Artículos sobre Eduardo-Inda

Limpieza

Hace siete meses, cuando Marta Domínguez fue detenida y puesta a disposición de la justicia dentro de la ‘Operación Galgo’, el diario ‘Marca’ se apresuró a dictar sentencia: “Marta también era mentira” [clic en la imagen para ampliar]. Como el género informativo se le quedaba corto, Eduardo Inda -entonces director del periódico- ignoró la presunción de inocencia de la atleta y dispuso un juicio sumarísimo que acabó con la mencionada condena.

En su proceso express paralelo, Inda puso en duda los logros deportivos de Domínguez en lugar de apuntar al principal cargo en su contra: el suministro de productos dopantes a otros deportistas. Sin embargo, Domínguez difícilmente podía haber sido detenida por “ser mentira”; el código penal español castiga a quienes trafican o fomentan el dopaje, no a quienes consumen sustancias prohibidas. Sólo unos días más tarde, un editorial del diario se refirió a los detenidos como “los dopados de Castilla y León”.

Seguir leyendo »

Tronos y tronados

:: La gran pregunta no es cuántos partidos habrá visto a Neymar el que ha escrito en la portada de ‘Marca’ que “el brasileño intenta [en la Copa América] el asalto al trono azulgrana como mejor jugador del mundo”. La gran pregunta es cuántas copas llevaba encima.

:: Eduardo Inda no pierde de vista a Ramón Calderón. El director de Veo 7 (¿?) firma hoy en ‘El Mundo’ una página sobre el ex presidente del Real Madrid. La fotografía escogida difícilmente podría ser más inquietante:

Seguir leyendo »

Esto es todo, marquistas

Hoy es el último día de Eduardo Inda en Marca. Se va por la puerta grande (?), con una nueva y originalísima reedición de su gran aportación al periodismo deportivo español: el “canguelo”.

Nunca te olvidaremos, Eduardo. Adiós, marquista.

El diploma de Inda

No es ningún secreto que el Estudio General de Medios es como las elecciones: todos ganan y nadie pierde. A la habilidad de las emisoras de vender los datos como más les conviene se suma la dudosa fiabilidad de un sistema basado en encuestas y que, paradójicamente, refleja subidas constantes en todos los medios pese a que los datos de ventas, mucho más fríos, indican que cada vez se compran menos periódicos.

Así, hoy tenemos a Sport y Mundo Deportivo presumiendo ambos de ser líderes (uno entre los culés, el otro en Cataluña) y al diario Marca dando un pasito más. Eduardo Inda apura sus últimos días y hoy, como si fuera el rey Juan Carlos, nos concede en páginas centrales un bonito diploma, rubricado de su puño y letra, en el que nos acredita como ‘marquistas’.

[Click en la imagen para ampliar]

Campillo, te están dejando el listón muy alto.

La profecía de Von Paulus

Se supone que, tras conocer el cese de Eduardo Inda, debería escribir algo y, a poder ser, algo interesante. Siento decepcionaros. Creo que ya he dicho todo lo que debía y no quiero repetirme. Hoy sólo diré una cosa. Y además, ni siquiera es mía.

Hace casi cuatro años, cuando Eduardo Inda sustituyó a Alejandro Sopeña en la dirección de Marca, escribí en Diarios de Fútbol una entrada dando cuenta de la noticia. Yo no tenía referencia alguna de Inda, que según me enteré en ese mismo momento, procedía de la dirección de ‘El Mundo de Baleares’. En cambio, hubo otros que le vieron venir. El primer comentario de aquella entrada estaba firmado por Von Paulus, un viejo y beligerante comentarista también de este blog (y menos denostado de lo que él debe de pensar). Su comentario fue el siguiente:

#1 Von Paulus dijo,
2 julio 2007 10:14 pm
Eduardo Inda accedió a la dirección de El Mundo/El Día de Baleares como agradecimiento a los servicios prestados en su día a un tal Jaume Matas, hombre fuerte del PP en les illes y presidente del gobern balear. Sería interesante conocer la opinión que tienen de él los propios trabajadores de aquella redacción, lo ‘dirigidos’ que han estado desde un despacho de Madrid y la caída en picado de calidad que ha sufrido su diario.
Ahora, con su ascenso a Marca queda clara la nueva dirección que tomará el diario. Si Sopeña lo convirtió en una rèplica del Qué!, Inda es capaz de hacer de él un bastión del españolismo más rancio en clave deportiva y acabar de convertirlo en un medio al servicio de quien mande en el Real Madrid. Que no tiene porque ser Calderón precisamente.

Sencillamente profético.