Qué mal se lo han tomado

Hay que ver lo mal que se ha tomado Sport que Cannavaro sea el ganador del Balón de Oro. Lógico. Habían hecho campaña por Eto´o y ahora van los estúpidos votantes y no sólo no se lo dan al camerunés, sino que prefieren a uno del Madrid.

Anoche, un poco después de que se filtrara la noticia, decía la web de Sport:

Marcaron goles fantásticos. El Barça conquistó con ellos la Liga y la Champions en un 2006 inolvidable. Su fútbol mágico les hizo merecedores de todos los elogios. Pero nada de eso parece haber sido suficiente para que Ronaldinho y Eto’o, entre otros, vean reconocida su calidad en la lista del Balón de Oro.

Hoy, ya en papel, podemos leer lo siguiente:

Lo de “injustamente” había que decirlo, no fuera que a algún lector le diera por pensar que, simplemente, hay un futbolista que ha recibido más votos que Eto´o y Ronaldinho y que, por tanto, se ha llevado con limpieza el premio. Nada de eso.

Muchos ríos de tinta correrán tras esta controvertida decisión de darle el Balón de Oro a Cannavaro. Para empezar, en esta edición el premio recae en el adalid del fútbol destructivo en contraposición del año pasado, cuando se apostó por el fútbol creativo. Los méritos de Cannavaro este año han sido ganar un Mundial con Italia y un ‘scudetto’ con la Juventus. Este último título desposeído tras el ‘Moggigate’. En todo caso, los mismos méritos que su ex compañero Buffon, por lo que no queda muy claro los motivos por los cuales se han decantado los votos por Fabio. Es más, defensas como Maldini o Baresi se han merecido en otros años mucho más el galardón que el central del Madrid. Ver a los cracks del Barça fuera del podio hace daño a la vista. Es cierto que el mal Mundial de uno y la ausencia del otro les han perjudicado, y mucho. Pero en todo caso los dos fueron claves en la obtención de la Champions, un título, por cierto, que perdió Henry, como también perdió la final del Mundial, como también la Premier League. Un perdedor en todo por encima de dos ganadores en todo. Cosas de la vida… [Javier Miguel]

El gran gurú del barcelonismo mediático, Josep Maria Casanovas, sale rápidamente al corte para desprestigiar el premio, desprestigiar a Cannavaro y pedir a los lectores que “nadie se traumatice”:

Vaya por delante que no tengo nada contra Cannavaro, pero me cuesta mucho entender que pueda reunir las virtudes que tienen que distinguir al Balón de Oro, o lo que es lo mismo, el mejor futbolista del año. Con esto queda claro que para nosotros es una sorpresa que el defensa italiano suceda en el palmarés de los número uno a Ronaldinho. Es como si comparáramos la 5ª Sinfonía de Beethoven con un hit-parade del verano. Hablando en términos futbolísticos, casi es un pecado colocar a un jugador que se distingue por su contundencia y fuerza, por encima de la clase o la técnica, en lo más alto del podio. No tenemos nada contra los defensas pero será bueno recordar que en el palmarés de tan prestigioso premio, en cincuenta años sólo lo había ganado un zaguero, pero un defensa que de verdad se merecía el galardón y lo consiguió en 1972 y 1976, el alemán Franz Beckenbauer. La elección del ex jugador de la Juventus y actualmente en las filas del Madrid responde a un criterio donde se ha tenido más en cuenta el palmarés personal –es campeón de Italia y campeón del Mundo– que sus cualidades individuales.

Si analizamos los tres primeros clasificados, nos encontramos que no figura ningún jugador del equipo europeo que ha conseguido en la pasada temporada el mejor palmarés, Liga y Champions. En efecto, Ronaldinho ha quedado rezagado a la cuarta posición -injusto a todas luces según nuestro criterio- mientras que Eto’o se ha caído al sexto lugar perjudicado sin duda por una lesión que le ha apartado de los terrenos de juego en las últimas semanas. Los cracks del Barca merecían estar más arriba pero está claro que la política manda y desde hace dieciséis años no repite ningún ganador. Otro que se ha quedado con las ganas de besar la gloria ha sido Henry, el eterno candidato que quizás ha dejado pasar la mejor oportunidad de ganar. Sin ningún título en el bolsillo, ser tercero por delante de Ronaldinho nos parece una injusticia. Algunos se cuestionarán también la segunda plaza del portero Buffon, con el mismo palmarés de Cannavaro, al que tampoco le ha pesado, como a su ex compañero, el descenso de categoría de la Juve por apaños arbitrales y demás.

