El regreso de garganta profunda

El Madrid está viviendo una crisis deportiva e institucional desde el verano del 2003. Una profunda crisis que podía haber hecho saltar por los aires la Casa Blanca si el Barça no hubiera pecado, durante dos temporadas, de falta de profesionalidad en el vestuario y de autocomplacencia en el palco. […] En el Barça esto no hubiera pasado. Porque el club blaugrana tiene un presidente que mantiene su proyecto deportivo desde el primer día. Con altibajos y graves errores, sí, pero siempre con la misma idea futbolística. Y con sólo dos entrenadores: Rijkaard y Guardiola. Diferentes, pero iguales. Con distintos métodos, pero con el mismo objetivo. El holandés ganó dos Ligas y una Champions en sus tres primeros años y sólo su falta de mala leche le privó de seguir sumando títulos. Pep, con la misma plantilla, ha regenerado la ilusión y el placer por el espectáculo. Todo, gracias a la apuesta firme y decidida de Laporta.

[Lluis Mascaró, la voz de su amo, en Sport]

Artículos Relacionados

17 comentarios (por ahora) en “El regreso de garganta profunda”
  1. Maese Threepwood 11 diciembre, 2008
  2. Javi 11 diciembre, 2008
  3. raul_Joiner 11 diciembre, 2008
  4. Luis Filipe Madeira 11 diciembre, 2008
  5. Robert Martínez 11 diciembre, 2008
  6. al_pr 11 diciembre, 2008
  7. Dr. Maligno 11 diciembre, 2008
  8. pez 11 diciembre, 2008
  9. Javier 11 diciembre, 2008
  10. Pedroguindi 12 diciembre, 2008
  11. pinguino 12 diciembre, 2008
  12. mondo stropitzio 12 diciembre, 2008
  13. Vega 12 diciembre, 2008
  14. El pecador de la pradera 13 diciembre, 2008
  15. Javier 14 diciembre, 2008
  16. metalhead 14 diciembre, 2008
  17. subjetivo 14 diciembre, 2008