Artículos sobre Guruceta

El Madrid compra a los árbitros

El Barça defendió los tres puntos ante el Getafe como gato panza arriba, jugando con diez 50 minutos y pidiendo la hora. Si algún aficionado hubiese sido criopreservado en la década de (por ejemplo) los setenta y por error hubiese sido descongelado este día, pediría regresar a la nevera, convencido de sufrir alteraciones nerviosas y/o alucinaciones. Sin embargo, un rápido repaso al primer gol del Real Madrid al Depor (mano descarada de Van Nistelrooy) le convencería de que todo sigue igual que siempre: atado y bien atado.

[Joan Poquí, alias el pánzer de Les Corts, en Mundo Deportivo]

La Libreta | El otro Villarato
La Libreta | ¡Vuelve Guruceta!
La Libreta | Lo blanco es negro y lo negro es blanco

El otro Villarato

Llevo tantos años viendo como los árbitros españoles ayudan al Real Madrid en momentos decisivos, que me consta que el Barça, para ganar la Liga, necesita llevar más de seis puntos de ventaja. Siempre acaba saliendo la mano negra blanca, el árbitro que no quiere ver lo que ven 80.000 personas: que Van Nistelrooy la toca con la mano. Es vergonzoso, pero viene de lejos.

En tiempos de Franco se llamaba Plaza, ahora se llama ¿Sánchez Arminio? Da igual, el director del Colegio de Árbitros va a ser madridista por una ley no escrita pero vigente desde que tengo uso de razón.

Véanse las hemerotecas con los robos arbitrales a favor del Real Madrid y recuérdese que sólo a ese equipo le gritan en España: “Así gana el Madrid”. Por algo será.

El otro personaje patético de la semana es Schuster, jugador al que yo admiré tanto que iba a verle jugar en el Estadio Vicente Calderón cuando yo vivía en Madrid.

Me parece doloroso que quien fue no hace tanto tiempo un jugador de su calidad afirme ahora como entrenador que hay que derribar a Messi y que luego aleccione a sus jugadores a dar patadas, con permiso del árbitro, el impresentable Pérez Burrull, egregio compañero de viaje del madridismo, como, por cierto, el insufrible locutor de Canal +.

[Luis Racionero, personaje patético de la semana, en Mundo Deportivo]

¡Vuelve Guruceta!

¿Recordais la portada de Marca con la cara de Turienzo? Cuántos la criticamos, ¿verdad? Hoy, imagino, a todos nos molestará igualmente ver en el mismo trance a Pérez Burull y a Fernández Borbalán, ambos en la portada de Sport, acusados de “votar en blanco”.

Los árbitros han impedido que el Barça sea ya el líder de la competición y están adulterando la Liga. La predisposición a mantener el actual estado de la clasificación parece clara cuando uno se encuentra con colegiados como el que se topó Lionel Messi: “Desde que salimos al campo me dijo que tuviera cuidado, que me iba a vigilar y me castigaría”, dijo el argentino al final del partido. ¿A quién vigila? ¿A los agresores o a los agredidos? ¿Cuál es su misión? ¿Proteger a los futbolistas o intentar amedrentarles?

El fin de semana ha sido extenso en injusticias arbitrales en las que el Barça acaba siendo el principal perjudicado. La Liga se puede ganar o escapar por detalles y este puede ser uno de ellos.

El primer error fue de Fernández Borbalán (encargado de pitar el Madrid-Deportivo) al permitir al conjunto de Fabio Capello adelantarse en el marcador en el partido disputado el sábado en el Bernabéu. Van Nistelrooy cometió falta en la jugada previa por rematar el balón con la mano. El árbitro no sólo no castigó la acción sino que, como consecuencia, no le mostró una amarilla que hubiera supuesto la quinta del ciclo y le habría impedido jugar en la siguiente jornada en La Romareda, un encuentro que puede ser clave. Fue una ayuda arbitral doble porque ayudó a ganar el encuentro y a contar en Zaragoza con el pichichi de la competición, un ariete que está en racha al haber logrado ocho goles en los últimos seis partidos.

Si Van Nistelrooy era feliz con el error de Fernández Borbalán, Ronaldinho era la otra cara de la moneda. El máximo goleador del Barcelona estaba encerrado en el vestuario del Camp Nou viendo la segunda parte del partido por haber sido expulsado por Pérez Burrull tras repeler unas continuas agresiones de Belenguer. El colegiado fue implacable con el brasileño y condescendiente con el central catalán.

