Qué divertido es el periodismo deportivo


Escrito por Louis | 31 de diciembre de 2007

no image

‘O Rei’ de los bragapañales

Robinho ha pasado unas vacaciones muy caseras. Cuidando de su novia, Vivian, y de su hijo, Robson de Souza Filho. Se le cae la baba con el pequeño. Está volcado en todas las tareas del bebé (baño, biberones, montar la cuna…) y la mejor que se le da es la de cambiar los pañales. En casa le llaman el ‘rey de los fralda’ (bragapañal en Brasil). Parece ser que tiene habilidad con las manos, que es mañoso, paciente y se desenvuelve bien en el quita y pon de los complicados pañales. Los hay más torpes. Así que ya sabemos que tiene otro talento a parte de dominar el balón con los pies. ‘O Principe’, como se le conoce en su país, es un padrazo. Lo de las cuarenta ‘camisinhas’ (preservativos) ya es historia. Sí, esa supuesta fiesta que se corrió con algunos compañeros de la selección tras su brillante actuación en Maracaná. Esta historia le hace gracia. Tanto se ha dicho de la fama de fiestero que tiene este chico que en Santos, su ciudad, no se le ha visto por la calle ni por la playa en todas las Navidades. Estos días es verano en Brasil. Hace mucho calor. El termómetro marca los 38 grados. Las playas están que no cabe ni una sombrilla. Los amigos de Robinho le han estado esperando. Pero el madridista se ha quedado en casa. Tan sólo salió un día para jugar un partido con su amigo y piloto de Fórmula Uno, Felipe Masa. Acabó el partido y se fue para casa.

[Ulises Sánchez-Flor, qué lado tan humano, en Marca]
Si te ha gustado, compártelo

Etiquetas:


3 comentarios (a día de hoy) en ‘O Rei’ de los bragapañales

  1. Robert Martínez says:

    Pedazo de artículo.

     
  2. JoseCR says:

    Te cagas…

     
  3. x says:

    He empezado a leer este artículo sin fijarme en el autor y he pensado que sería de Tomasín, se ve que crea escuela el chico…

    La verdad es que no se que tiene de noticiable que Robinho le cambie los pañales a su hijo y pase las navidades en casa.

    Este artículo, con perdón por la expresión, me parece una soberana mierda, tanto servilismo me da asco.

     
Back to Top ↑