Talibanes con mala baba

Tras el derbi madrileño, y también ahora tras el partido contra el Levante, el diario ‘Sport’ ha decidido ampliar al Real Madrid el habitual 1×1 que dedica a los jugadores del Barça. Con una diferencia, claro: en el caso del equipo blanco, los textos resultan no ya irónicos o críticos, sino ofensivos. Lo reconoce el autor de los de hoy, Javier Miguel, al poner nota a la actuación de Nacho: “Tampoco se trata de ser un talibán en las valoraciones, o al menos no en todas”.

A cada jugador se le asigna una calificación de 0 a 10 y una palabra. La de Borja Mayoral, por ejemplo, es “Llorón”: “Le importaba más que el árbitro le diera el gol como suyo que el partido en sí”, juzga Miguel; “cuando el árbitro le comentó que el gol se lo había dado en propia puerta a Amarillo, los ojos se le humedecieron”. De Isco destaca que no dio un beso a Cristiano Ronaldo tras marcar el 1-3 a pase suyo; de Jesé, que hizo “un disparo que podría haber parado un niño de cinco años”; de James, que estaba “más perdido que un político en una casa de caridad”. Y así hasta los 14 que jugaron, buscando lo más negativo en cada uno.

El 1×1 del derbi fue aún peor, aún más cutre. El firmante, Iván San Antonio, nos regaló unas cuantas joyas; la mayoría, como se ve, sin la menor relación con el partido ‘analizado’:

Carvajal: “Cada partido que juega con el Real Madrid es un regalo de Dios. […] Lo normal es que estuviera en el Alcorcón, si el Alcorcón lo quisiera, claro”.

Kroos: “Me huele a humo, me huele a humo” es lo que piensan los rivales cuando tienen ante sí al alemán, elevado a la quintaesencia del deporte rey por los, nunca mejor dicho, ‘vendehumo’ que rodean al club blanco, que lo llegaron a comparar con el imperial Rakitic”.

Modric: “Al croata le dijeron que en el Bernabéu disfrutaría. Y lo hace menos que una de esas aves con smoking del hemisferio sur viviendo en el Serengueti. Su hábitat natural no es el Madrid de Florentino Pérez. Demasiado elegante, demasiado fútbol, demasiado bueno”.

Isco: “Dicen que tiene un toque excepcional, que acaricia el balón como los dioses, que su visión de juego es como la de Laudrup, que su talento es artístico. Dicen que existe, también. El problema es que solo lo dicen algunos iluminados que ven cosas que la mayoría no ve”.

James: “Ni bueno, ni bonito, ni barato. Todo lo contrario. James es un BMW Z4 para aquel que quiere un Porsche, un apartamento en Torrevieja para aquel que quiere casa en Menorca”.

Cristiano Ronaldo: “Perfecto para salir en los anuncios. Las maquilladoras, en el caso de ser mujeres, no necesitan ni siquiera levantar la brocha. Ya viene maquillado de casa. Tan bien maquillado que a veces le cuesta parecer un ser humano. Muy bonito para la foto, pero poco para decidir partidos”.

Basta comparar este lenguaje con el empleado en los 1×1 del Barcelona: por ejemplo, en la misma visita al Levante. Textos normales, mejores o peores, más o menos acertados, pero cuya intención no es provocar ni sacar al rival la risa fácil a un lector poco exigente. Sin ofensas ni chistecitos que harían sonrojar a Lucas Grijander y envidiar al Látigo Serrano. Lástima que en lugar de una gota de mala leche —siempre sana— hayan preferido ofrecernos un río de mala baba.

13 comentarios (por ahora) en “Talibanes con mala baba”
  1. automarginao 3 marzo, 2016
  2. Octavio 3 marzo, 2016
  3. Toni 3 marzo, 2016
  4. Jose 3 marzo, 2016
  5. Paco 3 marzo, 2016
  6. Full Norbert 4 marzo, 2016
  7. jordii84 4 marzo, 2016
  8. Carlos 4 marzo, 2016
  9. automarginao 4 marzo, 2016
  10. Juan 4 marzo, 2016
  11. Gimmick 4 marzo, 2016
  12. Ivan San Antonio 5 marzo, 2016
  13. AgentOrange 6 marzo, 2016