Qué divertido es el periodismo deportivo


Escrito por Louis | 1 de febrero de 2005

no image

Frente común

“Hay que hacer todos los esfuerzos posibles para que los tambores de crisis no enturbien un entorno cargado de ilusión y den carnaza a Madrid”, escribe hoy Josep Prats. Su artículo (o lo que sea eso) se titula “El enemigo está en Madrid”.

Cada uno pone su granito de arena. Miguel Rico se descuelga con lo siguiente: “Si analizamos no ya el histórico –que es bochornoso– sino los últimos arbitrajes, observaremos que el Madrid, en realidad, es el gran beneficiado”. Con un par. Y con tres penaltis aún calientes.

En la viñeta de Mundo Deportivo insisten con lo mismo. Hace unos días eran unos señores del comité de competición que recordaban sospechosamente al antiguo régimen.

Ahora es, directamente, Florentino comprando árbitros.

Que pruebe con Turienzo.

Claro que el frente común no sólo consiste en arrojar excrementos. Tanto más importante es que la propaganda funcione de puertas adentro. Ha llegado Maradona.

Si te ha gustado, compártelo

Etiquetas:


2 comentarios (a día de hoy) en Frente común

  1. Carlos says:

    Antes de nada, y como si esto fuera un programa de radio cualquiera, quiero felicitarte por tu programa. O sea, por tu blog.
    Vamos al tema: Yo llevo pensando desde hace tiempo que lo que pasa en el entorno culé es para que alguien de fuera (claro, si fuera español le podrían acusar de centralista bla bla) hiciera una tesis doctoral sobre el legado de Goebbels en el ámbito deportivo. Es acojonante.
    Sigo: Miguel Rico, si no me equivoco, es uno de los tipos que tiene De La Morena desde Barcelona. Bien. Dos cositas:
    Este es otro más que se suma a la moda cobarde de hablar AAAAAAA cuando habla en la Cadena Ser para toda España, y BBBBBBBB cuando escribe para sus acólitos.
    Me acuerdo una vez que en el carrusel deportivo conectaron con el Camp Nou en un partido y salió Miguel Rico, que no sé por qué estaba en la cabina de la Ser. Puedo prometer y prometo que le había cambiado el acento. Era como un payés cerradísimo, le costaba muchísimo trabajo hablar en castellano. Lo juro. Era como si el ambiente del Camp Nou le hubiera transmitido toda la catalanidad del mundo y le hubiera exorcizado de todo lo “español”. Insisto en que parecía su primo holandés.
    Por último, es tremendo cómo en un momento de crisis en la junta directa del Barsa y tras 3 penalties no pitados, tenga que leer que a)Sacchi le ofrece a Etoo el triple y b)Figo se ofrece para volver al Barsa.
    Lo mejor es que se lo tragan todo. A lo Lewinsky.

     
  2. Louis says:

    Esas dos caras de Rico quedaron bien patentes tras el célebre partido del cochinillo. Criticaba (con calculada tibieza, claro) los comportamientos violentos mientras su tabloide defendía lo indefendible. Con Sport se establece una relación curiosa entre hincha y periodista: el diario insulta a la presunta inteligencia de sus lectores y, al mismo tiempo, esos lectores se insultan a sí mismos comprando el diario. Y luego estoy yo, que lo leo por puro placer (léase masoquismo).

     
Back to Top ↑