Una parodia de bombero-pirómano

Lluis Mascaró, ferviente defensor de Joan Laporta, publicó el pasado domingo un artículo en el que cargaba contra Albert Pujol, ex director del Museu del Barça.

Regreso al periódico tras dos días de fiesta. Abro mi correo electrónico. […] Hay un e-mail que me llama especialmente la atención por el título: “Denuncia contra el Presidente y la Junta Directiva del FC Barcelona por graves actuaciones”. Tras comprobar que no conozco al remitente, Albert Pujol, hago un doble ‘click’ sobre el icono y me aparece un folio firmado por el ex director del Museu del Barça. Ya está liada, pienso. Y no me equivoco…

El pasado 9 de mayo, el club despidió a Pujol tras 22 años como empleado de la entidad blaugrana. ‘Motivos estructurales’ provocaron la destitución […] El viernes, tras seis meses de silencio, el ex empleado anunció unas explosivas declaraciones contra el “aparato ejecutor” que le ha desposeído del cargo y denuncia una “trama oscura” que, dirigida por Laporta, ha invadido el Barça en forma de lo que él denomina ‘Elefant Negre’. Albert Pujol asegura que el próximo martes aportará ante los periodistas datos sobre las “graves actuaciones económicas y de toda índole” que esta directiva está “perpetrando contra la entidad”.

Entiendo que un trabajador que se siente injustamente reemplazado utilice todas las herramientas que tenga a su alcance para exigir –si procede– una compensación moral y económica. Sin embargo, las insinuaciones realizadas por el ex director del Museu van más allá de una simple venganza y tienen todos los condimentos para convertirse en una nueva arma arrojadiza contra la imagen del presidente. Si Albert Pujol tiene pruebas de que Laporta y su junta han cometidos irregularidades, que acuda directamente a los juzgados. Pero que no utilice a los medios de comunicación para poner, otra vez, el ventilador en marcha.

Pujol ha respondido a Mascaró:

Sr. Mascaró. Usted dice que no me conoce a pesar de haber tenido el honor de colaborar con su prestigioso diario en infinidad de ocasiones, en horas incluso fuera de mi tiempo laboral. Ahora mismo se ha abierto al público, aunque silenciada por el club, una macro exposición de 600 m2. ideada y ejecutada por mi, dedicada a la prensa, en la que SPORT ocupa un destacado lugar, ilustrado en estrecha colaboración con su Empresa, aunque usted – Director Adjunto – no se entere.

Sr. Mascaró, yo a usted si le conozco muy marcadamente. Precisamente porque leo la prensa deportiva a diario desde hace muchos años y jamás he visto un caso como el suyo. Desde que accedió al poder el actual Presidente del FC Barcelona, usted utiliza su columna en el diario Sport, casi en exclusiva, para su ídolo JAN. Desde actuar como biombo si este se queda públicamente en calzoncillos y ponderar la democracia de los Patronos de Franco, a convertirse oficialmente en desactivador e intimidador oficial externo contra los turbios enemigos ocultos de su protegido. Una parodia de bombero – pirómano, con la manguera a favor del Clan Laporta y el lanzallamas contra los disidentes, aunque como en mi caso se trate de un trabajador del Club.

Olvidando el pilar elemental del derecho romano, sentencia antes de oír al acusado sin tan siquiera conocer las pruebas. Cuando sepa usted la versión real, no me cabe duda de que sentirá lástima y vergüenza ajena, como mínimo. Soy socio del Club y además de a los tribunales me dirijo a los socios para evitar futuros “hechos consumados”. En este aspecto, le ruego no me aconseje usted ninguna vía que desconoce. Tampoco manipule hablando en mi nombre de “venganza”.

Yo le conozco a usted Sr. Mascaró porque soy antiguo cliente y lector de Sport y como tal le confieso que me siento decepcionado con el producto que nos cuela crónicamente fuera de la línea impecable del diario. No olvide que usted es en definitiva un empleado como lo era yo. Es patético y lamentable que tras dos días de fiesta pagados, un Director con tantos asuntos acumulados, dedique toda una contraportada de domingo de partido del Barça a un trabajador caído y expropiado de su empleo y del pan de su familia.

Me recuerda el procedimiento utilizado en la época por el Sr. Badia, que luego fue recompensado con cargo y sueldo deslumbrante. Si algún día cae el mentado y le llaman a usted para sustituirle, a pesar del “ofertón”, le recomiendo no caiga en la tentación. No se fíe. Allí no hay entrañas para nadie. Al más puro estilo soviético.

Y ya que usted se toma la libertad de indicarme lo que tengo que hacer, yo me permito hacer lo mismo con usted. Vuelva a ejercer su profesión sin dependencias sospechosas. Escriba abiertamente para sus clientes y lectores y siguiendo el verdadero espíritu deportivo, democrático y sin cadenas que brinda su diario, del cual hoy su familia y usted comen. Yo ya no puedo decir lo mismo.

P.D. En la convicción que mi carta será censurada y no publicada en el diario Sport, transmito mi respuesta a todos los medios de comunicación, así como a las Peñas y otros sectores del barcelonismo.

La Libreta Las odas a Jan de Mascaró

Artículos Relacionados

16 comentarios (por ahora) en “Una parodia de bombero-pirómano”
  1. Ikke Leonhardt 15 noviembre, 2006
  2. ayr29 15 noviembre, 2006
  3. Doctor Broms 15 noviembre, 2006
  4. Anonymous 15 noviembre, 2006
  5. McCarran 15 noviembre, 2006
  6. Bodi 15 noviembre, 2006
  7. Doctor Broms 15 noviembre, 2006
  8. Bodi 15 noviembre, 2006
  9. ayr29 15 noviembre, 2006
  10. McCarran 15 noviembre, 2006
  11. dieguitoalias 15 noviembre, 2006
  12. McCarran 15 noviembre, 2006
  13. VON_PAULUS 16 noviembre, 2006
  14. Louis 16 noviembre, 2006
  15. VON_PAULUS 16 noviembre, 2006
  16. JoseCR 16 noviembre, 2006