Artículos sobre Doble rasero

Siempre nos quedará Cristiano

Neymar y Paris HiltonEs muy extraño que en la sección de opinión de ‘Sport’ y ‘Mundo Deportivo’ no podamos encontrar ninguna columna sobre la aparición conjunta de Neymar y Paris Hilton en Ibiza, tema capital a juzgar por las cosas que se escribieron en esos mismos diarios cinco veranos atrás:

[22-VI-2009] “A Messi le gusta la austeridad, mientras que Cristiano goza con la ostentación. El argentino prefiere disfrutar desde el primer día de sus vacaciones en su ciudad natal, con los suyos y colaborando en actos solidarios. El luso, en cambio, antes de llegar a casa despilfarra su fortuna en la cuna del consumismo y se deja ver con millonarias estilo Paris Hilton”. [Roger Torelló / Mundo Deportivo]

Seguir leyendo »

Doble moral

Menos mal que aún quedan referentes morales en esta sociedad. Concretamente, dos.

El primero de ellos es el diario Sport, que estos días se esfuerza especialmente (no es que no lo haga el resto del año) por transmitirnos valores como la humildad, la austeridad y el esfuerzo.

Lejos quedan los tiempos en los que el diario proclamaba que “El Barça siempre ha tenido a los mejores” y que, por tanto, era “un gran sueño” vestir a Cristiano de azulgrana como a Maradona, Ronaldo y Ronaldinho. Así lo refleja esta portada del 12 de abril de 2007.


Ese día, en su columna ‘Mi verdad’, el editor del diario, Josep Maria Casanovas, afirmaba que no había que dejar escapar al futbolista del Manchester United:

[12-IV-07] Cristiano Ronaldo es el crack del futuro, el nuevo fenómeno del fútbol mundial. Después del recital del martes en la Champions ante la Roma, no puede haber dudas. Hay que ir a por él, al Barça no se le puede escapar. Lo tiene todo: clase, velocidad, regate, disparo y mentalidad ganadora. Como futbolista es único, y como icono mediático, también. Y no hay que olvidar que en el fútbol de hoy en día, la imagen y el marketing también son importantísimos. Cristiano será una máquina de hacer dinero, reclamo de sponsors y paradigma del fútbol espectáculo. […] Ya se ha iniciado la carrera por él en la que el Madrid estaría dispuesto a hacer locuras porque necesita un golpe de efecto. Es cuestión de no ponerse nerviosos. Esto del precio es relativo. Casi siempre, lo barato acaba siendo carísimo y lo caro puede ser barato. [Josep Maria Casanovas / Sport]

Sí, este es el mismo tipo que hace unas horas escribía que el trapaso de Ronaldo es “imposible de rentabilizar” por el Madrid, y que lo calificaba como “un escándalo que genera alarma social”, “un atropello al sentido común”, “una provocación en tiempos de crisis” o “un mal ejemplo para la sociedad”. Impresionante.

Sin embargo, la admiración de Casanovas por Cristiano no fue cosa de un día, aunque esta misma semana le haya tachado de “chulo y soberbio”. He aquí otro profético artículo publicado un año más tarde:

[4-VI-08] Un club que ha tenido en sus filas a futbolistas internacionales de la talla mundial de Cruyff, Maradona, Schuster, Koeman, Ronaldo, Rivaldo, Ronaldinho y Eto’o, de golpe, no puede cambiar la historia y renunciar a tener los mejores cracks del momento. […] Si en un mes se traspasa a Deco, Ronaldinho y Eto’o, lo lógico es pensar que tiene que venir un crack para animar la delantera, para asegurar el gol. Ya sabemos que Cristiano Ronaldo o Kaká parecen intocables, pero el Barça siempre se ha distinguido por encontrar a los mejores. Conformarse con segundas filas significa bajar el listón de la ambición. [Josep Maria Casanovas / Sport]

Veíamos antes que un 70% de los lectores de Sport estaban dispuestos a que el club hiciera “un esfuerzo” para contratar a Ronaldo. ¿De cuánto dinero estábamos hablando?

[5-VI-08] El FC Barcelona está convencido de que podría reunir el dinero para poder comprar, y luego mantener, al internacional luso. El grueso de esta cantidad saldría de los traspasos de Eto’o, Ronaldinho y Deco, por los que el club espera poder ingresar, haciendo un cálculo a la baja, unos 80 millones de euros. [David Salinas / Sport]

Un precio, como se ve, totalmente dentro de mercado (y dentro de la moral, que es lo que aquí importa). ¿80 kilos calculando a la baja? Nada que ver con los 96 millones que un año después ha desembolsado el Madrid.

El segundo gran pilar ético de la sociedad española, Mundo Deportivo, no se queda atrás. Hace algunos meses, este diario publicaba que el Barça consideraba “asumible” pagar 70 millones por Cristiano Ronaldo “dada la edad y el potencial del portugués”. Otro precio ajustado, nada imperialista, más propio de La Resistance.

La pregunta es, ¿dónde colocamos la frontera entre lo “asumible” y lo “inmoral”? ¿Un fichaje deja de ser asumible cuando pasa de 70 a 71 millones? ¿O se puede considerar que 85 millones es una cifra “asumible” y en cambio 86 es ya “obsceno” e “indecente”? Y sabiendo que Mundo Deportivo no es el diario más laportista del mundo, ¿por qué esta portada no vino acompañada de tropecientos artículos de opinión acusando al Barça de reventar el mercado y de encarecer los fichajes del resto de equipos, esos por los que ahora tanto se preocupan? Enigmas de la moral y de la ética.

BONUS TRACK

Qué fantástica, fantástica esta fiesta

Hace dos años, tras la celebración de un título de Liga del Real Madrid, se produjeron en las calles de la capital diez detenciones. Además, 108 aficionados resultaron heridos leves. El diario Sport nos regaló una página titulada “No saben celebrar la fiesta”, y una crónica en la que uno de sus redactores recapitulaba indignado los cánticos contra el Barça y contra Cataluña en torno a la Cibeles.

[19-VI-07] ¿No decían que esto sólo era fútbol? El domingo, en Madrid, no lo fue y se destiló bilis a raudales. No es nada grande quien recuerda al rival cuando gana. Madrid enloqueció contra el Barça. Un mal ejemplo para todos. [Manuel Moreno / Sport]

El pasado sábado por la noche 65 personas fueron detenidas en Barcelona, donde se registraron además 51 heridos leves. Por supuesto, no esperéis que en Sport salga alguien a decir que la afición del Barça no sabe celebrar los títulos, ni a rasgarse las vestiduras ante las ofensas que algunos aficionados dirigieron a los madrileños y a los madridistas.