Artículos sobre Josep-Maria-Casanovas

Galán malo, galán bueno

[12-I-07] El día que Beckham anuncia su marcha del Bernabéu con el equipo roto y seis meses por delante en los que no tocará ni bola, la conclusión es que el inglés ha acabado siendo un perfecto sex-symbol, un hombre-anuncio, guapo, rico y con un ‘look’ que las enamora. Anuncios ha hecho muchos, para las más diversas marcas y en todos los continentes, pero títulos no ha conseguido ninguno. Eso sí, deja un rosario de escándalos y amantes. Su matrimonio con la pija Victoria tampoco le ha favorecido, ya que estaba más pendiente de la moda y de su corte de pelo que de los entrenamientos. Baste decir que futbolísticamente hablando, sus mejores años fueron los del Manchester United, ya que en Madrid cayó en las redes del marketing y así ha terminado, suplente de Capello y olvidado por la selección inglesa. Su carrera acabará donde de verdad le interesa, cerca de Hollywood, en Los Angeles, donde le aseguran un contrato con el que ganará más por imagen que por jugar al fútbol. [Josep Maria Casanovas / Sport]

[6-II-07] Cristiano, por su fútbol y por su imagen, es un crack mediático de muchísimo calado. Tiene pinta de galán de cine y se lo disputan para grabar anuncios. Por eso, el chaval y su representante son los primeros interesados en que crezca al lado de superfiguras que multipliquen todavía más su imagen de ganador. ¿Y dónde están los grandes cracks del momento? Pues en el Barça. En el Camp Nou, junto a Ronaldinho, Eto’o y Messi, Cristiano tendría el escaparate ideal para vender su fútbol espectáculo. [Josep Maria Casanovas / Sport]

La huída hacia delante del ‘Villarato’

Culpar a los elementos es un recurso tan antiguo como la competición misma. Todo mal perdedor, antes o después, echa mano de frases como: “No interesa que nosotros ganemos”, “Ellos tienen al poder de su parte”, “La competición está adulterada” o “Da igual lo que hagamos, el título ya está adjudicado”.

El papel de víctima pueden interpretarlo el Madrid, el Barça o el Valencia -según el momento de cada uno- a través de su correspondiente aparato de propaganda. El poder cómplice puede ser la Federación o el mismísimo Gobierno. El brazo ejecutor, por supuesto, son los árbitros, del clásico Emilio Guruceta al novel Carlos Delgado Ferreiro.

No hace falta viajar muy lejos en el tiempo. Parecía el máximo esplendor de la galaxia blanca, cuando realmente no era sino el principio del fin. Sport y Mundo Deportivo denunciaban una clamorosa conjura arbitral mientras As y Marca no miraban más allá de las florituras de Zidane o los goles de Ronaldo.

[17-02-2004] “Después del escándalo protagonizado por Valdano en el campo del Sevilla, sólo faltaba el robo al Valencia del domingo, con un penalty inexistente pitado en el último minuto, para certificar que el Madrid goza de todos los apoyos oficiales habidos y por haber. Por unos momentos, fue como si el tiempo diera marcha atrás y nos devolviera a la época de la dictadura, cuando desde el palco se apretaba el timbre del ordeno y mando. Lo que son las cosas, ahora que se cumplen treinta años del 0-5 del Barça en el Bernabéu, hay que pensar que hoy en día este resultado sería imposible porque algún árbitro lo evitaría. El Madrid sigue siendo el equipo del Gobierno, incluso más que nunca. Toda España clama contra los favoritismos arbitrales que le dan alas. Parece que haya órdenes de que no pueda perder en el Bernabéu. […] Mal asunto éste de los odios y los agravios comparativos generados por errores arbitrales que, por repetitivos y siempre con el mismo destinatario a favor, cuesta creer que sean sólo fallos humanos“. [Josep Maria Casanovas / Sport]

[18-V-2004] “Hay para todos y a la larga todo se equilibra. Y el victimismo castiga sobre todo al que lo practica, porque ofrece justificaciones para bajar los brazos (…) La Liga está preparada para que cada cual quede en su sitio, según su talento y su trabajo. El Madrid iba primero y ahora va para cuarto por su mala cabeza, no por tal o cual penalti bien o mal pitado.” [Alfredo Relaño / As]

Llega un día en que se invierten los poderes, cambian las tornas. Y el que pensaba que tenía al mundo en contra empieza a ganar. Y su rival, que tenía asegurado el título por decreto, empieza a perder. Entonces los favores clamorosos se convierten en errores humanos y puntuales. Los árbitros dejan de ser ministros de Satán para ser sufridos hombres que tratan honradamente de llevar a cabo una labor muy, muy difícil. En la otra acera, por supuesto, sucede justamente al contrario.

