Qué divertido es el periodismo deportivo


Escrito por Louis | 31 de agosto de 2006

no image

Un gol que colea

Llevo 30 años explicando a mi madre lo que es el fuera de juego y nada. Pero el martes me dejó planchado. Coincidimos viendo el resumen del Celta-Barcelona y me preguntó: “¿No me habías dicho que eso era fuera de juego?” Me defendí como pude. Le dije que Etoo partía de posición correcta, que Giuly estaba en fuera de juego posicional pero que no tocó la pelota. En definitiva, que para mí era fuera de juego, pero que según las nuevas normas ese gol era válido. Me miró, hizo una mueca de incomprensión y siguió comiendo. Hasta la próxima.Lo peor es que al día siguiente escribió el director técnico de los árbitros, Díaz Vega, en AS para explicar que la posición más influencia de toda la vida consiste ahora en posición más influencia más interferencia. Y que querría que, con el tiempo, fuera posición más influencia más interferencia más toque de balón. Es decir, que Díaz Vega está en contra del espíritu del juego, de los árbitros, de los asistentes (a los que van a volver locos) y de mi madre. Y el caso es que el gol se debió anular por posición, por influencia y por interferencia (Giuly obstaculizó la acción defensiva de Contreras).

[Pedro Martín en As]
Si te ha gustado, compártelo

Etiquetas:


2 comentarios (a día de hoy) en Un gol que colea

  1. Salva M. says:

    Total, que al principio dice “según las nuevas normas ese gol era válido”, pero al final concluye que “el gol se debió anular”. Y lo de su madre, anda que me lo creo…

     
  2. Reverendny says:

    Que se deje de milongas. La nueva regla es clara, antes era fuera de juego, por posición y por intención de ir a por la pelota. Giuly en ningún momento interfiere al jugador del Celta, si no que se remire la jugada, pues el jugador del Celta se queda medio parado y en ningún momento hace intención de ir hacía la misma dirección de Giuly. Y además Giuly no toca la pelota, que es la clave de todo. Así que más claro agua. Ya puede patalear lo que quieran, pero que no engañen al lector con cosas que no son.

     
Back to Top ↑