Modric y los Solfamidas

El cebo tuitero es a Internet lo que el “¡Extra, extra!” fue para la imprenta. El periodismo es una gran venta; de hecho, cada titular es un eslogan, una invitación a leer, el anzuelo engusanado que se tiende al lector. En la actual competencia feroz, con todos los medios -los nuevos y los de toda la vida- echando sus redes sobre millones de usuarios en Twitter y Facebook, el cebo puede marcar la diferencia entre el bien y el mal. Es comprensible: casi todos viven de las visitas a su web, no de regalar información en redes sociales. Pero por supuesto, a la hora de cebar no vale todo. Ignoro dónde está el límite pero sí tengo una idea sobre lo que debe quedar al otro lado: formar ideas erróneas en la cabeza del lector, desvirtuar los hechos.

“El Real Madrid, intranquilo por Modric… “Pórtate bien y cuidado con lo que haces”, titula hoy ‘El Confidencial’. Las comillas del imperativo corresponden al titular original, es decir, es una frase textual… O debería serlo. Cualquier lector entenderá que el Real Madrid está “intranquilo” porque Modric no se porta bien y además le desliza una advertencia casi mafiosa: “Cuidado con lo que haces”. Al leer la pieza, firmada por Víctor García, comprobamos que la noticia no tiene nada que ver: Modric es tan importante para el Real Madrid que a Ancelotti, “tras la derrota ante el Barcelona le dieron ganas de decir: “Luka, pórtate bien y cuidado con lo que haces”, por si acaso se vuelve a lesionar con su selección. No era un jugoso gusano, sino un vil anzuelo. ‘El Confidencial’ consigue dos tipos de lector: uno, desinformado, que no lee el titular; otro, cabreado, por haber caído en el engaño. No estoy muy seguro de que sea una buena inversión. Eso sí… ¡lo que ganarían los periódicos si publicaran lo que los protagonistas piensan o, simplemente, lo que los periodistas creen que podrían llegar a pensar!

Hay quien sostiene que cualquier cosa, cualquiera, se puede ilustrar con un episodio de Los Simpson (aquí, de hecho, lo hemos intentado alguna vez). “¡Extra, extra! ¡Los solfamidas cantan en una terraza!”, grita un repartidor que consigue así colocar periódico a un transeúnte. El incauto busca la noticia en su ejemplar, pero no halla nada. Cuando se va a quejar al niño, éste ya ha huido. La misma sensación que tras hacer click.

Artículos Relacionados

5 comentarios (por ahora) en “Modric y los Solfamidas”
  1. Gogor 27 marzo, 2015
    • Louis 27 marzo, 2015
      • Gogor 27 marzo, 2015
  2. Puchades 27 marzo, 2015
  3. Rafa 29 marzo, 2015