Los árbitros, con sus decisiones, han privado para la próxima jornada al Barcelona de su máximo goleador mientras que permiten que el hombre gol del Madrid esté en el campo defendiendo la camiseta blanca en el trascendental encuentro contra el Zaragoza. Si los árbitros, o en su caso los comités, ya ayudaron a que Beckham pudiera jugar contra el Sevilla al quitarle una amarilla, en esta jornada hacen un nuevo favor al conjunto de la capital.

Pérez Burrull, en su explicación en el acta, parece que sólo vio la infracción de Ronaldinho: “Tras haber sido decretada una falta a su favor, se revolvió hacia el jugador que la había cometido,lanzando una pierna contra él, golpeándole; acto seguido le lanzó la otra pierna, esta vez sin llegar a golpearle. El jugador del Getafe no tuvo que ser atendido y pudo continuar el juego”, indicaba.

A Ronaldinho le va a caer un encuentro. Esperemos que el Comité no quiera adulterar más la competición impidiéndole que juegue ningún partido más de la presente Liga.

[Albert Masnou / Sport]

La imagen de Ramón Calderón, Fabio Capello y Ángel Torres viendo los toros en Las Ventas el pasado jueves estaba incompleta. Faltaba lo peor, un cuarto invitado que a punto estuvo de arrebatar la Liga al Barça con un pésimo arbitraje.

Alfonso Pérez Burrull no sólo sacó de sus casillas a Ronaldinho, baja por sanción ante el Espanyol tras ser expulsado, sino que midió por distinto rasero a Barça y Getafe saliendo perjudicado el equipo que trató de jugar a fútbol.

El Getafe demostró tener la lección aprendida cinco semanas después de que Bernd Schuster justificara las entradas duras para evitar el histórico golazo de Leo Messi. El alemán encontró la complicidad del colegiado cántabro, que exasperó los ánimos de la afición del Camp Nou. Pese a registrar la cuarta peor entrada de la presente Liga, los 64.574 espectadores parecieron muchos más. “Así, así, así gana el Madrid”, gritaba el barcelonismo pañuelos blancos en alto.

Hubo motivos sobrados para que los ‘culés’ recordaran fantasmas del pasado. Que hubo prima del Madrid al Getafe pareció evidente. Se confirmó al ver la agresividad de sus jugadores pero había que suponer que Pérez Burrull aplicaría el reglamento. Nada más lejos de la realidad. Fue el ‘Geta’ quien cometió más faltas (23 a 13) con la connivencia del árbitro. A más pruebas, aparte de la roja a Ronnie, se remite el Barça.

El único objetivo del campeón era jugar a fútbol y ganar. El gol de ‘Ronnie’ a los 3 minutos lo corroboró. Todo lo contrario en el Getafe, que acribilló a Messi. El argentino fue el azulgrana que más faltas (6) sufrió pero Pérez Burrull miró a otro lado ante tanta reiteración y sólo amonestó a Pulido en el minuto 64 cuando Leo se iba solo a portería. Más grave fue que el trencilla le advirtiera antes del partido en caso de ‘piscinazo’.

Más diferencias. Xavi vio la amarilla en su única falta y la segunda del Barça. El ‘Geta’ tardó hasta la quinta, ya en el minuto 24. Sólo hubo una cartulina para Casquero, el visitante más duro con seis faltas. Mientras, Deco y Edmílson recibieron idéntico castigo con dos faltas por barba. Y entre los intangibles, la pasividad con varios jugadores del Getafe, que fingieron lesiones tirados en el césped para evitar los contragolpes barcelonistas.

[Sergi Solé / Mundo Deportivo]

El Barça no va a ganar o perder la Liga por los arbitrajes. De acuerdo. Pero no hay duda de que las actuaciones de los señores colegiados en esta fase final de campeonato están adulterando la Liga. Desde sus actas sin citar el motivo de las tarjetas a decisiones escandalosas, pasando por errores impropios de árbitros de una Liga tan profesionalizada como la española.

No es de recibo que Van Nistelrooy pueda jugar en La Romareda (debía ser baja por acumulación de tarjetas) y que Ronaldinho no lo pueda hacer frente al Espanyol.

