Se hace camino

“Caminante, son tus huellas el camino y nada más;
caminante, no hay camino, se hace camino al andar”

El pasado domingo, en su columna de la última de ‘Marca’, Sara Carbonero atribuyó a Serrat unos versos de Antonio Machado.

En Twitter, de inmediato, el lógico cachondeo inicial derivó en el linchamiento propio de esta red social cuando hay un famoso de por medio.

Horas más tarde, cuando la web del diario incorporó el texto (hasta entonces solo presente en la edición impresa), corrigió la cita e incluyó a Machado y no a Serrat, lo cual implicaba reconocer el desliz de Carbonero.

El tema saltó a los portales, incluso a algunos de información general, y engordó tanto que Iker Casillas tuvo que salir al paso en su Facebook el domingo por la noche…

… Y ya el lunes Marca.com desagravió a la columnista con una nota titulada “No hubo error de Sara”:

Como siempre, en los seis domingos que lleva escribiendo en MARCA, Sara Carbonero escribió la estrofa de una canción para empezar el texto. Es una original manera de arrancar su artículo, con la letra de una canción, no de un poema. […] Como siempre también, Sara citaba entre paréntesis al intérprete de la canción, en este caso Joan Manuel Serrat, no al autor del poema. […] Por un error involuntario, MARCA sustituyó en la versión on line al intérprete, Serrat, por el autor, Machado, sin consultar a nuestra compañera ni considerar su costumbre de empezar los artículos con una estrofa. Pedimos disculpas. El error no fue de Sara, fue de MARCA.

Vale. Aceptamos barco. Tampoco es una cuestión de estado.

Lo que sí merece una lectura es que la mencionada nota de Marca.com lamente que la “crónica valiente y arriesgada” de Carbonero (recordemos, una pieza en la que reclamaba el “Balón de Oro Humano” para su novio, Iker Casillas) “despertara anacrónicos estereotipos. Pero triunfó el periodismo y se lo agradecemos”.

“Triunfó el periodismo”. Uau.

En la nota también se asegura que la columna dominical de Carbonero “se ha convertido en uno de los textos de referencia de los aficionados al deporte de nuestro país”.

Pues mire, no. Por ahí ya no paso.

La columna de Sara Carbonero no es referencia de nada. En todo caso, es una referencia morbosa. A buen seguro, mucha gente le echará un ojo para ver qué dice la novia de Iker sobre Cristiano o sobre el propio Iker. Pero… ¿”texto de referencia de aficionados al deporte”? Y solo le han hecho falta “seis domingos”, oiga. Qué barato se ha puesto ser “referencia”.

Creo que, a estas alturas, nadie se escandalizará si, desde este humilde blog, deslizamos la posibilidad de que Sara Carbonero debe su trayectoria profesional más a su físico que a su preparación. No deja de ser una sospecha, vaya; pero esos estereotipos, señores de Marca, también conviene revisarlos.

Artículos Relacionados