Qué divertido es el periodismo deportivo


Escrito por Louis | 6 de noviembre de 2006

no image

Gatti vs Capello (4)

Mientras el mensaje futbolístico de Capello siga siendo la apuesta por el ‘no fútbol’, por la lucha y por la carrera, pasarán cosas como la de ayer. El Celta simplemente apostó por jugar al fútbol y ganó en el Bernabéu. El público exterioriza su nerviosismo con Emerson, con Ronaldo… Y no se da cuenta de que este nerviosismo lo transmite Capello con su apuesta futbolística. Capello pone a Ronie en su sistema para quemarlo porque nadie se asocia con él, nadie le lanza balones largos para que desborde. En definitiva, el mejor nueve del planeta esta desaprovechado en el sistema del italiano. Ronaldo no está al cien por cien, pero se encuentra cerca de estarlo física y mentalmente. Pero si tiene un equipo que no sabe lo que quiere, por supuesto que Ronaldo va a sufrir en el campo. El sargento del banquillo está tan confundido que en vez de haber sacado ayer a Ronaldo tenía que haber sustituido a Raúl por Beckham. Capello sabe que tenía que haber sustituido a Raúl, pero no se atreve. Con todo el dolor del alma por lo madridista que soy, lo mejor que le podía pasar al Madrid fue lo que le pasó. Así la gente se dará cuenta del error de apostar por el ‘no fútbol’.

[Hugo Gatti, por algo le llaman loco, en As]


Anteriores entregas [1] [2] [3]

Si te ha gustado, compártelo

Etiquetas:


2 comentarios (a día de hoy) en Gatti vs Capello (4)

  1. Doctor Broms says:

    Lo de Gatti con Capello es una persecución, pero empiezo a ver que igual tiene razón en el fondo (no en la forma que es de risa).
    Saludos.

     
  2. santote says:

    Vaya vaya, como hoy me he levantado inspirado voy a hacer una pequeña biografía del señor Hugo Gatti.

    Como toda persona que llega alto, sus comienzos no fueron nada fáciles, como buen madridista de toda la vida, nace en el barrio mas castizo de Madrid, Chamberí.
    A los cinco años su padre lo lleva a ver un partido de futbol, él todavía no había pegado una patada a un balón, pero aquel día su vida cambia radicalmente, “quiero ser jugador de futbol”, dijo el pequeño Hugo tras ver las maravillas que Alfredo di Stefano hacía sobre el terreno de juego, pero más aun le impresionó otro jugador, Alonso, campeón de formula 1, perdón, portero del Real Madrid. Otra anecdota que cuenta mucho es que aquel día dijo, “si el Madrid no gana la liga 2004-2005 al Barcelona de Rijkaard me pego un tiro en el centro de aquel campo”.
    Pasaron los años y mientras compaginaba los estudios de periodismo jugaba al futbol en las categorías inferiores del Real Madrid, pero no fue allí, sino en la Complutense, donde conoce a su gran amigo, Tomas Roncero, (del que hablaremos en otra entrega), allí, entre farra y farra en el bar de la facultad, porque tambien bebe, excepto cuando escribe artículos, aprenden una asignatura que no se aprende en la facultad, la de forofismo. Allí fue donde se forja la leyenda, el mito, la “cofradía del clavo ardiendo”, agrupación esta que pregona lo siguiente, “si algún día eres periodista y te gustaría que pase algo, escribelo muchas veces y desealo con mucha fuerza”.
    Posteriormente llega una de las partes mas desgraciadas de su vida, el Madrid lo cede a Boca Juniors, pero en una hábil maniobra de don Santiago Bernabeu, lo manda como ojeador a Sudamérica, aunque tambien juega como portero en la Bombonera e incluso llega a ser internacional Argentino, aunque con corazón español, como simpre demuestra, y sobre todo madridista, lo que ha sido toda la vida.
    Años después llega uno de sus grandes aciertos dentro de la secretaría técnia del Madrid, aunque todavía jugaba en Boca, desaconseja el fichaje de Maradona, y para ello él mismo le hace la prueba del algodón en un partido contra Argentinos Juniors.
    Tras llamarle gordo, y sacarle de quicio, lo humilla en la misma Bombonera, parándole 5 penaltys, 6 mano a mano, y deteniendo 10 faltas a la escuadra que Maradona con mucha suerte consigue lanzar, tras ese partido, la Fifa tiene que ceder y nominarle mejor portero de Argentina, de Sudamerica y del mundo pero ojo, no sólo por aquel año, sino para siempre, porque una actuación tan autosuficiente solo esta al alcance de un superdotado, un ser superior, (es curioso, Hugo ya era un ser superior antes de que llegara otro, muy amigo suyo por cierto, este era Florentino Perez),
    al final y como decía, el Madrid desecha a Maradona y se confirma que Hugo tenía razón, Maradona aparte de gordo tiene una suerte increible, no ya “casi marcandole un gol a él”, sino marcando con el culo un gol a Inglaterra años después.
    Años despues abandona su oficio de toda la vida y para el que tanto ojo clínico había tenido, la secretaría tecnica del Real Madrid, y pasa a ser periodista, que para eso lo estudió.
    Ya en España trabaja en diarios deportivos de primer nivel, Sport y Mundo deportivo, en ambos a la vez, ya que su pluma estaba muy cotizada, y se convierte en el brazo armado contra Florentino Perez, aunque luego se hace amigo suyo y le recomienda a Ronaldo con otra de sus célebres frases, “fíchelo, no está gordo, (a él le iban a contar lo que es gordo y lo que es flaco), pero déjelo que haga lo que quiera: que salga por las noches, que no se mueva durante el partido, que mete goles.
    Florentino, por supuesto, accede, pero sólo despues de que la Fifa le otorgue el segundo galardón de su carrera deportiva, “Mejor ojeador de futbol de la Historia, especialidad barriletes y gordos”.
    Ya en 2004-2005, salva su vida milagrosamente cuando iba a pegarse un tiro en el centro del Bernabeu porque alguien le dijo que el Barcelona había ganado la liga, mentira por supuesto, la liga la ganó él y sus consejos a Casillas, incluso, y en un hecho sin precedentes, lo sustituye durante todos los partidos que gana el Madrid aquella liga, que para algo es antiguo jugador del club, en los que pierde el club blanco, el portero fue Casillas no hace falta decir.
    Hoy buscado todavía por el gobierno, (para que juegue en la selección española, a ver si ganamos algo), sobrevive como periodista de fortuna, si usted tiene algún portero malo o delantero gordo, quizá pueda contratarlo (creo que este último párrafo se me parece a algo ya escrito, seguro que por Gatti).

     
Back to Top ↑