La diferencia entre ‘no ver’ y ‘no querer ver’

Hace 15 días leíamos en Sport y Mundo Deportivo que Van Nistelrooy había entrado en “la historia negra del fútbol, la de los tramposos” por palmear un balón en el área pequeña. Hoy esos mismos periódicos alaban la “picaresca” de Leo Messi, que “volvió a disfrazarse de Maradona”. La diferencia, claro, es que el árbitro de anoche, humano, “no vio” la mano del argentino, y el del Madrid-Deportivo, comprado, “no quiso ver” la de Van Nistelrooy. Lo de siempre.

Y en As, lo mismo pero a la inversa:

El Madrid es, a una semana vista, favorito, a salvo de que la euforia precipitada le confunda (el paseo de Calderón ante la hinchada fue un mal presagio en ese sentido) o que la ‘troupe’ de Sánchez Arminio se saque todavía algo de la manga. Ayer la ‘troupe’ de Sánchez Arminio dejó pasar una mala maradonada de Messi. Gol con la mano, protesta colectiva del Espanyol, que ya había visto cómo el linier marcaba estrechamente con su banderín a Luis García. Pero ni eso le alcanzó al Barça. [Alfredo Relaño / As]

Eran las 22:47 de la noche de ayer, 9 de junio, cuando Van Nistelrooy empató el partido en La Romareda. A las 21:46, el Barça era campe el Madrid, pura decepción y el Espanyol, un monumento al coraje, a la rabia de quien se veía derrotado por las fuerzas del mal. En el 47 vivimos un estallido. Empató el Madrid a dos. Los jugadores de Valverde no supieron de ese tanto, no les dio tiempo. Pero algo sobrenatural iluminó a Rufete, que le metió a Tamudo un balón al hueco, preciso, perfecto. El Zaragoza no había sacado de centro cuando el 23 perico (23 en honor a Michael Jordan, otro artista) vio el pase, se abrió hueco entre la zaga azulgrana, citó a Valdés y lo venció con un toque maravilloso. El ¡gooooool! se oyó hasta en la Luna. Por lo que supuso y por el momento en que llegó: al final, sin que el Barça pudiera reaccionar. Ni el árbitro. Porque al Barça le metieron el árbitro y su asistente en el partido. De una manera salvaje y atroz. Tamudo ya había marcado, esta vez aprovechando el pase de otro de sus grandes socios, De la Peña. El Barça achuchaba con más excitación e interés que fútbol. El linier que cubría su ataque ya se había equivocado señalando dos fueras de juego inexistentes a Tamudo y Luis García. El 0-1 fue inanulable, que si no… El partido se iba hacia el descanso con el Espanyol controlándolo cuando Messi, el que se sintió Maradona aquella noche con el Getafe, quiso serlo también en la trampa: manotazo ante la salida de Kameni, en un balón rebotado. Brazo extendido al máximo. La mano se vio en la Luna también. No Rodríguez Santiago, no su auxiliar. Un escándalo más en una historia preñada de ellos con el Barça de protagonista enchufado. [Tomás Guasch / As]

Artículos Relacionados

28 comentarios (por ahora) en “La diferencia entre ‘no ver’ y ‘no querer ver’”
  1. santote 10 junio, 2007
  2. Nacho2 10 junio, 2007
  3. peter 10 junio, 2007
  4. Garrincha 10 junio, 2007
  5. McCarran 10 junio, 2007
  6. peter 10 junio, 2007
  7. McCarran 10 junio, 2007
  8. Robert Martínez 10 junio, 2007
  9. Gabriel 10 junio, 2007
  10. peter 10 junio, 2007
  11. CHICO 10 junio, 2007
  12. Tony Soprano 10 junio, 2007
  13. Louis 10 junio, 2007
  14. peter 10 junio, 2007
  15. DRJ 11 junio, 2007
  16. santote 11 junio, 2007
  17. santote 11 junio, 2007
  18. Louis 11 junio, 2007
  19. jorge 11 junio, 2007
  20. Kinkanom 11 junio, 2007
  21. santote 11 junio, 2007
  22. Louis 11 junio, 2007
  23. santote 11 junio, 2007
  24. Louis 11 junio, 2007
  25. santote 11 junio, 2007
  26. Louis 11 junio, 2007
  27. santote 12 junio, 2007
  28. Rey Sombra 12 junio, 2007