Un futuro lastrado por la metrosexualidad

Un aeropuerto cualquiera, un día de finales de este verano. Los encargados de controlar que los pasajeros no accedan con líquidos o geles en cantidad superior a la permitida piden a un joven que abra un neceser. Del interior del estuche afloran una veintena de productos cosméticos que los vigilantes consideran demasiado para subir a un avión. “Tiene que dejarlos aquí”, le dicen a su propietario. El joven se queja de manera visible, con el argumento de que esos líquidos y geles cuestan más de 200 euros. El joven en cuestión es Giovani dos Santos, una de las promesas de la cantera del Barcelona. La anécdota no pasaría de esa categoría si no fuese porque ilustra una de las preocupaciones que miembros del cuerpo técnico y de la directiva del Barça mantienen en torno al internacional mexicano: Giovani muestra gestos de cierto vedettismo, impropios de alguien que lleva apenas unos minutos jugados en Primera División. Fuentes bien informadas aseguran que la directiva aceptaría “una oferta razonable” para vender a Giovani el próximo verano.

[Fabián Ortiz, el lado oscuro, en As]

Artículos Relacionados

15 comentarios (por ahora) en “Un futuro lastrado por la metrosexualidad”
  1. santote 16 octubre, 2007
  2. McCarran 16 octubre, 2007
  3. Pasando revista 16 octubre, 2007
  4. Doctor Broms 16 octubre, 2007
  5. santote 16 octubre, 2007
  6. Ricardo 16 octubre, 2007
  7. Capitán (tan) Argento 16 octubre, 2007
  8. ignashevich 16 octubre, 2007
  9. Parra 16 octubre, 2007
  10. dieguitoalias 16 octubre, 2007
  11. VON_PAULUS 16 octubre, 2007
  12. Pasando revista 16 octubre, 2007
  13. chino 16 octubre, 2007
  14. T-Mac 17 octubre, 2007
  15. J4ime 24 octubre, 2007