguez salió de Maracaná como el hombre del Mundial, al menos hasta ahora, y eso debe tener un reflejo.

Ayuda en el asunto que el Real Madrid acostumbre a fichar al más puro estilo PC Fútbol, sí; del anterior Mundial, sin ir más lejos, sacó a Özil y a Khedira. Pero ante todo, está la impresión de que cualquier jugador que despunte debe tener ocasión de vestir el blanco, igual que a los maleantes de Poniente se les da la opción de vestir el negro. Si así fue con el Europeo Sub 21 del año pasado, cómo no va a pasar con el Mundial. Entonces, el protagonista de la campaña de turno fue Isco (y el Madrid PCfutbolero completó con Illarramendi). Anoche, frente a una pizarra magnética, el mismísimo Tomás Roncero fantaseaba con su once ideal para la próxima temporada y no sin dolor arrinconaba a Isco, caducado ya, en beneficio del fulgurante James. Como Shaqiri elimine hoy a la Argentina de Messi y Dempsey marque dos goles a Courtois, Roncero va a necesitar tres pizarras.

Artículos Relacionados

10 comentarios (por ahora) en “Vestir el blanco”
  1. Arbeloa Clearwater Revival 1 Julio, 2014
  2. Mánager 1 Julio, 2014
  3. raton 1 Julio, 2014
  4. David 2 Julio, 2014
  5. Dr. K 2 Julio, 2014
  6. Dr. K 2 Julio, 2014
  7. Yomismo 2 Julio, 2014
  8. espabilado 2 Julio, 2014
  9. espabilado 2 Julio, 2014
  10. Aquí mismo 13 Julio, 2014