Artículos sobre Fabio-Capello

Todos a cubierto: llega el videoblog de Eduardo Inda

Según Wikipedia, un videoblog o vlog es “una galería de clips de vídeos, ordenada cronológicamente, publicados por uno o más autores”. Mucho me temo que este concepto ya se ha quedado obsoleto. Y es que, amigos míos, el director de Marca, Eduardo Inda, estrena este martes ¡su propio videoblog!. Lleva por título ‘Marca en dos minutos’. El mismísimo canguelo en formato 16:9.

Ya sabíamos que Inda quiere ser el Pedro J. del periodismo deportivo, así que es natural este salto al vlog. Así tiene ya un nuevo medio para llevar a cambo sus infames campañas. Podrá pedir la marcha de Pellegrini, decir que el Barça no vale un pimiento, abogar por la honestidad de los árbitros y denunciar su corrupción al mismo tiempo… En suma, los grandes temas del pensamiento ‘indano’.

La noticia ha sido acogida con entusiasmo por los lectores de Marca. De los votos recibidos en la noticia que anuncia el advenimiento, 1.764 son negativos y 92, positivos. Y la opción de comentarios está cerrada.

Mientras llega la primera entrega, abrimos boca con la edición semanal de ‘Los puntos sobrelas íes’. Congratula saber que, pese a la novedad del Indavlog, el director de Marca no baja el nivel en su columna. Hoy nos cuenta que, como todos sabemos, él siempre ha sido un gran fan de Higuaín. Y para demostrar lo muchísimo que le gusta el ‘Pipita’, no sólo asegura que fue un fichaje de Fabio Capello (algo que todo el mundo, incluido él, sabe que es falso), sino que además avisa de que “no hay que encumbrarle antes de tiempo”. Si algo caracteriza a Inda es la prudencia. A Higuaín no hay que encumbrarle antes de tiempo, claro que no. Eso sólo hay que hacerlo con Benzema.

Inda en pelota picada

Al estilo de esos vídeos que comprimen en unos minutos las cinco temporadas de ‘Perdidos’ o las seis de ‘Los Soprano’, Eduardo Inda reúne hoy en ‘Los puntos sobre las íes’ casi todos sus grandes clásicos: Pellegrini es un inútil, peloteo a Capello, Sergio Ramos debe ser central, Benzema ha de jugar llueva o salga el sol, Florentino es la reencarnación de Bernabéu… Y eso de que el Madrid, antes del regreso del Ser Superior, era un equipo de chichinabo. Aunque esto último en su día, con Calderón en la poltrona, se cuidaba mucho de no decirlo. La mayor verdad llega al final del artículo, cuando Inda nos recuerda que “lo que hoy es blanco dentro de una semana es negro, verde o gris”. Si lo sabrá él.

Bien es verdad que con este equipazo todo es posible. Si hace tres años se remontaron seis puntos al grito de “¡Juntos podemos!” con un plantel que al lado de lo que hay ahora ostentaría la condición de equipito, cómo no se va a hacer lo propio con un plantillón. [...] Claro que Pellegrini no es ni será en veinte reencarnaciones el superlativo Fabio Capello. Y pensar que esta proeza no va a costar un huevo sería un autoengaño de tomo y lomo. Máxime si El Ingeniero continúa en sus trece como el memorable Paco Martínez Soria en Don Erre que erre. Su empecinamiento más grave quedó en evidencia con más crudeza que nunca en La Catedral. Me refiero, claro está, a su patológica a la par que sospechosa manía de jugar sin unos extremos que con él ni están ni se les espera.

