Excusas de mal pagador

El exceso de autoestima puede confundirse con la egolatría, igual que una sobredosis de confianza a menudo se confunde con la suficiencia. Está bien que el Barça, después de seis años sin comerse un donut, saque pecho con dos títulos de Liga y una Champions League colgando de las mangas. Positivo es que su presidente/estrella mediática, Joan Laporta, viaje por los cuatro puntos cardinales pregonando que su equipo “es el que hace el mejor fútbol del momento”. Y mola que el pueblo culé, tan dado al victimismo, presuma de jugadores y mire por encima del hombro a sus rivales en España y en Europa. Lo que ya no está tan bien es que, después de hincar la rodilla ante uno de los mejores bloques del continente, sin paliativos deportivos, se empiecen a buscar excusas de mal pagador (nota freudiana: notable el fallido de Edmilson, que dijo “perder” cuando debió decir “empatar”). El Chelsea jugó fuerte, sí, a veces sobre la misma línea del reglamento. Y el árbitro toleró algunos rifirrafes, pero también por parte del Barça. Después de tanta alharaca, ahora resulta que la culpa de que se haya disparado otra vez el cagómetro europeo es del italiano Stefano Farina.

[Fabián Ortiz, dándole cuerda al cagómetro, en As]

Artículos Relacionados

(Sólo) un comentario en “Excusas de mal pagador”
  1. Reverendny 2 noviembre, 2006