Pero lo peor es que el señor colegiado Pérez Burrull se atreva a amenazar a Leo Messi al inicio del partido para que “no se tire” y luego permanezca impasible ante la ‘caza’ a la que le sometieron los futbolistas del Getafe. […] Pero es que los señores colegiados no sólo hacen de las suyas por arriba de la tabla. Sólo hace falta ver como pitaron ayer en partidos decisivos para el descenso, como lo han hecho en las últimas semanas. Basta ya con el rollo de los errores humanos. No cuela.

[Francesc Aguilar / Mundo Deportivo]

Lo blanco es negro y lo negro es blanco

Los complots y las conspiraciones han tomado el puente aéreo. Durante tres años, el diario As (y en menor medida Marca) ha descargado en el estamento arbitral los fracasos del Madrid y los éxitos del Barça. Ahora, con la Liga por decidir pero con el Madrid de líder, los diarios de Barcelona toman el relevo, con Sport a la cabeza. Como en un negativo fotográfico, lo blanco es negro y lo negro es blanco. Y para completar la metáfora, el negro de los árbitros se confunde con el blanco de la camiseta madridista. Como en los viejos tiempos.

Joaquim M. Bertram | Juntos podemos

La gran campaña mediática que desde hace muchas jornadas se cocinó en las entrañas del Santiago Bernabéu parece que ha traspasado los muros del estadio madridista. Ya no sólo los jugadores y los aficionados blancos la siguen, sino que también parece que está influyendo en otros estamentos que, a priori, no tienen nada que ver con el Real Madrid, pese a que la realidad refleje todo lo contrario.

Y es que cuando ya no son suficientes el corazón y la fuerza de los jugadores, que tanto destaca últimamente Fabio Capello, y cuando la flor de los últimos minutos se marchita, entonces aparece la ayudita de siempre, la de los colegiados. Volvemos a estar en lo de siempre: en las ayudas arbitrales. Esas ayudas que desde la capital siempre se han quejado que ha recibido el FC Barcelona y que nunca han reconocido que hayan beneficiado al conjunto blanco.

Está visto que para que un equipo se imponga a otro en igualdad de condiciones no son necesarios ni maletines ni primas extras, con una ayudita arbitral puede ser suficiente no sólo para ganar un partido, sino también una Liga.

Y si no, que se lo pregunten a Fernández Borbalán. El colegiado andaluz se contagió ayer del ambiente de euforia que se vive en el Bernabéu y se apuntó a la campaña “Juntos podemos”. El consiguió que Van Nistelrooy entrara en la historia negra del fútbol, la de los tramposos. Al igual que en el gol de Maradona ante Inglaterra, o del Kun Agüero contra el Recreativo de Huelva, Van Nistelrooy dio una asistencia con la mano que vio todo el mundo menos Fernández Borbalán.

Un gol que marcó el desenlace de un partido tenso y eléctrico en el que el Deportivo, por mucho que se esforzara, nada pudo hacer, acabando rendido ante un Real Madrid que ya sabe que, a falta de flores, siempre podrá contar con una ‘ayudita’ extra. Ya saben, “Juntos podemos”.

José Luis Carazo | Los árbitros marcan la diferencia

La vida sigue igual. El peor Madrid de la historia continúa líder a falta de dos jornadas para el final del campeonato y los colegiados de turno la siguen armando. En el Santiago Bernabéu, Fernández Borbalán, concede el primer tanto blanco tras una asistencia de Van Nistelrooy con la mano a Sergio Ramos (así, así, gana el Madrid) y en el Camp Nou, Pérez Burrull, enciende al equipo azulgrana por permitir una dureza excesiva por parte de los jugadores del Getafe, lo que motivó la expulsión (la segunda en la Liga) de un Ronaldinho que está harto de que le cosan a patadas. Algo inadmisible, cuando está en juego un título de Liga.

Lluis Mascaró | Batalla campal en la guerra de las galaxias

Ayer vivimos el segundo capítulo de la saga liguera. Y tuvo un guión de alta tensión. La trama se desarrolló primero en el Bernabéu. Allí, los blancos contaron con la inestimable ayuda del árbitro para abrir el marcador. El gol de Sergio Ramos debía haber sido invalidado por unas clamorosas manos de Van Nistelrooy. El Deportivo nos hizo soñar gracias al empate logrado por Capdevila, pero sólo tres minutos después se rompió el partido con el 2-1 de Raúl y, poco después, con el 3-1 de Van Nistelrooy. El Barça, por lo tanto, obligado a ganar al Getafe y el Madrid, que seguiría líder pasara lo que pasara en el Camp Nou.

