El que reparte los carnets de madridismo

El pasado verano, durante el acto de despedida de Iker Casillas en el Santiago Bernabéu, un grupo de aficionados gritó “¡Florentino, dimisión!”, el mismo cántico que pudo escucharse el pasado sábado durante el partido de Liga contra el FC Barcelona. Josep Pedrerol ya estaba de vacaciones, pero actuó de oficio desde Twitter ante semejante afrenta para tachar de “piperos” a quienes osaban criticar al presidente:

El pasado sábado, el cántico pudo escucharse con más fuerza, apoyado por las cartulinas blancas del mosaico a modo de improvisados pañuelos en casi todos los sectores en el estadio. “Lo coreó mucha gente, no digo que no, pero siempre lo empiezan los mismos”, dijo Florentino en su comparecencia del lunes. Y en esas está Pedrerol, tratando de amplificar el mensaje.

‘Jugones’, su programa de La Sexta, arrancó fuerte ayer: “Florentino dio la cara, apoyó a Benítez, desenmascaró a la prensa mentirosa y anunció el acoso permanente de Ultras Sur”, dijo nada más aparecer en pantalla. “Los Ultras, ese es el gran problema de Florentino Pérez. El presidente denuncia que fueron ellos quienes empezaron los cánticos”, añadió luego. Entre una cosa y otra, hábilmente intercaladas, unas nuevas imágenes sobre la muerte de Jimmy, el miembro de Riazor Blues, en el Vicente Calderón. Ya se sabe: empieza uno silbando para pedir la marcha del presidente y acaba cargando con un homicidio en su conciencia.

¿No será usted de los que opinan que Florentino debe marcharse a su casa? ¿Sí? ¿Y a qué grupo pertenece? ¿A los ‘piperos’, a Ultras Sur o a los ‘pseudomadridistas’? Tal vez se vea reflejado en el editorial de Pedrerol de ayer:

[24-XI-2015] “El sábado los aficionados dijeron ‘¡Basta!’. Pitaron a Florentino, y Florentino captó el mensaje y salió a dar la cara. Ayer repitió varias veces que el club es de los socios. […] Es bueno que los socios y los aficionados estén unidos. Ahora más que nunca. Muchos van de madridistas, pero se alegran de los fracasos del Madrid. Ya lo desveló Mourinho: son los pseudomadridistas. ¡Cuánta razón tenía Mou! ¡Qué manera de quitarle la careta a algunos! […] Ahora el madridismo debe apoyar a su entrenador, a sus jugadores y a su presidente. Debe reaccionar. Debe recuperar la ilusión y la esperanza. A final de temporada habrá que juzgarlos a todos, pero hasta entonces hay que pelear en el campo y animar desde la grada“. [Josep Pedrerol / La Sexta]

¿Y usted, que pitó a Florentino, se hace llamar madridista? No desde que es Pedrerol quien reparte los carnets. Madridistas de verdad son los que pitaban a Casillas.

[17-II-2015] “Ahora resulta que hay que perseguir a los que pitan a Casillas. ¿Una broma, no? […] La gente no es tonta. La gente no se deja manejar ni manipular por intereses. […] El Bernabéu no vive del pasado. Vive del presente, de realidades. Exige un poco de humildad. Los pitos a Casillas no son por la cantada ante el Atleti, son pitos al capitán, a la falta de autocrítica, por no entonar el mea culpa. […] No persigamos a los que pitan. No criminalicemos a quienes se manifiestan libremente en el Bernabéu. Los que pitaban estaban repartidos por todo el campo. ¡Dejémonos de campañas! No es bueno que el público pite a los suyos, hay que intentar evitarlo por el bien de todos, pero los que pitan a Casillas no tienen por qué ser mourinhistas. No nos equivoquemos, no hagamos trampas. Los que pitan a Casillas son, por encima de todo, madridistas”. [Josep Pedrerol / La Sexta]

[12-V-2015] “A los periodistas nos gusta influir, nos creemos los dueños de la verdad y nos pasamos el día dando lecciones a la gente. El ‘caso Casillas’ es un ejemplo. Muchos medios de comunicación han criticado los pitos del Bernabéu. Han dicho que la afición se equivocó. Son tan osados que se atreven a juzgar a los aficionados. […] ¿Quiénes nos creemos los periodistas para decir lo que deben hacer y lo que no? Los socios del Bernabéu pagan su cuota, hacen un esfuerzo para llegar a fin de mes, se dejan el alma animando, disfrutan y sufren con el equipo. Tienen derecho a expresarse, por supuesto. ¿Quiénes somos nosotros para convertirnos en jueces de sus sentimientos? […] Los aficionados cometen un solo pecado: ponerle corazón. Se mueven por impulsos, no utilizan estrategias, como algunos medios. No se manejan por intereses. El fútbol es grande por los futbolistas, por los entrenadores, pero sobre todo por los aficionados. La gente aplaude, ovaciona y corea a sus ídolos. Pero también pita y está en su derecho. A eso se le llama libertad de expresión”. [Josep Pedrerol / La Sexta]

Artículos Relacionados