Artículos sobre Emilio-Perez-de-Rozas

El centrista Casillas

Hay gente que se levanta cada mañana con unas irreprimibles ganas de ofenderse.

Eurocopa de naciones 2008. Qué pereza. Qué poco gancho. Qué pinta de centro tiene todo eso. Qué poco se ama desde la periferia esas cosas. Y qué poco nos ayudan a amarlas. […] Y no hablo de política, hablo de que la selección española de fútbol siempre ha tenido, por sus directivos, por sus presidentes, por supuesto, a veces por sus seleccionadores e, incluso, por sus jugadores, capitanes o líderes, cierto regusto rancio, poco acogedor, poco cómplice, poco de todos. […] Y, claro, cuando empieza la competición o juegan bien, o enamoran, o arrasan o nos aburren y acabamos cambiando de canal. Si, encima, llega el gracioso de turno, esta vez el ya mítico Iker Casillas, tan bueno él, tan español él, tan centrista él, tan madrileño él, tan castellano él y al presentar a Puyol nada menos que a Esperanza Aguirre va y le dice (en broma, sííííííííííííí, ya sé, en broma, ¡qué gracioso él!) eso de “ojo, presidenta, que éste es catalán”, pues qué quieren que les diga. Que va a ser que no. Que ni tiene gracia, ni nos lo merecemos ni, por supuesto, se lo merece Puyol, que menudo uno para partirse la cara por esa zamarra.

[Emilio Pérez de Rozas, su bilis, en Sport]

PD-Aún no ha debutado España en la Eurocopa y ya hemos leído por primera vez el adjetivo “rancio”. Se abre la veda de los textos pseudopolíticos que denuncian el carpetovetonismo de la Selección.

Eliminados por chulos

Ya no hay triplete, como no hubo ‘tetraplete’. Pobres chicos, ya no se llevarán esa prima que el presidente, otro modesto, otro que no tiene abuela, les prometió nada más ganar, con autoridad, sí, en el Camp Nou. Estamos a mediados de enero y el Real Madrid, y a fe que lo siento, ya ha perdido dos de los cuatro títulos por los que peleaba.

El Sevilla les humilló en la Supercopa de España y el Mallorca, al que los blancos despreciaron desde el mismo sorteo copero -es más, fueron tan chulos que viajaron a Palma el mismo día de partido para tratar de llegar, ver y vencer, y perdieron; y ayer, pretendieron ganar con los suplentes–, los dejó anoche en la cuneta en el torneo del KO. Cierto, les quedan los dos mejores bombones, pero esos también pueden estar envenenados.

El sobradito de Schuster y su fútbol resultadista, ese equipo de récord, necesitaba una derrota así. Una derrota en la que el rival se vistiese de Madrid y, aunque rojillo, basase toda su fuerza en la suerte, en la disciplina, en un portero fuera de serie -éste no se llama Iker Casillas, se llama Miguel Angel Moyà y es de Benisalem- y en un jugadorazo como Ibagaza, que hizo las veces de Van Nistelrooy.

El Madrid, qué mala suerte, murió ayer en el minuto 83. Su minuto preferido. Y murió después de jugar, posiblemente, uno de los mejores partidos de esta temporada.

[…] Me olvidaba. Anoche, Medina Cantalejo, el árbitro andaluz de este histórico Madrid-Mallorca (0-1), no se dejó engañar por los blancos, que hicieron un par de piscinas pletóricas en el área de Moyà, que se vistió de Casillas para enterrar el segundo sueño blanco. La prima del triplete disminuye. Y yo que lo siento.

[Emilio Pérez de Rozas, pura bilis, en Sport]

La carrera sin red de Schuster

Y así estamos, pendientes, de nuevo, de ‘la roja’ cuando lo que queremos es saber cuando va a volver a hacer cabriolas Messi, que filigrana hará Ronaldinho, que quiebro se inventará Henry, que eslalom protagonizará Abidal, que centro se sacará de la manga Giovanni y que remate con los ojos cerrados hará Bojan de espaldas a la portería rival.

Bueno, eso y ver cómo y cuando acaba la carrera sin red de Schuster en el Madrid, esa suerte heredada de Capello, ese ganar sin jugar bien, ese liderar un campeonato de la misma manera que lo conquistó, ese triunfar bailando sobre el cable, ese vivir del equilibrismo en lugar de trabajar en la dirección para la que fue contratado: jugar mejor que Capello. Y ganar, claro.

[Emilio Pérez de Rozas, pura bilis, en Sport]

Mira que hablar bien de uno del Madrid…

Eso de que ‘Ronnie’ no coloque a Eto’o entre los cinco mejores del mundo y sí a Cristiano Ronaldo, Kaká, Messi, Deco (que no es titular en el Barça) y Henry, me huele a cuerno quemado. Ni es limpio, ni es justo. Y es sospechoso. Eso de que Rijkaard elogie tanto, tanto, a Sneijder también es feo. Con decir que es muy bueno, tiene suficiente (¿lo pidió y no se lo ficharon?).

[Emilio Pérez de Rozas en Sport]