Indulto a Pellegrini

En este caso, léase indulto como derivado de Inda, y por supuesto susceptibe de girar 180 grados si el Madrid queda esta noche fuera de la Copa del Rey:

Pelmazos polemistas habrá siempre por aquello de que no hay peor ciego que el que no quiere ver. El [debate] del jogo bonito a mí siempre se me ha antojado una memez por una sencilla razón: si a un Juan Madridista cualquiera le preguntan si prefiere jugar bien y no ir a La Cibeles o ir a La Cibeles aunque sea jugando regular e incluso mal la respuesta al silogismo [?] estará clara. En el deporte profesional moderno lo importante no es participar sino ganar y parafraseando a Unamuno hay que concluir que la clave de la cuestión no es convencer sino vencer [?]. El paradigma de cuanto digo es la que le liaron al que para mí es el mejor entrenador del mundo, Fabio Capello, cuando pastoreaba por estas tierras de Dios. Que si aburre a las ovejas, que si su fútbol es “un coñazo”, que si tal, que si cual, que si patatín, que si patatán. Gilipuerteces. Al final, los merengones se lo pasaron en grande en la Cibeles. [...] Y a los que sostienen Don Fabio es poco menos que un fascista, una suerte de asesino de la ética y de la estética balompédica, convendría regalarles el vídeo de la final de la Copa de Europa de 1994.

[...] Dicho todo lo cual, pragmatismos aparte, si de repente llega alguien que riza el rizo consiguiendo ese más difícil todavía que es el vencer y convencer me quito el sombrero setenta veces siete. Uséase [?], que me descubro ante un Guardiola que consiguió a las primeras de cambio ese círculo virtuoso que consiste en llegar, besar el santo y encima maravillar. Al Madrid de Manuel Pellegrini no se le puede exigir que juegue como el Barça. [...] Que ningún santón blanco le pida peras al olmo. Cosa bien distinta era exigir al míster que se dejase de hacer la trompa un lío a sus jugadores, a sus jefes, a los aficionados y a los periodistas. Llevar las rotaciones al absurdo hubiera terminado peor que mal y encima aburriendo al personal. Ahora, por lo menos, hay un equipo base, los chicos empiezan a saber cuál es el rol de cada cual y los números cantan. Este Madrid no tiene que matar a sus rivales a besos sino a goles. Basta con echar un vistazo al plantel para deducir que en eso son los número 1. Pues eso, que lo de menos es el color del gato [, lo importante es que cace ratones].

[Eduardo Inda, director de Marca]

Si hay que ir, se va

Escribe John Carlin hoy en El País:

Fabio Capello se ha convertido en la figura más admirada de Inglaterra desde tiempos de Winston Churchill. [...] Se han convencido de que el Mundial de 2010 es suyo. Ayer hubo un gran despliegue en el Independent en el que se comparaba a Capello y sus jugadores con Sir Alf Ramsey y los suyos, los que ganaron el Mundial en 1966. La conclusión fue que lo de Suráfrica estaba chupado. Si existiese en España el mismo grado de histérico optimismo que en Inglaterra, pensaríamos que está más que chupado: que mejor nos den la copa ya, y que todos se eviten la molestia de pasarse el mes de junio el año que viene en el invierno africano.

Y escribe Miguel Serrano en Marca:

Si el fútbol fuera una ciencia exacta, no haría falta que se jugara el Mundial de Sudáfrica. Sencillamente, Blatter le entregaría la copa Jules Rimet a Casillas y a otra cosa. Pero tranquilos: si hay que ir, se va. Eso sí, por primera vez en la historia, La Roja acude con el cartel de favorita de verdad, no de boquilla como otras veces. Ninguna selección del mundo juega como esta España que ha hecho del toque lo que Lucio de los huevos rotos: un arte. Así que en Sudáfrica ya pueden ponernos enfrente un equipo con leones, leopardos, elefantes, rinocerontes y búfalos, que los nuestros van a ser los reyes de la selva. [...] En la Copa Confederaciones dimos el cante como Cristiano cantando el amor míiiioooo, pero el Mundial es harina de otro costal. Todos pensamos igual que Enrique Iglesias cuando conoció a Kournikova: ésta no se nos escapa.