Que nadie se traumatice por los resultados del Balón de Oro. Si se gana, fiesta y champán, caso contrario no hay que hacerse mala sangre. Lo cierto es que el Barca ya ganó sus dos grandes premios en la primavera, encadenar la Liga y la Champions fue una fiesta inolvidable y no nos preocupemos de la pedrea. Cuando votan tantos periodistas y de países tan lejanos, los criterios nunca son uniformes, nunca llueve a gusto de todos y los ‘lobbys’ a veces hacen milagros. En resumidas cuentas, Cannavaro se encuentra con un galardón que jamás podía soñar si se hubiese votado por encima de todo el talento y el ‘jogo bonito’. Aunque lo que realmente importa es que tanto Ronaldinho como Eto’o o Deco o Messi logren esta temporada los mismos títulos que la pasada y puedan volver a optar a estar entre los candidatos a este galardón individual.

Se olvida Casanovas, por cierto, de enumerar a Mathias Sammer, que en 1996 ganó el Balón de Oro tras proclamarse campeón de la Eurocopa jugando como líbero. Pero eso es lo de menos. Su discurso no tiene credibilidad alguna. Basta imaginar que el ganador del premio fuera Carles Puyol. ¿Escribiría Casanovas una columna para denunciar que es “casi un pecado” otorgarle el premio a “un jugador que se distingue por su contundencia y fuerza”? Evidentemente, no. ¿Y por qué hace un año, cuando el agraciado fue Ronaldinho, no protestó por la falta de criterio de esos periodistas “de países tan lejanos”? ¿Por qué no dijo entonces que “la política manda”? ¿De verdad que no es esto “hacerse mala sangre”? ¿De verdad cree que pueden tachar a otros de prepotencia después de columnas como esta? Qué mal se lo han tomado.

Artículos Relacionados

54 comentarios (por ahora) en “Qué mal se lo han tomado”
  1. Javier 17 noviembre, 2006
  2. ayr29 17 noviembre, 2006
  3. elfutbolistaenmascarado 17 noviembre, 2006
  4. Alex Escrivà 17 noviembre, 2006
  5. Doctor Broms 17 noviembre, 2006
  6. McCarran 17 noviembre, 2006
  7. Ikke Leonhardt 17 noviembre, 2006
  8. Louis 17 noviembre, 2006
  9. Javier 17 noviembre, 2006
  10. ayr29 17 noviembre, 2006
  11. Tom-Baker 17 noviembre, 2006
  12. Tom-Baker 17 noviembre, 2006
  13. nico 17 noviembre, 2006
  14. VON_PAULUS 17 noviembre, 2006
  15. Ikke Leonhardt 17 noviembre, 2006
  16. Ikke Leonhardt 17 noviembre, 2006
  17. VON_PAULUS 17 noviembre, 2006
  18. elfutbolistaenmascarado 17 noviembre, 2006
  19. Ikke Leonhardt 17 noviembre, 2006
  20. VON_PAULUS 17 noviembre, 2006
  21. McCarran 17 noviembre, 2006
  22. Ikke Leonhardt 17 noviembre, 2006
  23. SirWinstonChurchill 17 noviembre, 2006
  24. Ikke Leonhardt 17 noviembre, 2006
  25. elfutbolistaenmascarado 17 noviembre, 2006
  26. ayr29 17 noviembre, 2006
  27. VON_PAULUS 17 noviembre, 2006
  28. ADTeniense 17 noviembre, 2006
  29. santote 17 noviembre, 2006
  30. Jorge 17 noviembre, 2006
  31. Anonymous 17 noviembre, 2006
  32. Alex Escrivà 17 noviembre, 2006
  33. Anonymous 17 noviembre, 2006
  34. Anonymous 17 noviembre, 2006
  35. dieguitoalias 17 noviembre, 2006
  36. dieguitoalias 17 noviembre, 2006
  37. MOLKEREI 17 noviembre, 2006
  38. santote 17 noviembre, 2006
  39. santote 17 noviembre, 2006
  40. ayr29 17 noviembre, 2006
  41. Javier 17 noviembre, 2006
  42. Doctor Broms 17 noviembre, 2006
  43. McCarran 17 noviembre, 2006
  44. VON_PAULUS 17 noviembre, 2006
  45. Kinkanom 17 noviembre, 2006
  46. Louis 17 noviembre, 2006
  47. MOLKEREI 18 noviembre, 2006
  48. Javier 18 noviembre, 2006
  49. White Rabbit 18 noviembre, 2006
  50. Javier 18 noviembre, 2006
  51. otropuntodevista 18 noviembre, 2006
  52. marcianko 18 noviembre, 2006
  53. santote 19 noviembre, 2006
  54. santote 19 noviembre, 2006