Y la verdad es que pasó de todo. Primero, un gol fulminante de Ronaldinho (minuto 2), que le dio hecho Eto’o. Después, actuación lamentable de Pérez Burrull, que se pasó al ‘lado oscuro’ y permitió la violencia extrema del equipo de Schuster.

Y, poco antes del descanso, calentón de Ronnie tras recibir una enésima patada, agresión del brasileño a Belenguer y justa expulsión. Pañuelos blancos contra el árbitro y a jugar toda la segunda parte con diez y a sufrir hasta el último segundo. Y contra el Espanyol sin el crack. Más difícil todavía…

Josep Maria Casanovas | El Barça jugó más contra el Madrid que contra el Getafe

El Getafe vendió cara su piel, utilizó malas artes, pensó sin duda en los maletines que le esperaban, y cerca estuvo de darle un disgusto al Barça parecido al golpe bajo que le propició el Betis en el último minuto. La expulsión de Ronaldinho que picó a una provocación dejó al Barça muy justo de fuerzas hasta el punto de que en los últimos minutos Valdés tuvo que salvar un par de ocasiones de gol. […] No deja de ser curioso que en este sprint final del campeonato, los árbitros recuperen viejas costumbres de favorecer al Madrid siempre que lo necesita. El primer gol estuvo precedido de una mano flagrante de Van Nistelrooy que el señor de negro no quiso ver.

J.A. Martínez | Fernández Borbalán saldó su deuda con el Bernabéu

Después de pasarse media Liga proclamando la existencia de un contubernio arbitral en su contra, la realidad es que, llegado el momento decisivo, el equipo de Fabio Capello no puedo (sic) quejarse precisamente de que las decisiones arbitrales le estén perjudicando. La actuación del andaluz Fernández Borbalán en el partido de ayer es un buen ejemplo. Ni el colegiado ni su asistente vieron el clarísimo remate con el brazo del holandés Van Nistelrooy en la jugada que permitió al Madrid adelantarse en el marcador. Curiosamente, el Real Madrid no había ganado hasta ayer ningún partido en casa con Fernández Borbalán, por lo que éste pudo saldar así su deuda con el Santiago Bernabéu. […] No podrán quejarse los madridistas de la ayudita que recibieron ayer en su carrera por el título. Ayer, ni Fabio Capello, ni Pedja Mijatovic, entrenador y director deportivo, respectivamente, se quejaron al concluir el partido ante el Deportivo de los errores arbitrales, tal y como han venido haciendo repetidamente en muchos momentos de la presente temporada. En muchos partidos fue el mejor argumento que encontraron al que agarrarse para justificar los errores propios. Pero como ayer los perjudicados no fueron ellos, sino el Deportivo, no se acordaron de un tal Fernández Borbalán.

Albert Masnou | Pérez Burrull la armó

Para ‘Geta’ la de Pérez Burrull. El colegiado indignó a la afición local por su permisividad. Alfonso Pérez Burrull se convirtió en el triste protagonista del encuentro al verse incapaz de atajar la violencia con la que los jugadores del Getafe llevaron a cabo las instrucciones de Bernd Schuster para evitar goles como el del Lionel Messi en la Copa del Rey. El partido se le fue de las manos al colegiado cántabro a los pocos minutos de iniciarse porque no supo cortar las agresivas entradas de los visitantes, frustados por no poder cobrar las primas recibidas y por el gol en contra encajado a los dos minutos. […] El descontento no sólo por esta decisión sino por su actitud chulesca en general y por la diferencia de criterio global quedó clara cuando pitó la media parte. Pérez Burrull se retiró entre una pañolada de la afición. Su desacierto continuó en la segunda parte con acciones tan absurdas como la de no impedir que se sacara una falta cuando el auxiliar estaba dentro del campo discutiendo una decisión con un jugador del Barcelona. Pérez Burrull agrandó su mala relación con el Barcelona. Hay que recordar que en su sexto partido en primera división pitó un Oviedo-Barcelona (97-98). Era la primera vez que dirigía al Barça y ya la lió con dos expulsiones (Couto y Guardiola). Pérez Burrull también expulsó a Javier Saviola (2002-03) en la única sanción así del argentino en la Liga española y a Edgard Davids (2003-04) tras ver dos tarjetas amarillas en poco más de tres minutos. Pérez Burrull indignó a la afición azulgrana que se mostró sorprendida por la cara dura de este colegiado.

