Artículos sobre Domenec-Garcia

No nos gusta tu opinión

Esta semana, Manolo Sanchís osó discrepar de una opinión de Zinedine Zidane. El entrenador del Real Madrid había dicho que, cuando Bale, Benzema y Cristiano Ronaldo estén “al cien por cien, la idea es que jueguen ellos”. Sanchís explicó en la Cope que ese discurso no le parecía adecuado: “Zidane no tiene que defender a tres jugadores sino a 24. Es un mensaje equívoco porque los tres de arriba pueden pensar que van a jugar hagan lo que hagan y los que vienen por detrás, justo lo contrario: que no van a jugar”.

Enseguida, las fuerzas vivas se movilizaron. ¿Conocen esa célebre cita de “No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo”? Pues justo lo contrario. Josep Pedrerol, para empezar, dedicó a Sanchís su editorial de ‘Jugones’ en la sobremesa:

Seguir leyendo »

Campeón de chiripa

Un club que gana la Liga marcando menos goles que el segundo y encajando más que el segundo y el tercer clasificados y que, además, despide al técnico triunfador son signos que mueven a pensar que ha ganado la Liga de chiripa. […] El despido de Capello, si se confirma, supondrá un desprecio implícito al título conquistado.

[Domènec Garcia, quitando méritos. en Mundo Deportivo]

Ellos no han ganado la Liga: se la hemos regalado nosotros

El menos malo ganó la Liga después de que sus seguidores hayan pedido la cabeza de su entrenador media docena de veces, de buscarle sustituto sin éxito, de pañoladas sin límite, de incontables ayudas arbitrales y de tener un presidente pendiente de los juzgados para saber si su cargo era definitivo o interino. [Domènec Garcia / Mundo Deportivo]

La Liga no la han ganado ellos, se la ha puesto en bandeja su máximo rival. […] Ver a Calderón celebrando el éxito produce cierta vergüenza si tenemos en cuenta que no cree en su propio entrenador que juega un fútbol que no gusta a nadie. Esta Liga no la ha ganado el mejor, si no el menos malo. [Josep Maria Casanovas / Sport]

El Barça ha regalado la Liga, lo cual no quiere decir que el Madrid no se la haya merecido. El que la gana siempre es el que más se la merece. […] Pero no hay que caer en el desánimo porque no acaba ningún ciclo. El Real Madrid ha ganado la Liga y, por lo tanto, hay que confiar en la continuidad de su presidente, Ramón Calderón, de Fabio Capello, de Guti y de Raúl. Es la mejor garantía para que la Liga 2007-2008 sea nuestra. [Pitu Abril / Mundo Deportivo]

La Liga no se perdió ayer, se ha tirado durante muchos meses. […] La Liga se ha tirado, en definitiva, por culpa de todos. [Joan Maria Batlle / Sport]

El Madrid ganó ayer la Liga y el que conquista el campeonato de la regularidad siempre es el mejor. El Barça lo tuvo en su mano y lo perdió, lo tiró, lo regaló. [Santi Nolla / Mundo Deportivo]

El Fifarato

¿Es posible criticar a la prensa de “la meseta” por decir que Villar ayuda al Barça y, acto seguido, acusar a Villar de ayudar al Madrid? Por supuesto. Doménec García, columnista de ese diario de calidad llamado Mundo Deportivo nos demuestra hoy que sí. Sport abunda en el tema.

Así, parece que las gestiones llevadas a cabo por la FIFA, que normalmente acostumbran a perjudicar a los clubs y a beneficiar a las selecciones, en esta ocasión benefician a un club, el Madrid, y por ‘contagio’ al Sevilla. Algo realmente sospechoso, teniendo en cuenta que Joseph Blatter, presidente del organismo internacional del fútbol, declaró en su momento que “el Real Madrid era más que un club, una misión”. De cualquier forma, la cuestión es que el Madrid está consiguiendo salirse con la suya una vez más, como siempre gracias a las ‘ayuditas’ que llegan desde los despachos. [J. A. Martínez / Sport]

Cuentan leyendas de la meseta castellana que el FC Barcelona es el gran beneficiado por las prebendas federativas y que Villar ha favorecido y favorece al Barça desde la sombra. Eso son, por supuesto, cuentos y leyendas para justificar tres años de fracasos de Real Madrid y nada más. Porque por la misma ley se puede decir ahora que si el Real gana esta Liga es por los favores arbitrales que ha recibido. El último, como se recordará, la mano de Van Nistelrooy contra el Depor que propició el primer gol -el más difícil- de la victoria madridista. Pero, yendo más allá, aquella mano suponía también la quinta tarjeta amarilla para el delantero holandés, que le hubiera privado de jugar en Zaragoza y marcar dos goles decisivos para el 2-2 final. Van Nistelrooy debió ver el encuentro de La Romareda desde la grada o por televisión, pero nunca en el campo.

