Lo contrario de una buena portada

Este martes, el diario ‘Marca’ nos obsequiaba con una gran portada con motivo del cuarto Balón de Oro de Cristiano Ronaldo. Una tapa de factura impecable, original y bien diseñada, a la que es difícil poner un pero.

Pero…

Si la primera página de ‘Marca’ este martes era de coleccionista, la última era para olvidar. Salvo en este blog, claro, que sufre su síndrome de Diógenes particular y acostumbra a almacenar los desperdicios como oro en paño.

“Sergio Ramos se gana otra renovación”, podíamos leer en la contraportada, dentro de una de las secciones mejor tituladas que uno es capaz de recordar en la historia de la prensa deportiva española: “A ver qué se cuenta hoy Roberto Gómez”. Y el bueno de Gómez, abusando de la tribuna que el diario le concede en tan privilegiado espacio, se dedica (una vez más) a tomar el pelo a los lectores:

¿Conseguirá Sergio Ramos retirarse en el Real Madrid?, ¿tiene el club madridista una ocasión única para demostrar que cuida a sus ídolos?, ¿se le debe hacer un contrato vitalicio?”

Según Roberto Gómez, se trata de “preguntas que se hace la afición blanca”, a la que por lo visto representa, y que “el club debe responder cuanto antes”. Recordemos que, hace poco más de un año, Sergio Ramos renovó su contrato hasta 2020. Cuando lo cumpla, tendrá 34 años. Según Gómez, urge renovarle ya de por vida y con “una mejora [de contrato] a la que le fuera imposible negarse”.

Pocas veces quedó más claro que la contraportada es la página que se contrapone a la portada.

Artículos Relacionados

5 comentarios (por ahora) en “Lo contrario de una buena portada”
  1. Pedro 14 diciembre, 2016
    • Papá Pitufo 14 diciembre, 2016
    • automarginao 14 diciembre, 2016
    • Javier 14 diciembre, 2016
  2. Cachopo 14 diciembre, 2016