Artículos sobre José-Vicente-Hernaez

Sonrisa profidén

El ingeniero [Pellegrini] también dejó en el banquillo al del brazalete, al que se le veía saltar al campo con una sonrisa profidén más falsa que un billete de veintidós euros cada vez que el equipo metía un gol. Sin duda lo hacía con el propósito de que todos pensáramos que es el primero en animar a los compañeros, que no le molesta la suplencia, que juega en equipo. No me importa que trate de hacérnoslo creer siempre que lo haga desde el banquillo.

[José Vicente Hernáez en Gol]

[Gracias, Diego]

Josevi VS Mascaró

Los de ahí arriba están al borde del colapso mental. Y eso me tiene preocupado. No dejan de decir incoherencias y no sé yo si eso se debe al calor o a los fichajes de Kaká y Cristiano Ronaldo. Por cierto, ¿es verdad que el niño que le fue a pedir el autógrafo a Kaká el día de su presentación era Messi? Es que no lo pude ver bien.

Dos mil años y un día después, aún hay que aguantar que alguien te diga en serio que el Real Madrid ‘utilizó todas las artimañas posibles, rozando el límite de la ilegalidad, para ‘robarle’ a Figo a un desconcertado Gaspart’.Como digo, un día de estos voy a llamar a mi amigo Jack Nicholson para ver si aún tiene influencia en la clínica aquella y me puede reservar cien (o más) habitaciones para el personal, a fin de que les rieguen la maceta a sus horas.

No entiendo cómo a estas alturas de la película se puede hablar en serio de ‘robar’ (y menos aún al friki de Gaspart) cuando ellos son los menos indicados para dar ejemplo a nadie. A estos tipos les dijeron un día que el que avisa no es traidor y se lo tomaron al pie de la letra. Un traidor es un traidor. Siempre.

[José Vicente Hernáez, el de ahí abajo, en Marca]

Calvin Klein y Tony Soprano

Esta ha sido una buena semana para los de ahí arriba, aunque el alirón de la Liga lo han cantado malamente. Una lástima. Pero que se vayan preparando porque la próxima temporada lo van a tener más difícil.

Para empezar, se retira Medina Cantalejo. Lo van a echar bastante de menos. Y no lo digo por lo sucedido en El Madrigal ni por perdonarle la expulsión a Touré Yaya en la final de Copa por ese impresionante corte de mangas con el que se recreó tras marcar el gol del empate, sino por los méritos contraídos a lo largo de la temporada. Que son muchos.

Lo van a tener difícil de verdad porque Florentino Pérez (si es que gana las elecciones) ya los tiene de los nervios sin bajar del autocar, como Helenio Herrera. No hay más que ver la violenta reacción de Calvin Klein, perdón, de Laporta. Le ha entrado el baile de san Vito sólo de pensar que Leo Messi o Iniesta pueden terminar vistiendo un día de blanco. Cosas más raras se han visto en fútbol, desde luego. Lo más grande del caso es que nadie ha dicho una palabra al respecto y él, sin embargo, va y le dice en público, en tono amenazador, que ni se le ocurra tocarle un jugador. Como en Los Soprano.

¿Saben qué? Mucho título de Liga, mucho título de Copa, pero los gachós estos de ahí arriba siguen sin digerir el fichaje de Figo por el Real Madrid.

[José Vicente Hernáez, el de ahí abajo, en Marca]

Esos tipos que mean colonia

Después de esta exhibición del Real Madrid y especialmente de su capitán, seguro que algún mal pensado dirá que el Sevilla no lo dio todo, que no puso el menor interés en el partido, que para ese viaje no hacían falta tales alforjas. Cuando lo cierto es que el Sevilla lo dio todo. Alma, corazón y vida se dejó. Llevaba semanas preparando a conciencia este partido. Tanta ilusión había puesto en conseguir los tres puntitos que hasta renegó de los del Camp Nou. Ni luchó por empatar siquiera. Simplemente, se desentendió. Los dio por perdidos. Y total, ¿para qué? Los de ahí arriba le metieron cuatro chicharritos. Los mismos que le metió el Real Madrid pese a luchar como los caballeros de la Edad Media, a brazo partido y mandíbula apretada. Me pregunto, pues: ¿les habrá compensado? Como el fútbol es tan raro, digo yo que a lo mejor el otro día, a poco que hubiesen puesto un poquito de interés, lo mismo le habían hecho un roto a los gachós esos de ahí arriba, porque, como está demostrado, a nada que les tocas las pelotas y no les dejas jugar como ellos quieren tienen que recurrir a las ayudas arbitrales para sacar adelante los partidos (como pasó en Mestalla) y poder presumir de líderes. Bien empleado le está al Sevilla, en fin. No hay que fiarse nunca de las apariencias. Porque esos tipos que mean colonia soñaban con que iban a ser campeones en el Bernabéu y, en vez de ello, corren el peligro de pasar por el aro. Ya le rezan a Undiano.

[José Vicente Hernáez, el de ahí abajo, en Marca]

Como un jodido carretero

El heroico empate que el Valencia arrancó a los de ahí arriba pudo y debió ser una vitoria, pero el Séptimo de Caballería acudió otra vez al rescate de los de siempre. Qué aburrimiento, por Dios.

No sé qué es lo que hay que hacer para que les piten un penalti en contra. Si lo de Pepe a Casquero en el Bernabéu fue penalti y expulsión, ¿qué fue lo de Puyol a David Villa? Ya estamos otra vez con que si la abuela fuma. Pues claro que fuma. Como un jodido carretero, además. Tienen más trampas que una película de chinos.

Un minuto antes, para más inri, le habían hecho otro penalti a Silva que también se fue al limbo. Es el colmo. Los árbitros jamás les pitan nada en contra a los gachós esos cuando la cosa está entre Pinto y Valdemoro. Porque le pueden birlar un penalti (o dos) como en Getafe, sí, pero siempre cuando tienen el partido encarrilado. Cuando lo tienen jodido, como en Mestalla, una de dos: o le pitan a favor o se hacen los longuis.

[José Vicente Hernáez, el de ahí abajo, en Marca]