Hay lo que hay

“Vanderlei ya sabe lo que tiene. Descontados los galácticos (algunos de los cuales ya no son lo que eran) y Morientes, lo que queda es ese grupo que se vio en Valladolid. El vaciado de la plantilla que inició Florentino tras la salida de Del Bosque no se ha visto correspondido por una buena cosecha de la cantera, ni siquiera una cosecha regular. Así que lo que queda es eso, y da para lo que da: para aguantarle mal que bien un cero a cero al Valladolid, con cinco defensas”

(Alfredo Relaño en As)

"Coherencia, equilibrio"

“El equilibrio que le falta al Madrid, desde hace muchos meses, no lo darán ni el director técnico ni el entrenador nuevo por más ilusión que le pongan desde el despacho y desde el banquillo. ¿Dónde se consigue el equilibrio en un equipo? En el centro del campo. ¿Qué es lo que no tiene el Madrid? Un centro del campo coherente, que por juego de posición y características distintas de sus integrantes consiga lo que manda en el fútbol actual: capacidad de creación y capacidad de repliegue y recuperación de balón en la zona del campo más importante de todas”.

(Johan Cruyff en su temida tribuna semanal de La Vanguardia)
Publicidad

Tráfico de niños

No sé si será debido a los tormentones internos (uno, otro, otro más y los que quedan), pero el Marca viene algo canino últimamente. De As, en cambio, rescatamos cada día más cosas. Hoy hablan de promesas, más y menos prematuras.

Dice Hugo Gatti que “los campeonatos juveniles no son mucho más que un negocio para los representantes, que acuden a estos eventos para ver si sacan algún jugador que se pueda vender en Europa, donde está el negocio. En lo futbolístico, las figuras sólo son proyectos. La de los 20 es ahora una edad de formación y rara vez los técnicos de las selecciones mayores se fijan mucho en esos planteles”.

“Ya es difícil acertar con juveniles como para acertar con alevines”, añade, en el mismo periódico, Paco González. En este caso, habla a propósito de un niño camerunés que el Barça ha intentado levantarle al Valencia.

“Esta especie de pederastia futbolística debe ser consecuencia de lo vacíos que están algunos cargos en el organigrama de un club. El secretario técnico o director deportivo de turno oye hablar del nuevo Maradona de turno de no sé qué equipo, y se lo acaba vendiendo a su presidente para fardar de que tiene controlado hasta el último recién nacido de este planeta. Estúpido, pero comprensible. Lo que se entiende peor es que todavía haya presidentes que piquen y que piensen que eso es trabajar para el futuro de su club.”

As > Paco González: Pezqueñines no, gracias

As > Hugo Gatti: Más que fútbol, es un negocio

As > El Barça quiso robarle el niño camerunés al Valencia

"Calidad colectiva"

“Está claro que tenemos una gran calidad, yo diría que impresionante, pero nos falta calidad colectiva. Eso es lo que hay que intentar mejorar, y no lo arregla el fichaje de un jugador sino la llegada de un entrenador y de un director deportivo, como ya ha sucedido”

(Arrigo Sacchi en la Cope)