Artículos sobre Miguel-Serrano

¿Qué es poesía?

El autor de “Florentino de mi vida, que eres un ser superior” vuelve a deleitarnos hoy con su (al parecer) inagotable ingenio. ¿Quién dijo que segundas partes nunca fueron buenas?

¡Haaaaala Madrid! ¡Haaaaala Madrid! Campo de estrellas, donde crecí”. Así cantaba a voz en cuello Plácido Domingo el himno del Centenario blanco. Después de tres años en los que Calderón y sus nanines convirtieron el campo de estrellas en un erial, en el Bernabéu vuelve a escucharse el sonido de las campanillas. El Floren Team es como una Miss en traje de baño: tiene una pinta buenísima. Ahora hay que ver si también sabe hablar. Hasta al entrenador más tonto del mundo le costaría hacer que jugara mal un equipo con Kaká, Cristiano, Benzema, Xabi Alonso, Sergio Ramos y compañía. De momento, al Madrid sólo le falta jugar en verso y ese poema lo tiene que escribir Pellegrini. Para que se inspire, ahí va el mío:

Florentino ha culminado
rápido, en un periquete,
su nuevo campo de estrellas
para ganar el triplete.

Primero trajo a Kaká
y después fichó a Cristiano,
luego llegó Benzema
y un defensa valenciano.

De la olvidada cantera
Granero volvía el primero,
después repescó a Arbeloa
por muy poquito dinero.

Benítez se resistía:
“Xabi Alonso no está en venta”
Florentino ganó el pulso
y al séptimo hizo la cuenta.

Para sacar del equipo
a todos los tulipanes
llamó a la Guardia Civil
y hasta a los municipales.
Mandó a Huntelaar al Milan,
y a Sneijder a su vecino,
con Robben le vendió al Bayern
un melón que era un pepino.

A Pellegrini le ha puesto
una superproducción,
que gane y que juegue bien
o no se come el turrón.

Opciones tiene el chileno
y si el partido es sosote,
siempre le queda Raúl
para marcar de rebote.

Si las bicis de Cristiano
no enloquecen a la gente,
la diversión del estadio
la asegura Royston Drenthe.

El ‘Floren Team’ está hecho
para enamorar a Europa,
porque con este equipazo
no valen Liga ni Copa.

Era mejor que Messi y ahora es sólo un cojo

Marca, no hay duda, se sigue superando. La caída libre se acelera. Una cosa es el derecho a editorializar y otra bien distinta intentar lavar cerebros.

Durante semanas, el diario intento vendernos a Robben como un crack a la altura de Leo Messi. Se le ensalzaba como a nadie, se le colocaba en portada junto al argentino y se rebuscaban datos objetivos, por surrealistas que estos fueran, para justificar el status de Roben. Hasta el punto de que llegamos a leer, en una portada, que Robben daba más pases de la muerte que Messi.

[Click en la imagen para ampliar]

¿Por qué ha variado tanto la opinión de Marca? Las portadas que acabais de ver corresponden a los días 10, 11 y 12 de enero. ¿Sabéis cuál fue la del 13?

¿Todo va encajando, verdad?

Ahora resulta que Arjen Robben, el jugador que hace apenas seis meses era tan bueno como Messi, si no mejor, no era en relidad más que un estorbo. Y, litealmente, un “cojo”. Algo así podemos leer en la sonrojante portada de hoy, que hará sin duda las delicias de Florentino Pérez y Jorge Valdano, al igual que algunos de los artículos del diario:

Tengo la cabeza como el campo del Valencia que mestalla de tanto escuchar al personal jurar en arameo y poner a Florentino de gafotas para arriba por vender a Robben. Un mensaje para los que creen que pasaportar al rey de la camilla ha sido una cagada: no desesperen, todavía no ha pasado el reconocimiento médico. Igual soy yo quien va en dirección contraria, pero juraría que el traspaso de Robben es el mejor negocio de Florentino desde las torres de la Ciudad Deportiva. Y sé que el chico es un cañón cuando está sano, pero… ¿CUÁNDO ESTÁ SANO? Yo, como el calambur de Quevedo, entre la caja y el cojo, la caja escojo. Dicen que Pellegrini contaba con él. Seguro. Por eso ha sido titular en uno de los nueve partidos de pretemporada. Sus compañeros también están de luto. Sobre todo Higuaín y Raúl, a quienes no les pasaba un balón ni bajo prescripción médica. Y hablando de médicos, seguro que ellos también lloran la marcha de Robben. ¿En qué invertirán ahora el tiempo que le dedicaban en resonancias, ecografías y otras menudencias? No les digo nada de los fisios. Por fin podrán ir a dormir a casa después de dos años de desvelos. [Miguel Serrano/Marca]

