Qué divertido es el periodismo deportivo


Escrito por Louis | 8 de octubre de 2007

no image

Atrincherado como Ignatius

La relación de Bernd Schuster con el periodismo empieza a parecerse a la de Ignatius J. Reilly con la humanidad. Ambos se sienten agraviados por una conjura de los necios. Igual que Ignatius sólo se relacionaba con sus iguales («Y como no tengo iguales, no me relaciono con nadie»), Schuster se sacude las opiniones periodísticas como la cola de una vaca espanta las moscas porque no las considera «cualificadas» para dirigirse a él. Es verdad que entre un entrenador del Real Madrid y un periodista deportivo ha de haber, en principio, una diferencia en la cualificación proporcional a la distancia entre ambos sueldos. Pero no es menos cierto que, según se desinfla el Madrí y sufre para sobrevivir apenas ante el descontento general, Schuster se va atrincherando en una almena desde la cual, antes que rectificar, acabará arrojando calderos de aceite hirviendo a hinchas escamados y cronistas unánimes en la crítica. Así, arrogante de cualificación, terminará recordando a aquel conductor del chiste que, habiéndose metido en dirección contraria, pensaba que eran todos los demás con los que se cruzaba los que se habían equivocado.

[David Gistau en El Mundo]

PD- Me anticipo al primer comentario: ¿Qué tiene de malo el artículo? En principio, nada. Sólo quiero recomendar La conjura a quienes aún no la hayan leído. Hacen mal.

Si te ha gustado, compártelo

Etiquetas: ,


16 comentarios (a día de hoy) en Atrincherado como Ignatius

  1. José Oscar says:

    Por un lado, entiendo a Schuster: aquí todo dios sabe un huevo de fútbol, y si es un tío sensible y le afecta lo que se puede llegar a escribir de él, puede acabar en el psiquiatra.

    Por otra parte, se supone que quien elige ser entrenador de fútbol (o todavía peor, árbitro) sabe que va a oir en su vida todo tipo de barbaridades, por lo que no entiendo muy bien los comentarios lastimeros del alemán.

    Este artículo me ha recordado otro, excelente, de Hernan Casciari, que también está relacionado con el fútbol. En él contaba contaba como, al preguntarle a Assunçao si no le molestaba que le algunos espectadores le hicieran muecas de mono cuando saltaba al campo, contestó: “La gente va al campo a hacerme muecas y para eso paga 35 euros. Yo voy al campo a hacer goles y me pagan; me pagan para eso y para ver cómo la gente hace el mono”.

    Para mí, una respuesta ejemplar. Y Schuster debería tomar nota. Yo no sé si, estando en su caso, soportaría mejor que él la presión, pero es que nunca se me ha ocurrido meterme a entrenador. Eso sí, tengo claro que esta va incluida en el sueldo.

    Recomiendo, finalmente, todo el artículo de Casciari (y, de paso, todo el blog): el artículo se llama “Prohibido decir negro de mierda en este estadio” y el enlace es

    http://www.orsai.es/2005/03/prohibido_decir_negro_de_mierda_en_este_estadio.php

    Un saludo

     
  2. David Álvarez says:

    A mí con La conjura creo que me pasa lo mismo que con Schuster: a ratos me encanta y a ratos me parece un auténtico desastre. Cruzo los dedos por que termine como el libro. Como el libro conmigo, me refiero, que casi creo que me gustó más de lo que lo detesté.

     
  3. Leon says:

    Un libro delirante e imprescindible.

     
  4. Nogod says:

    Si, pero Schuster, precisamente, cuando aparecía en “El Rondo” no avisaba de que él no era periodista profesional, ni rehusaba opinar como tal (de hecho, llegó a decir que él no pondría a Raúl y tal, que no tenía sitio en el Madrid, que gracia recordar aquello hoy en día, impagable). De hecho, criticaba todo lo que le deba la gana y tal.

