¿Crisis? ¿Qué crisis?

Gracias a Don Quijote no hay manchego que acepte en su vocabulario el verbo rendirse. Así es Juande Ramos. Nativo de Pedro Muñoz, pueblo de Dulcineas y quesos irrenunciables. No hace falta ser alemán para trasladar esa grandeza de espíritu al banquillo de mi amado Madrid, club mitológico gracias a la labor impagable de otro manchego eterno e irrepetible: Don Santiago Bernabéu (Almansa, Albacete, 8-6-1895). Juande es un soplo de aire fresco. Es el Del Bosque que en 1999 aterrizó en idénticas circunstancias (Schuster era el Toshack de la época) y seis meses después levantaba la Champions en París con tres centrales sin bombo pero con platillo: Iván Campo, Helguera y Karanka. Casualidad o no, anoche Juande de La Mancha probó con Metzelder a la derecha, Salgado a la izquierda y Ramos y Cannavaro de escudo protector. Hay entrenador, hay sistema, líneas juntas, organización en el campo, defensa ajustada, portero feliz y sin trabajo (Casillas recuperará este sábado la titularidad y el duende extraviados). Y arriba continúa El Inmortal. El mejor delantero que existe en Europa, le pese a quien le pese: Raúl González Blanco. Eterno. I love you.

Dicen que comió con Juande dos veces antes de firmar con Calderón. Pues sí. ¿Algún problema? Raúl se dedica a pensar por y para el Madrid mientras otros buscan su ocio alejados del fútbol y del compromiso vital. Raúl sólo vive para su familia (cuatro hijos, tres Champions), y sólo parará cuando haya dibujado los mejores números de la historia. Anoche sumó dos golazos a su cuenta interminable. Van 304. A sólo tres de Di Stéfano, The Legend. Suma 64 en la Copa de Europa. Nadie tiene más. Pero sólo son números. Su grandeza está en el corazón. Por más que sus detractores le busquen fecha de caducidad, él sigue sembrando la semilla de la próxima victoria. No quiere disfrutar, sólo ganar como si fuera un psicópata del éxito. Se empacha cada vez que escucha el himno de la Champions y siente el pálpito mágico del Bernabéu. En su piel se huele el aroma de la deseada Décima. En su aliento se intuye la embestida del toro bravo. Barça, prepárate. El Galáctico lleva el 7 y no envidia a Messi. El argentino es bueno, pero jamás ganó la Champions. Raúl le puede susurrar el sábado cuál es el camino…

[…] Entiendo el fiasco del Barça ante el Shakhtar. Iban de blanco y ya intuían el aterrizaje de su histórico verdugo. El cagómetro disparado. Nos temen. Juande ha despertado al Quijote Vikingo. ¡Adelante!

[Tomás Roncero, con la Olivetti, en As]

Artículos Relacionados

18 comentarios (por ahora) en “¿Crisis? ¿Qué crisis?”
  1. Nacho 11 diciembre, 2008
  2. Jon 11 diciembre, 2008
  3. Alvaropmr 11 diciembre, 2008
  4. Javi 11 diciembre, 2008
  5. subjetivo 11 diciembre, 2008
  6. HombreRevenido 11 diciembre, 2008
  7. Electropantera 11 diciembre, 2008
  8. Alvaropmr 11 diciembre, 2008
  9. raul_Joiner 11 diciembre, 2008
  10. Alvaropmr 11 diciembre, 2008
  11. subjetivo 11 diciembre, 2008
  12. Alvaropmr 11 diciembre, 2008
  13. Rey Sombra 11 diciembre, 2008
  14. Alvaropmr 11 diciembre, 2008
  15. Andres 11 diciembre, 2008
  16. Kinkanom 11 diciembre, 2008
  17. Sci-Fi Rino 11 diciembre, 2008
  18. Dreu 11 diciembre, 2008