El traspaso de Arjen Robben al Bayern de Múnich ha soliviantado a gran parte del madridismo. Muchos aficionados se posicionaron ayer en contra de que su equipo se desprendiera de un jugador con la velocidad, el desborde por banda y la capacidad para revolucionar un partido del extremo holandés. Respetando todas las opiniones, conviene profundizar en el análisis, retroceder un par de meses en el tiempo y recordar el aluvión de fichajes de Florentino. Cuando comenzaron a anunciarse las contrataciones de figuras mundiales como Kaká, Cristiano, Benzemá o Xabi Alonso, la gente, tras quedar boquiabierta en primera instancia, se hacía una pregunta: ¿De dónde saca el dinero el Real Madrid? ¿Cómo es posible que Florentino se gaste 249 millones en fichajes? En el traspaso de Robben ayer o de Sneijder anteayer tienen la respuesta. Para poder fichar cracks, el Madrid estaba obligado a vender jugadores. Y no a vender cualquier jugador, sino buenos jugadores, como Sneijder o Robben. Sólo así, ingresando 90 millones por 11 jugadores, han podido fichar a CR9 o Kaká. ¿Que con Sneijder y Robben el Madrid tenía mejor plantilla? Por supuesto. Eso lo saben perfectamente dentro del club. Pero es una quimera pensar en una plantilla con 23 de los mejores futbolistas del mundo. No hay presupuesto que sostenga eso. Y puestos a vender jugadores con cartel, los blancos han hecho un gran negocio con los 25 millones que ha pagado el Bayern. Nadie puede discutir la enorme calidad del genial holandés, como tampoco nadie puede discutir que Robben es muy frágil. Lo dicen los datos: en dos temporadas se ha perdido el 40% de los partidos de Liga (jugó 46 de 76) por las 9 lesiones musculares que ha sufrido, y no ha sido capaz de disputar más de 9 jornadas seguidas. Con semejante historial clínico, una ficha de 4,5 millones netos al año y buenas ofertas, estaba cantado que Robben acabaría saliendo. [Editorial Marca]

El domingo, por cierto, con el mismo diario, la cartilla para hacerse con la cazadora oficial del Real Madrid. No os lo perdáis.

Un poco de repelús

Tal vez porque Segurola está en los Mundiales de Atletismo, ayer fue Miguel Serrano (¡jaaarl!) quien escribió en Marca la crónica del Real Sociedad-Real Madrid. He aquí algunas de las perlas que nos dejó:

Mientras Pellegrini busca enchufes a los que conectar su nuevo Madrid, el brasileño [Kaká] iluminó a un equipo que aún y aun en obras enseña más que sugiere, como el escote de Yola Berrocal.

El partido languidecía como una balada de El Consorcio. Hasta que aparecieron Robben y Granero.

Palabrita del niño Jesús que no es manía persecutoria, pero ver a Torres y sobre todo a Drenthe ocupando las bandas de la defensa del Madrid da un poco de repelús. Y a veces de risa. Ya sé que su papel en el Floren Team será más corto que el de Cristina Tárrega en Torrente II, pero no dan el nivel.

Gago y Ramos, culpables

Ya sabíamos que en Marca sentó muy mal que a Sergio Ramos se le ocurriera rajar de Schuster en una entrevista a As. El sevillano es hoy uno de los señalados por este diario. El otro gran culpable es Fernando Gago.

Horrible Gago, que ha quedado retratado. Un futbolista así no puede jugar en el Real Madrid. Impresentable. [Roberto Gómez/Marca]

Una insistente pregunta ha martilleado mi cabeza durante toda esta temporada. Un interrogante que permite colegir que el Real Madrid está a años luz del Fútbol Club Barcelona. Una duda metódica que tiene poco de metódica y nada de duda. Una duda metódica que degenera en existencial si el que se la plantea es un madridista compulsivo: […] ¿Cuántos jugadores del Madrid serían titulares en el Barça? […] Casillas, Pepe y, con suerte, Lass. […] El resto es para llorar. La epítome de este bestial desequilibrio es un Sergio Ramos que no se puede comparar con Diego Alves [sic] so pena de perpetrar un delito de lesa futbolidad. Se mueven en magnitudes diferentes. Uno jamás se plantea cotejar un Rolls con un Renault Clio, ni un Jumbo con una avioneta, ni un Rolex con un Swatch, ni un Mac Donald’s con El Bulli. Sencillamente, no hay debate porque a nadie se le pasa por la cabeza que lo haya. Pues eso. […] Y lo del centro del campo es un escándalo monumental. […] Todo ello en el caso de que Gago sea un mediocentro porque servidor aún se pregunta de qué juega este chico o, mejor dicho, si juega. [Eduardo Inda/Marca]

Sergio Ramos es de los que piensa como yo que donde esté una buena corrida, que se quite el fútbol. Ya me entienden. Pero una cosa es que uno se pirre por el arte de Cúchares y otra es que se vaya a los toros con su equipo en pleno partido, por mucho
que le guste el toreo y por mucho que su equipo perpetre un fútbol que perjudica seriamente la salud. Eso es una faena. Bueno, dos, porque Cuqui ya se ausentó del Bernabéu para ir a Las Ventas el día del Valladolid y anoche reincidió. Estuvo, sí, pero de cuerpo presente. La afición, sabia y soberana, pitó al camero por manso y Juande mandó a Ramos a los corrales en el minuto 70. Sergio abandonó el coso por su propio pie, no hizo falta que saliera Florito con los cabestros. […] O hace un corte de mangas a sus palmeros y escucha a quienes le pueden enseñar, o se perderá para el fútbol. Entre los adoradores del Niño hay cantantes, toreros, folclóricas pero, sobre todo, hay periodistas. Y es que a esta profesión siempre le han faltado críticos y le han sobrado pelotas. [Miguel Serrano/Marca]

PD-No puedo estar más de acuerdo con esto último.