Qué divertido es el periodismo deportivo


Escrito por Louis | 10 de enero de 2005

no image

El sucesor de Pelé

Aún recuerdo atónito un programa especial de Gaspar Roseti en Radio Voz con motivo del centenario del Athletic. El periodista le preguntaba a José María Arrate, entonces presidente, si después de Di Stéfano, Pelé, Cruyff y Maradona, el siguiente de la lista sería… Julen Guerrero. No, no me confundí. Ni era Gomaespuma. Tanto me impactó que desde entonces (sucedió en el 98) no he logrado sacármelo de la cabeza.

“¿Por qué se ha evaporado aquel talento goleador inigualable hasta la irrupción de Raúl, especialista del cambio de juego y remate, estandarte deportivo y comercial de una generación rojiblanca sin títulos?”, se preguntan hoy en ABC.

¿De verdad era tan bueno Julen? ¿Cómo es que nunca sonó para el Balón de Oro?

“Por Bilbao circulan argumentos como su declive físico -coincidente con la recuperación de una lesión de rodilla-, su escasa compenetración con el vestuario -incluso hay quien todavía le reprocha que aceptase en pleno estallido el brazalete de capitán rompiendo la tradición del club, que era otorgárselo al más antiguo de la plantilla- y, los más atrevidos, hablan de un complot de club, de una medida para juguetear con su paciencia. Un desprecio para su actual entrenador y ex compañero, Ernesto Valverde, quien no tiene pinta precisamente de dejarse persuadir por los soniquetes de despacho”.

Cobra dos millones de euros limpios al año. No suele ir convocado.

ABC > La siesta del niño prodigio

Si te ha gustado, compártelo

Etiquetas:


2 comentarios (a día de hoy) en El sucesor de Pelé

  1. Carlos says:

    Yo lo tengo claro: Fue el precursor de las estrellas “mediáticas”, como Beckham. Aún me acuerdo de un partido Athletic-Real Madrid (creo que acabó 2-0), allá por el año 94 o así, en el que Julen Guerrero sacó las máximas puntuaciones en todos los diarios, deportivos o no. Me acuerdo porque lo comenté con una amiga que por entonces era fan acérrima del nene (por sus piernas, no por sus cualidades balompédicas), y los dos coincidíamos: No había hecho nada del otro mundo. Sin embargo, para la troupe mediática, Guerrero había dominado el partido.
    Era un buen llegador, sin más, y le ha pasado lo que le viene pasando a Raúl: Demasiado pronto en la élite, demasiado pronto medio acabado, o acabado completamente.

     
  2. Louis says:

    Todo se magnificó en torno a él. Se dijo que era el talismán de la Selección, que nunca perdía cuando Julen salía. Daba igual que fuese contra Letonia o Irlanda del Norte. Salió en Médico de familia cuando era el terror de las nenas. Pero se hundió antes de confirmar nada. Ahora que Riquelme y De la Peña aprovechan su segunda oportunidad (en el caso de Lo Pelat lo de “la segunda” es una frase hecha), Guerrero no sale del banco. Julen no busco su reválida, o nadie se la ha concedido. Antes todos se maravillaban. Ahora nadie cree en él. Curiosa y cruel paradoja.

     
Back to Top ↑