Neymar: de marcar época a tener perfil ‘robinhesco’

Ignoro si Neymar jugará en Europa el próximo invierno, el próximo verano o en 2014. Tampoco sé si lo hará en el Madrid, en el Barcelona o en cualquier otro equipo. Lo único que tengo claro es que Tomás Roncero, que se frotaba las manos hace solo unos meses con su fichaje, ha cambiado de discurso.

[7-VII-2011] Rosell decidió hibernar el sueño del crack del Santos hasta 2012 en vista de que los 45 millones de su precio son ahora un muro imposible de saltar. Y en esas, apareció el Madrid. Con dinero y con la palabra del chico para firmar de blanco, aunque sea después de tumbar al Barça en el Mundialito de diciembre (posibilidad excitante, no lo olvidemos). […] Entiendo la preocupación de Rosell por evitar lo inevitable. Llega tarde. Neymar jugará en el Madrid. Y él lo sabe mejor que nadie… [Tomás Roncero / As]

[14-VII-2011] Neymar tiene encanto y se le ve diferente, y no me refiero a su corte de pelo mohicano. Neymar va a marcar una época y el chico quiere escribirla en el Bernabéu. Me da igual ahora o en enero, tras quitarle al Barça el Mundialito de Clubes. Neymar será la gran estrella del Mundial de Brasil 2014 y ahí el Madrid no debe dejar escapar la presa. El Barça lo quiere para 2012 porque no tiene un duro ahora ni para pagar las fotocopias en color. A Florentino no se le va esta oportunidad. Neymar apunta al blanco. Sí o sí amigos. [Tomás Roncero / As]

[10-XI-2011] Neymar ha preferido el Santos al Real Madrid. Desde el punto de vista de imagen, podría considerarse una derrota institucional al no haber conseguido esta vez la chistera mágica de Florentino el fichaje de un futuro Galáctico (todavía no lo es). Se habían creado muchas expectativas en torno a este chaval y la mayoría dábamos por hecho que tras los Juegos de Londres sería el nuevo anti-Messi. Pero seamos sinceros. Ni a la afición madridista ni a Mourinho y, ni siquiera al propio Florentino, les va a dejar sin horas de sueño la decisión tomada por el crack de la cresta. Las encuestas no engañan. Neymar no era un fichaje querido por el madridismo. Sus declaraciones ambiguas hacia el Barça, sus bailes y su perfil robinhesco le situaban en el filo de la sospecha. Pagar 60 millones de euros por un adolescente que lo mismo acaba en estrella que en fiasco, suponía una locura. El Madrid ya tiene a la verdadera estrella del fútbol mundial que se llama Cristiano Ronaldo y un futuro garantizado con Higuaín, Benzema o Di María. Eso sí, ¡y pensar que por éste no vino el Kun en verano…! [Tomás Roncero / As]

Artículos Relacionados