Santi Nolla | No es justo

De la jornada hay dos detalles que vale la pena comentar y ambos en torno a la expulsión de Ronaldinho. La roja fue justa. El brasileño realizó una agresión. Pero ¿fue caprichosa? Belenguer, su marcador, le da cuatro patadas antes de que caiga y le roza con el pie en dos ocasiones una vez en el suelo. Ronaldinho suelta la pierna y el árbitro enseña una roja a Ronaldinho y una amarilla a Belenguer. ¿El fútbol ha de ser eso? ¿Quien responde las patadas se va fuera y quien las da se queda? Eso, reglamento en mano, a lo mejor es legal. Pero no es justo.

Segundo detalle en el Bernabéu. El primer gol del Madrid viene precedido de una mano de Van Nistelrooy que el árbitro no ve y no señala. Si lo hubiera visto habría representado la anulación del tanto y una amarilla para el delantero blanco, que no podría jugar en Zaragoza. Pero el holandés estará en La Romareda y, en cambio, Ronaldinho no estará ante el Espanyol en el Camp Nou. Todo es legal. Pero no es justo. Hay un agravio comparativo cuando los dos equipos se están jugando la Liga y los detalles son mucho más importantes.

Todos somos humanos, pero el goleador del Madrid estará en el partido más importante de esta recta final y el goleador del Barça, no. El primero cometió una incorrección pero no ha sido castigado; el segundo también, pero sí será castigado.

Una cuestión es la subjetividad de quien juega mejor o quien merece la Liga y otra los hechos objetivos. La jornada de ayer fue como es el fútbol. La Liga sigue estando en manos del Zaragoza.

Roger Torelló | Menos mal que los árbitros iban a favor del Barça

La campaña orquestrada desde Madrid para denunciar una supuesta ayuda de los árbitros al Barça quedó ayer completamente desmontada. Es más, es cierto que hay ayudas, pero el beneficiado no es el Barça, sino el Real Madrid. De hecho, el equipo madridista mantendrá una jornada más el liderato gracias a que el colegiado andaluz Fernández Borbalán no sólo diera por válido el gol de Sergio Ramos después de Van Nistelrooy empujara el balón con la mano, sino que con su decisión también le ahorró una tarjeta al delantero holandés que le hubiera impedido enfrentarse al Zaragoza dentro de 15 días en La Romareda. Así empezó la tarde, pero aún habría más. El plato fuerte de los colegiados estaba reservado para el Camp Nou dos horas más tarde.

Pérez Burrull, el árbitro santanderino encargado de pitar el choque de ayer entre el Barça y el Getafe, a su pesar, acabó ayudando al Barça. Con sus decisiones se convirtió en el gran revulsivo para la afición culé. Empezó calentando el Camp Nou con su permisivilidad al juego duro del Getafe. Cuando sólo se llevaban disputados 13 minutos, con el Barça ya con el marcador a su favor, Pérez Burrull escuchó como los 64.674 aficionados que ayer se dieron cita en el Estadi le gritaban: “fuera, fuera, fuera”. Era la respuesta contundente de los culés hacia el colegiado tras una dura entrada de Casquero a Xavi que se quedó sin sanción.

Daba la sensación de que Pérez Burrull acudía al Camp Nou a complacer a Bernd Schuster. El técnico alemán se quejó amargamente en su día de la poca contundencia de sus jugadores con Messi tras el golazo que el argentino marcó en la Copa. Ayer sus jugadores se emplearon desde el inicio rozando el límite de lo permitido y encontraron en el colegiado a su mejor aliado para poder desarrollarlo. 23 faltas del Getafe, frente a 13 del Barça, son el ejemplo más evidente.

No satisfecho con ello, Pérez Burrull dejó al Barça con un hombre menos a falta de cinco minutos para acabar la primera parte. Ronaldinho vio la roja, en este caso de forma justa, después de dar una patada al central getafense Belenguer sin el balón de por medio. Sin embargo, quizá podría haber evitado que Ronnie cayera en la trampa si previamente hubiera sancionado los insistentes golpes que el brasileño recibió de espaldas.

De la misma rabia con la que Ronaldinho enfiló el camino del vestuario se contagió toda la grada, con pañuelo blanco en mano. El público marcó muy de cerca al árbitro en cada jugada y empujó a su equipo para que la expulsión de Ronnie no acabara pasando factura. Al final, ni el árbitro, ni las primas, ni Bernd Schuster pudieron con el Barça, que se resiste a renunciar al sueño de conquistar su tercer título liguero seguido