[28-04-2005]“Discutir un penalty de más o de menos cuando el torneo consta de 38 jornadas es absolutamente mezquino. Ellos, que han sido durante muchos años el equipo del Gobierno, antes de la democracia y también con el PP de Aznar, son los menos indicados para quejarse a estar alturas de los errores de los colegiados, que existen pero que son más o menos equitativos para todos” [Josep Maria Casanovas / Sport]

[29-I-2007] “Delgado Ferreiro quiere hacer carrera, y seguramente la hará, porque sabe lo principal: cómo equivocarse. No se trata de no equivocarse, sino de saber cómo equivocarse en caso de hacerlo. Se trata de equivocarse de manera que no moleste, sino a ser posible lo contrario, a tus jefes. Y a Sánchez Arminio y a Villar raramente les va a molestar que al Barça le saques de un apuro. Ellos saben que sólo el Barça les ayudó de verdad para mantener el momio, y los árbitros a su vez saben que quienes les van a hacer internacionales o negar esa condición son Villar y Sánchez Arminio. Así que para hacer carrera, ya se sabe. Recuerdo que Mejuto ya le dio al Barça un penalti fuera del área. Fue en el Camp Nou, contra el Atlético. Le designaron para el Mundial, al que no pudo acudir porque sus liniers estaban hechos una cochambre. En vista de eso el Mundial le correspondió a Medina Cantalejo, que le escalfó al Madrid la visita al Camp Nou (¿recuerdan el penalti de Roberto Carlos inventado, la expulsión de este, el penalti no señalado de Oleguer sobre Ronaldo?). Eso le valió a Medina como premio inmediato la final de Copa. Y al caerse Mejuto por el abandono de sus liniers, le dieron también el Mundial. Miel sobre hojuelas. Pero es lo que hay, y lo comentamos desde hace tiempo. Claro que el Barça juega bien, o jugaba bien por lo menos (y creo que volverá a hacerlo), pero es que se juega mejor con tantas protecciones. Los baches con arbitrajes protectores son menos baches. A veces llego a pensar que estos líos que se organizan con asuntos como el criterio para mostrar tarjetas o el fuera de juego posicional no tienen otro destino que crear una manga ancha que proporcione a los árbitros una gatera por la que justificar cualquier decisión. Porque, a la larga, sirven para barrer siempre en la misma dirección: en la del penalti de ayer”. [Alfredo Relaño / As]

Este último texto contiene las líneas maestras del denominado ‘Villarato’. Fue publicado el pasado lunes, pero condensa las ideas clave de esta teoría conspirativa (sobre la que ayer ya habló muy acertadamente Martí Perarnau) con la que, durante los últimos años, el diario As explica las razones profundas del ciclo triunfal del Barça, que coincide con el actual mandato del presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar. Porque, según esta teoría, los goles de Ronaldinho o Eto´o no son más que el tronco y las ramas. La raíz es otra, y está podrida.

Con el ‘Villarato’, As mata dos pájaros de un tiro: ataca a su archienemigo Villar y cuestiona las victorias del Barça, un mensaje que cala de inmediato entre su público madridista más forofo, encantado de leer en ese periódico las “verdades” que el resto calla. Se establece un vínculo sentimental que redunda en las ventas del diario y, a juzgar por los últimos resultados del EGM, la estrategia no está funcionando mal.

Huelga decir que el complot del ‘Villarato’ no tiene el más mínimo sustento. Hasta donde sabemos, se trata tan sólo sospechas elevadas a la categoría de trama. Y, como solemos decir aquí, una mentira repetida mil veces se acaba convirtiendo en verdad. Las únicas pruebas que aporta As son los errores arbitrales que benefician al Barça, sobre los que hay que poner el acento, aunque ello suponga obviar aquellos otros que le perjudican. El Barcelona-Celta del pasado domingo es un ejemplo palmario: pese a señalarse dos penaltis injustos, uno a cada equipo, Alfredo Relaño sólo tienen en cuenta el segundo.

