Qué divertido es el periodismo deportivo


Escrito por Louis | 15 de enero de 2005

no image

Nuestro esperadísimo "Especial Gravesen"

Esto se ha dicho en los últimos días de Thomas Gravesen, el futbolista que Florentino Pérez presentó ayer “hinchado de una felicidad ficticia”.

SU JUEGO

“Más creativo que destructivo, es un líder natural. Todos le buscan y todos le encuentran. Es un mediocentro con capacidad para recuperar la pelota pero sobre todo para moverla y ordenar al equipo. Suele encontrar el ritmo a los partidos, levanta la cabeza cuando tiene la pelota. No es un jugador elegante, pero da gusto verle porque casi siempre hace lo correcto. A veces se excede en la dureza, pero nadie duda de su importancia. Su fútbol ha crecido en los últimos años. Es decisivo su buen disparo desde media distancia. Su aspecto confunde, su fútbol no”. (Maldini en As)

“Juega mucho metros más arriba de lo que requiere un medio centro, casi un medio punta con llegada y gran visión de juego. Es un futbolista polivalente, capaz de correr kilómetros y kilómetros, pero con la pausa necesaria para hacer un fútbol de precisión” (ABC)

“Quienes siguen la Premier saben que llega al Bernabéu algo más que el típico trotón, el tipo que sólo sabe correr y que considera al balón como un estorbo. No, en el Everton, Gravesen era el jugón, el que dirigía las operaciones ofensivas, el que tenía criterio para tocar en corto o en largo y distribuir con eficacia. No es elegante en la conducción, no invita jamás al lujo, pero sabe cómo colocar la pelota en el lugar más adecuado” (El Mundo)

“No es jugador para el Madrid, me dicen algunos exigentes. ¿Para qué Madrid no es jugador? Para el que de aquí a junio tiene que pelear tres competiciones sí es jugador. Tiene mejor manejo de lo que piensan los que le confunden con Tofting, tiene fuerza y tiene cuajo de jugador hecho. Tiene una cara que asusta por su expresividad quizá excesiva, pero es jugador que puede hacer mejorar casi cualquier equipo”. (Alfredo Relaño en As)

COMPARACIONES

“Bajo su aspecto de esbirro forzudo del villano de turno en una película de James Bond, Gravesen esconde un magnífico futbolista” (El Mundo)

“Parece un estibador del puerto de Roterdam, o un tabernero irlandés capaz de abrirle la cabeza a Colin Farrell” (ABC)

“Por procedencia, y casi también por estilo, podría pasar por inglés (…) Como futbolista, no es el estibador que parece (…) Gravesen añade energía dinamismo, un optimismo batallador que recuerda un poco al de Simeone. En un equipo con tendencias depresivas en los últimos meses, su llegada inyecta algo de adrenalina (…) Tampoco es el típico centrocampista que tiene un plan de juego. Es más impulsivo que cartesiano. También recuerda a Simeone en otro punto: no es un medio centro, un especialista defensivo que haga más cómoda la vida a gente como Guti. No es Makelele, no es Mauro Silva, no es la boya sobre la que descansa la estabilidad del equipo”. (Santiago Segurola en El País)

“No es precisamente Makelele. Es un mediocentro a la antigua. No es lo que precisamente pretendía el Madrid. Así que lo de Gravesen es grave. Para recibir semejantes retales, la afición prefiere galácticos, aunque sean contados” (Julián Ruiz, tan aficionado a los jueguecitos de palabras, en Marca).

Pierde a menudo la posición y necesita sentirse importante en el equipo: o sea, sacar faltas, recibir el balón, trasladarlo, centrar (…) Mejorará mucho a este Real Madrid. Pero algo tiene que quedar muy claro: Gravesen no es Claude Makelele. Que no se equivoque nadie“ (Guillem Balagué en As)

¿”Casi mediapunta” o “mediocentro a la antigua”? También le llaman “el Gascoigne danés”. El caso es comparar.

CARÁCTER Y “COMPAÑERISMO”

28 años de fuerza, testosterona y algunas dosis de técnica no reconocida (…) Su entrenador en el club inglés, David Moyes, se rebeló contra la posibilidad de que se marchara, pero finalmente tuvo que rendirse a la evidencia.De haberse negado, probablemente habría acabado con alguna parte de su cuerpo enyesada por la furia del danés. Si hubiera sido forzado a seguir en el Everton, sus reacciones habrían sido imprevisibles” (El Mundo)

Él se limitó a declarar esta semana: “Si el Everton no me deja ir al Madrid, tiro el estadio abajo”.

“Sus gritos a los compañeros que fallan son famosos y quizá no les sienten bien a sus nuevos compañeros. Y cuidado con sus bromas como poner su pene delante del rostro de Henriksen o meter hielo en el pantalón de Gronkjaer” (El Mundo)

Ole Fritsen, su primer entrenador profesional, hoy en El País: “A veces tuve que expulsarle del entrenamiento porque estaba tan excitado que no paraba de echar broncas a los demás compañeros y de hacer gestos como diciendo: te voy a cortar las piernas”.

SUELDO

En terminología de Sport, Gravesen “sangrará al club blanco 2,7 millones de euros brutos por temporada”. Florentino, al parecer, ya busca una nueva recalificación para poder sufragar su ficha.

Si te ha gustado, compártelo

Etiquetas:


Comments are closed.

Back to Top ↑