Artículos sobre Oda-a-Jan

El Barça no paga primas (II)

Tal y como adelantó ayer La Libreta de Van Gaal…

El Barça no pagará primas a terceros en esta recta final de la temporada. No entra en la filosofía de Laporta dar dinero a otros equipos para que cumplan con su obligación: salir a ganar. Así que los jugadores del Deportivo, del Zaragoza y del Mallorca ya pueden ir olvidándose de conseguir unos ingresos extras a costa del club blaugrana. El presidente es consciente de que el título ya no está en manos del equipo y que todo depende de un pinchazo del Madrid. Pero entiende que, si se ha llegado a esta situación, es por culpa del propio Barça. Hay que asumir que se ha fallado más de la cuenta y eso no puede enmendarse intentando comprar una victoria. Laporta, como Rijkaard, quiere ganar (o perder) deportivamente. Porque la ética está por encima de los títulos. Cada ser humano tiene su propia escala de valores. En el fútbol y en la vida. Para lo que uno está bien, para otro está mal. O viceversa. Aunque siempre hay una serie de principios fundamentales que nos unen. Comparto, en este sentido, la actitud del Barça en las polémicas primas a terceros.

[Lluis Mascaró, la voz de su amo, en Sport]

Jan no ha fracasado; lo dice hasta Marat

No podemos hablar de fracaso porque, como dijo el revolucionario francés Jean Paul Marat, “el fracaso no existe, salvo cuando dejamos de esforzarnos”. Y el equipo se ha esforzado. […] En los tiempos de Gaspart, clasificarse cuarto en la Liga llegó a celebrarse como si se hubiera ganado una Copa de Europa. El problema de los culés es que tenemos muy mala memoria para lo bueno y demasiado buena para lo malo. Hay que saber valorar más lo que se ha conseguido con este proyecto, sin olvidar jamás que la obligación de los directivos, los técnicos, los jugadores y los ejecutivos es trabajar para dar satisfacciones a los socios y aficionados. Seguro que esta temporada también van a cumplir con su cometido. Aunque sea con menos brillantez.

[Lluis Mascaró, la voz de su amo, en Sport]

Jan no tiene culpa

Aprovechar la gran actuación de Reina en las semifinales de la Champions para abrir un debate sobre si el Barça se equivocó al renunciar a sus derechos para traer a Belletti me parece oportunista. La historia no puede reescribirse y entonar la vieja cantinela de ‘lo que pudo haber sido y no fue’ es absolutamente estéril. El club blaugrana hizo una apuesta hace tres temporadas: prefirió abaratar el fichaje del lateral metiendo en la operación al portero. Pero que nadie se equivoque: quien decidió traspasar a Reina al Villarreal por sólo 100 millones de pesetas (600.000 euros) fue Gaspart, con el beneplácito de Van Gaal. El holandés, en su segunda etapa como entrenador blaugrana, optó por otro chaval de la cantera, Víctor Valdés, quien, por cierto, ha acabado convirtiéndose en el mejor y más seguro guardameta del Barça desde los tiempos de Zubizarreta. Sería absurdo negar que Reina está triunfando en el Liverpool y que al pararle el martes dos penalties al Chelsea se ha convertido en el héroe del equipo que dirige Benítez. Esta es su tercera temporada en Inglaterra (nota del editor: es la segunda, Lluis) y ha demostrado categoría suficiente para merecerse todos los elogios que recibe y más. Sin embargo, su éxito no debe utilizarse como arma arrojadiza contra Laporta y Txiki Begiristain. Y, aún menos, para iniciar las siempre odiosas comparaciones con Valdés. Pepe ha metido al Liverpool en la final de la Champions, pero Víctor le dio al Barça la Copa de Europa de París con sus grandes intervenciones ante Henry. Valdés ya hace cuatro temporadas que es el titular indiscutible bajo los palos blaugrana, con la presión que eso supone. Una presión que otros muchos porteros –desde Lopetegui a Rustu, pasando por Vítor Baía, Hesp, Dutruel, Enke, Arnau o Bonano– no pudieron soportar. Tampoco el propio Reina, aunque a su favor hay que decir que le tocó vivir la etapa más turbulenta del barcelonismo moderno. Reina y Valdés recorrieron durante muchos años caminos paralelos –desde La Masia al Camp Nou– pero, en un momento dado (como diría Cruyff), hubo que elegir. Lo que está claro es que los dos no podían seguir en el mismo equipo, porque la carrera deportiva de uno de ellos se hubiera desperdiciado en el banquillo. Ahora, ambos triunfan en dos grandes de Europa y sus trayectorias todavía pueden unirse en la selección. Porque Reina y Valdés, junto a Casillas, son los mejores porteros que ha tenido el fútbol español en muchos años. Aunque Luis Aragonés parece que no tenga la misma opinión sobre el blaugrana. El se lo pierde…

[Lluis Mascaró, la voz de su amo, en Sport]

PD – ¿Estás seguro, Lluis, de que las comparaciones siempre son odiosas? ¿Siempre?

Aunque no os lo creais, Jan no es el único que nos ha hecho ser los mejores

John Paul Getty, uno de los principales empresarios y multimillonarios estadounidenses del siglo XX, aseguró una vez que para triunfar en la vida había que levantarse antes que nadie, trabajar más que nadie y… encontrar petróleo. Yo no creo que en el Camp Nou nadie haya perforado en busca de ‘oro negro’, pero sí que muchos han dedicado los mejores años de su existencia para hacer del Barça el mejor y más grande club del mundo. Y no hablo sólo de Laporta y su junta, sino de todos aquellos presidentes, directivos, entrenadores y jugadores que a lo largo de la historia han servido a la causa blaugrana.

[Lluis Mascaró, la voz de su amo, en Sport]

Jan sabe lo que se dice

Cuando Laporta acuñó en verano el slogan de las 7 copas ya sabía que estaba apostando por un reto imposible. Pero era una manera de evidenciar que el proyecto deportivo mantenía su ambición a pesar de haber hecho el doblete la campaña anterior. Se trataba de vender un producto que sirviera de aliciente a los socios y aficionados ante la escasez de caras nuevas en el vestuario.

[Lluis Mascaró, la voz de su amo, en Sport]