Artículos sobre Jose-Ramon-de-la-Morena

Gento, Calderón y Marca

1. La versión de El Larguero (justo al final del audio).

2. La versión de Marca:

El presidente del Real Madrid, Ramón Calderón, perdió ayer una vez más los nervios y protagonizó una bochornosa escena al abroncar, a gritos y en público, al secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky.

Ambos coincidieron el mesón Txistu: el presidente del Real Madrid comía allí con los veteranos del club y los directivos del Partizán; y Lissavetzky compartía mesa y mantel con Eduardo Inda, director de MARCA y Juan Ignacio Gallardo, subdirector del periódico. A Ramón Calderón no le sentó nada bien que el máximo dirigente del deporte español estuviera comiendo con el director de MARCA y también le pareció mal que este periódico concediese su principal distinción, el ‘Marca Leyenda’ a Paco Gento, sumándose a los merecidos homenajes que ayer se tributaban al seis veces campeón de Europa.

Los hechos se desarrollaron del siguiente modo: Gento recibió emocionado el ‘Marca Leyenda’ de manos de Inda con Lissavetzky, ‘viceministro’ del gobierno español en materia deportiva, como testigo de excepción. Tras agradecer la distinción, Gento volvió a reunirse con los veteranos y poco después, Eduardo Inda abandonó el restaurante para acudir a una reunión.

Apenas media hora después, cuando Calderón se iba del Txistu, se cruzó con Jaime Lissavetzky quien se dispuso a saludarle cortésmente. La reacción, vociferante y fuera de sí del presidente del Real Madrid, dejó estupefacto al secretario de Estado. ‘íEs indigno que te prestes a participar en este acto de MARCA!’ bramó muy nervioso Calderón, ‘íes una golfada!’ le gritó con absoluta falta de respeto y sin ninguna consideración hacia el político. ‘íYa sé que estabas comiendo con Inda! íYa sé que te ha invitado, pero no se le puede dar un premio a Gento de esta forma!’, añadió ante un Lissavetzky perplejo y que en todo momento mantuvo la calma.

En el restaurante se hizo un silencio gélido. Todas las miradas se dirigían estupefactas hacia Calderón, que siguió abroncando a Lissavetzky a gritos: ‘íEs una indignidad, una indignidad!’ repetía con acaloramiento mientras Paco Gento abandonaba cabizbajo la escena: el presidente le estaba destrozando el homenaje.

El episodio esperpéntico se prolongó durante varios minutos, hasta que Calderón decidió darse media vuelta y marcharse, dejando con un palmo de narices al secretario de Estado. Personas cercanas a Ramón Calderón explicaron que los nervios y la crispación del presidente se debían a la publicación (í!) de sus propias declaraciones efectuadas el lunes por la noche en El Larguero, aunque nadie de su entorno justificó, lógicamente, la indecorosa actitud que tuvo ante Lissavetzky.

Al final, Calderón se arrepintió de su actuación, desagradable y violenta, y telefoneó al secretario de Estado para pedirle disculpas. Lissavetzky, en un gesto que le honra, decidió no tomar en cuenta el irrespetuoso comportamiento del presidente y acudió al palco del Bernabéu, desde donde ambos presenciaron, con Gento entre medias, el partido de anoche ante el Partizán.

El chocolate que más le pone

A Alberto Contador le gusta mucho Melendi, y Joserra tuvo el detalle de llevárselo a la entrevista que le hizo el jueves por la noche y así, de paso, promocionar la cancioncilla que ha compuesto para Canal+. Pero el artista, parece ser, no estaba en condiciones. O, al menos, eso creyeron los técnicos, que corrieron a taparle con un play back.


share your files at box.net

El show de Alcalá

Qué divertido es leer la prensa deportiva, y que divertido escuchar la radio algunas noches. Como ayer, gracias al reportero más incisivo de la Cadena Ser, Juan Antonio Alcalá. Periodismo agresivo, siempre al pie del cañón.

[Escuchad primero el audio marcado como 1 y luego el 2, aunque aparezcan al revés en el player]

PD – Quiero ser como Casillas.


Get your own Box.net widget and share anywhere!