Ahora aparece la Federación y su presidente para interceder ante la FIFA (y ésta ante la CFB) para que Robinho pueda jugar ante el Mallorca. Y lo consigue. Curioso: la prensa madridista ha ocultado el nombre de Villar en este asunto, que ha sido presentado como una gestión directa entre el Madrid y FIFA. ¿Reconocer que Villar trabaja para el Real? Jamás de los jamases.

Pues así es. Villar ha trabajado para el Real Madrid y de manera muy eficiente. En cambio, no ha movido un dedo para que también pudieran jugar otros que estaban en el caso de Robinho. Sólo citaremos un ejemplo, el del Villarreal, que se juega en Sevilla participar en la próxima Copa de la UEFA y que ha perdido tres figuras para esta última jornada: Matías Fernández (Chile), Peña (Bolivia) y Forlán (Uruguay).

El domingo habrá alguien que no pertenece al Real Madrid tirando del carro de La Cibeles. Y con mucha fuerza, por cierto. [Domènec Garcia /Mundo Deportivo]

Valen por uno de Astruells

Se echa de menos que Andrés Astruells no haya publicado en Mundo Deportivo ese artículo que escribe cada vez que el Madrid se despierta contento un lunes (sacan pecho, inspiran ternura, no le han ganado a nadie, qué batacazo se van a llevar, etc). En su lugar, no obstante, encontramos en este diario dos artículos calcados con los mismos argumentos que habríamos encontrado en el de Astruells.

Efectivamente, el Barça ganó el clásico (y quizá media Liga). Lo ganó después del partido. Cuando Calderón echó sus cuentas galácticas y proclamó que sumando los 21 puntos de casa tenían ya el torneo en el saco. Para ello cuenta el eufórico presidente con doblegar a Valencia y Sevilla. Al igual que sucedió tras ganar al Barça (2-0) en la primera vuelta y golear al ‘difícil’ Steaua (1-4), han vuelto a lanzar las campanas al vuelo. Guti es ahora la ‘quintaesencia’ del fútbol después del ‘recital’ del Camp Nou, aunque no se repare en que de las siete derrotas del campeonato, en seis jugaba de titular el fino mediocampista. De este espejismo se han contagiado también los jugadores y al Nàstic, según los pronósticos merengues, le espera el domingo una oleada de fútbol y goles. Como el ‘baño’ que le dieron al Barca. En Madrid ya hace tiempo que los empates se celebran como épicas victorias continentales, pero los números se empeñan en decir que están más cerca de quedarse fuera de la Champions que del líder.

Esta euforia mediática y de club no se distingue, sin embargo, en la calle. En los corrillos sólo se habla de Messi, del relevo de Capello y de las listas negras que Calderón filtra para sobrevivir a las críticas. El cuarto año consecutivo en blanco planea con fuerza a poco que el Barça aparque sus profundos follones para junio. El Barça está irreconocible con respecto al equipo de hace dos años. Conserva el estilo y el áurea de campeón, pero eso no es suficiente sin una autocrítica a tiempo de Rijkaard, los cracks y el resto de vestuario. Sería un sonoro ridículo que el Barça no ganara esta Liga en la que todos quieren ser el segundo. Que recuerden que aún no han ganado a nadie. [José María Artells]

Pues sí, se lo han creído. A juzgar por los comentarios leídos y escuchados procedentes de Madrid allí están convencidos que empataron el sábado en el Camp Nou por méritos propios. Sueñan con un nuevo Real, por aquello de la autogesitón que han comenzado sus jugadores. Y han descubierto a Guti como medicina, aunque, según hemos comprobado, ha sido titular en seis de las siete derrotas que ha sufrido el Real en esta Liga.

Ignoran, seguramente, que el empate del Camp Nou fue propiciado sólo por el desbarajuste táctico del Barça, en el que destacó sobremanera un Oleguer calamitoso, que cometió un penalti y se autoexpulsó.

De no haber sido por la generosa táctica del Barça, con sólo tres defensas, Márquez y Deco perdiendo balones a destajo en el centro del campo y jugando más de un tiempo con diez, el Real no hubiera siquiera empatado. Su operatividad la propició los errores individuales y tácticos del Barça. Por ejemplo, no marcó gol alguno de jugada: el primero fue una ‘asistencia’ de Thuram, el segundo de penalti y el tercero de falta.

Por eso sorprende que tras el 3-3 digan que a partir de ahora van a ganar y encima a jugar bien. Lo que no han hecho en toda la temporada. ¿Por qué? ¿Por Real Decreto? Si es por el encuentro del Camp Nou, no hay incidio racional alguno que les permita ese estado de euforia desmesurada.

Claro que en medio del desierto no es fácil hallar una rosa como la que le brindó el Barça. El domingo, ante un Nàstic con cinco defensas, las líneas bien juntas y un marcador sobre Guti volverán a la realidad. Sobre todo si no reciben del árbitro alguna ayudita como ocurrió con el penal no señalado de Diarra a Ronaldinho. O sea, el 4-3. [Domènec Garcia]