    No obstante, según él, los periodistas no pueden valorar el trabajo de un entrenador, porque no lo son ¿? Ahora para ser periodista investigador de la economía sumergida, tienes que trabajar en un taller clandestino.

    Aquí todo el mundo opina, pero se molesta cuando se refieren a él.

     
  5. Nogod says:

    Curioso, la “Shimon and Schuster” fue una de las editoriales que rechazó publicar la novela.
    http://es.wikipedia.org/wiki/La_conjura_de_los_necios

    Coincidencia? No creo jeje

     
  6. Antonio says:

    Todos tenemos un poco de Ignatius, no hay otra forma de sobrevivir en una sociedad tan competitiva como ésta. Que lo sepa Gistau, Ignatius no era un villano sino un héroe.

     
  7. Rey Sombra says:

    A mí es lo que más miedo me da de Schuster, que se le calienta la boca con mucha facilidad y que parece estar permanentemente cabreado con los periodistas. Tiene que saber que está en el RMadrid y que le van a comer la cabeza un día sí y otro también y si en octubre está así con los medios…esperemos a que llegue mayo. Los perioedistas son muchas veces lo peor y a veces se merecen una mala contestación pero de entrada ir contra ellos…malo.

     
  8. Pasando revista says:

    Schuster, si quiere hacer carrera en el Madrid, debe irse acostumbrando a la Prensa de la capital. Y eso es duro. Manejarles, no entrar al trapo, pasar de las polémicas que crean para rellenar muchas páginas de periódicos y muchos minutos de radio y así sucesivamente.

    El ejemplo claro es el de las rotaciones. Se quejan los amigos periodistas de que no se puede rotar tanto porque el equipo no termina de cuajar (mentira… Aguirre en Osasuna y Juande el pasado año en el Sevilla demostraron que no tienen porqué), pero es que a Queiroz, esos mismos periodistas, lo mataron por jugar siempre con los mismos y llegar a abril con la lengua fuera.

    Haga lo que haga, será crucificado si no se consigue la “excelencia” que han vendido.

    O Bernardo aprende a llevar eso o se las darán por todos los lados.
    Y que rece porque los prisaicos no monten una de sus campañitas para acabar con él. Entonces, estará sentenciado.

     
  9. Louis says:

    @ Nogod

    Qué bueno. Ahí hay un código Da Vinci.

     
  10. Nogod says:

    @Louis

    Por lo menos, je je.
    Ya sé que es una chorrada, pero me pareció curioso.

     
  11. S.S.R. says:

    A mí lo que me ha sorprendido es la frase: “Es verdad que entre un entrenador del Real Madrid y un periodista deportivo ha de haber, en principio, una diferencia en la cualificación proporcional a la distancia entre ambos sueldos”.

    Vamos, que la “diferencia en la cualificación” no depende, en términos generales, de que uno haya estudiado para ser entrenador y otro para ser periodista, sino de lo que cobran ambos en sus respectivas empresas.

    Igual he entendido mal el sentido de la frase, pero en principio me reafirma que los periodistas cada vez nos lo tenemos más creído…

     
  12. Pasando revista says:

    Ya les gustaría al 90% de los entrenadores de Primera tener el sueldo de José Ramón de la Morena.

     
  13. McCarran says:

    @Pasando revista
    Ya le gustaria a De la Morena tener mi vista

     
  14. dieguitoalias says:

    ya le gustaría a de la morena tener el título de periodista…

     
  15. José Oscar says:

    Y ya me gustaría a mí tener bien a la vista a la morena de enfrente…

     
  16. Matallanas says:

    La conjura de los necios acecha en cada esquina. Y hay que saber bandearla para que no te contagien, para que no te desquicien y no consigan su propósito que no es otro que caer en la necedad. Es complicado, muy complicado. En el mundo del fútbol es casi imposible si eres entrenador del Real Madrid o de la selección española…

     
Back to Top ↑