El director de As, posiblemente, está llevando a cabo una gran labor empresarial, aunque sea a costa de hacerse un flaco favor a sí mismo y a su firma. A diferencia de otros personajes de perfil circense que pueblan la nómina de As, Relaño es hombre de amplia cultura futbolística capaz de regalarnos de cuando en cuando alguna joya. Lástima que haya decidido prescindir del rigor a la hora de embarcarse en esta huida hacia delante denominada ‘Villarato’. Hasta el nombre suena ya más a parodia que a denuncia. Al menos tenía razón en una cosa: “El victimismo castiga sobre todo a l que lo practica”.

Perarnau Blog | El Villarato: la teoría conspirativa del ‘periodismo de insinuación’

Un mercenario serio y profesional

[31-I-06] “El caso Saviola huele tanto que apesta. […] Es triste comprobar que para algunos jugadores el dinero es más importante que su carrera deportiva, parecen más peseteros que futbolistas. […] Un jugador que piensa sólo en la pasta, lo puede pagar caro en el futuro. En la vida puedes dar con suerte un atraco, pero entonces quedas marcado como un atracador. Y decimos todo esto porque el chaval nos parece un buen tipo que nunca habla más de la cuenta y que cuando juega lo da todo. […] A éstos, en mi barrio les llaman mercenarios“. [Josep Maria Casanovas]

[11-I-07] “La verdad es que la profesionalidad y seriedad de Saviola son elogiables”. [Josep Maria Casanovas]

La Libreta | Sport contra Saviola

Mirar para otro lado… o no

Cuando no rueda el balón y faltan los goles, el mundo del fútbol se queda cojo de noticias y de cualquier anécdota se pretende crear una polémica. A dos días de que se reanude la Liga, sin fichajes de invierno en el horizonte blaugrana, parece preocupar más el retraso de Ronaldinho y Deco que el partido del domingo en Getafe donde, además, se da la circunstancia de que los dos cracks brasileños no pueden jugar. Son ganas de crear una tormenta en un vaso de agua, de querer ver un volcán donde no hay ni montaña. Cierto que han llegado un día tarde, que su comportamiento ha molestado a una parte del vestuario, pero de ahí a pedir multas o sanciones media un abismo. Si todos los dolores de cabeza del Barca son este retraso, tranquilos porque significa que no hay problemas de verdad. Máxime cuando Deco avisó con antelación de su retraso debido a la hospitalización de su mujer y a Ronaldinho nadie le discutiría un día más de vacaciones teniendo en cuenta que no puede jugar en Madrid. Seamos serios, discutir la profesionalidad de dos jugadores que se han dejado la piel por el club por un tema como éste, son ganas de tocar la gaita. […] Uno de los secretos del Barça actual es la unidad del vestuario, que todos remen en la misma dirección, que no haya más celos ni envidias, que se lleven como amigos aunque por encima de todo sean profesionales. Los que deseaban en Madrid que con este ‘affaire’ se liara un escándalo en el Barça, se quedarán con las ganas. [Josep Maria Casanovas / Sport]

Deco y Ronaldinho, seguro, encontrarán excusas para justificar su retraso o, en su defecto, encontrarán a quien les excuse. […] Ahora, todos los que mandan en el club miran hacia otra parte como, desde fuera, los que no mandan, miran hacia otra parte tras haber visto la foto que ayer distribuyó el departamento de Turismo, Comercio y Marketing de Dubai. Junto a ella envió un texto en el que se daban detalles de la recepción ofrecida a la delegación del FC Barcelona que, con su presidente a la cabeza, había visitado la sede de la organización. Y, efectivamente, presidiendo el retrato estaba Joan Laporta y aunque la nota oficial, además de nombrar a los anfitriones, no reconocía a nadie más, nosotros sí pudimos advertir la presencia del suegro y del cuñado del presidente del FC Barcelona. Dos señores que no forman parte de su directiva sino de su familia. En fin, una instantánea que invita a la reflexión y que Joan Laporta, en sus tiempos de opositor, habría sabido manejar convenientemente para desgastar, con absoluta razón, al presidente de turno. Algo que ahora tampoco ocurrirá porque, hoy en día, la oposición del Barcelona está en el gobierno. Un gran mérito de Laporta, sí señor. Es Montilla, es Mas y no es ninguno de los dos. [Miguel Rico / Sport]