No nos gusta tu opinión

Esta semana, Manolo Sanchís osó discrepar de una opinión de Zinedine Zidane. El entrenador del Real Madrid había dicho que, cuando Bale, Benzema y Cristiano Ronaldo estén “al cien por cien, la idea es que jueguen ellos”. Sanchís explicó en la Cope que ese discurso no le parecía adecuado: “Zidane no tiene que defender a tres jugadores sino a 24. Es un mensaje equívoco porque los tres de arriba pueden pensar que van a jugar hagan lo que hagan y los que vienen por detrás, justo lo contrario: que no van a jugar”.

Enseguida, las fuerzas vivas se movilizaron. ¿Conocen esa célebre cita de “No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo”? Pues justo lo contrario. Josep Pedrerol, para empezar, dedicó a Sanchís su editorial de ‘Jugones’ en la sobremesa:

¿Pero de qué habla Sanchís? ¿Que Cristiano debe rotar? ¿Estamos de broma? […] Ahora llega Sanchís y nos explica cómo manejar un grupo, cómo tratar una plantilla. […] Lecciones a Zidane, las justas.

A Pedrerol se le podría preguntar por qué, si tiene este concepto de los opinadores, cada noche sienta a su vera a seis tertulianos a dar lecciones no ya a Zidane, sino a cualquier profesional del fútbol, desde el mejor presidente al ojeador más torpe. En ‘El Chiringuito’ esa misma noche repetía constantemente: “¿Qué le pasa a Manolo Sanchís con el Real Madrid?”, como si el exjugador, en lugar de emitir un juicio, hubiera sido pillado liándose a pedradas con el Bernabéu.

Al director de ‘El partidazo de Cope’, Juanma Castaño, le sorprendió la reacción a las palabras de su tertuliano: “Están dando bastante a Sanchís desde círculos madridistas”. Y aunque por supuesto nadie puso nombre ni apellidos a esos palos en antena, Manolo Lama se atrevió al menos a dar una explicación: “Le dan porque ese grupo que le pega sigue viéndole como un futuro candidato a la presidencia”.

Por supuesto, la opinión de Sanchís se puede compartir o no. Y si no se comparte, se puede criticar; con vehemencia, incluso. Pero resulta mucho más sencillo y eficaz desautorizarle. Hay que ver lo poco que gusta confrontar ideas. ¡Qué pánico al debate invade los programas de debate!

‘Mundo Deportivo’ contra Michael Laudrup

Algo parecido se puede decir de las críticas de Michael Laudrup a Neymar. El exjugador danés lleva días siendo azotado en el diario ‘Mundo Deportivo’, cuyos columnistas no sólo nos recuerdan lo mal entrenador que es, sino que practican con profusión el juicio de intenciones. Que Laudrup encuentre criticables las florituras de Neymar no es una posibilidad que contemplen en este periódico. Si Laudrup, comentarista en la tele de Jaume Roures, critica a Neymar es simplemente porque está vendido a la caverna. ¿O es que ustedes no se habían dado cuenta?

Laudrup no tenía la osadía de Neymar pero sí era un jugador fantasioso que retaba a los defensas en el uno contra uno y que conducía el balón. Por eso chirría esa crítica a un jugador habilidoso con 0-0 en el marcador. ¿Méritos de cara a la ‘caverna’ o un mal día? Seguro que lo segundo. [Fernando Polo]

La diferencia entre uno y otro es muy simple. Cuando atizaban el tobillo de Laudrup fuera de casa, el danés solía dar un paso atrás y tendía a arrugarse. Neymar, como más le acosan, más pide el balón. No es poca cosa. [Xavier Bosch]

Cuando las cadenas fichan a antiguos jugadores del Barça como comentaristas, en varias ocasiones sufren el síndrome del ex-culé: el futbolista que, para demostrar su neutralidad ante la audiencia, peca de todo lo contrario y carga contra el Barça incluso más de lo que sería necesario. Es la manera de evidenciar y exhibir que no hay un ápice de sentimiento blaugrana en sus opiniones. [Mónica Planas]

Para que se produzca la caída de un ídolo debe haber ídolo. […] Laudrup, futbolista de clase y entrenador que no ha triunfado ni como técnico de medio pelo, ya hace más de veinte años que no engaña a nadie en Can Barça. O a muy pocos. Por eso prefiere quedar bien ante la audiencia que él considera más rentable. Leña al fútbol. [Joan Poquí]

Me sorprendió la ética futbolística de Laudrup criticando el juego vistoso de Neymar cuando él fue un exponente del preciosismo y la elegancia. No sé si está opositando para entrenar al Madrid o simplemente ha sido una víctima más de la caverna mediática madridista que amplió la repercusión de unos comentarios hechos en antena. [Luis Racionero]

Claro que nadie como Domènec García para explicarnos el trasfondo de esta historia. En el mismo párrafo, todo seguido, las churras con las merinas, los testículos alineados con el trigo.

Laudrup, que ha fracasado como entrenador, ha hallado en las retransmisiones un buen sustento. Cabe pensar que, debidamente alertado por alguno de los que siguen las consignas que obedecen los cavernarios más recalcitrantes, ha elegido el camino de quitar méritos al Barça y ser elogioso con el Real. Nada nuevo. No sea que el Ser Superior se enfade. La atmósfera futbolística española se está volviendo asfixiante. En la pasada Liga Cristiano mereció ser expulsado no menos de cinco veces por propinar codazos y patadas a sus adversarios. Todo quedó impune.

4 comentarios (por ahora) en “No nos gusta tu opinión”
  1. Manuel 23 septiembre, 2016
  2. ale 23 septiembre, 2016
  3. Carlos 23 septiembre, 2016
  4. Rafa 24 septiembre, 2016

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los comentarios ofensivos o no relacionados con el artículo no serán aprobados.