Artículos sobre Pedro-Pablo-San-Martín

Posiblemente, el mejor ‘Punto Pelota’ de la historia

Este jueves hemos asistido, posiblemente, al mejor ‘Punto Pelota’ de la historia. Con decir que Víctor Lozano ha pasado desapercibido queda casi todo explicado.

De entrada, Pedro Pablo San Martín ha puesto el listón muy alto al proclamar que Ibrahimovic no es más que “un fracasado que ni siquiera va a jugar el Mundial”. Luego, José Damián González ha detallado la exclusiva que hoy firma en La Gaceta: “Silva será el primer fichaje de la segunda ‘Revolución Florentino'”. Ninguno de los contertulios parecía dar un duro por la noticia, en especial Siro López, con el que Damián se ha encarado seriamente: “¡Vas de listillo y me estás irritando!”.

Llegado este punto, entra en acción el ‘Loco’ Gatti. De aperitivo nos suelta que “el Madrid debe fichar a dos jugadores: Roberto Carlos y Cicinho”, pero deja lo mejor para después: “El fútbol es de los hombres. Las mujeres no saben de esto. ¿Qué va a saber una mujer de fútbol?”. Ni siquiera Irene, la chica que lee los SMS de los espectadores, le ha achantado: “Sí, es verdad que hay ligas femeninas… pero también las hay de curas”, sentencia Gatti.

Pedro Jaro, ex jugador del Real Madrid, asistía al espectáculo clavadito en su butaca, bien callado. Cuando el presentador le da paso, él augura que van a llegar muchos mensajes de espectadores indignados. Esto indigna a Pedrerol, que se mosquea por algo que el pobre Jaro no ha dicho y le suelta un hachazo tan sorprendente como innecesario: “Aquí no hacemos las cosas para provocar que lleguen SMS”, dicho en tono muy agrio. Se pasa tantos pueblos que, minutos después, le tiene que perdón.

Todo esto, en hora y media de televisión. Dentro de una semana, cuando ‘Punto Pelota’ nos ofrezca un maratón de 23 horas previo al Barça-Madrid, a saber qué puede pasar. Porque, en efecto, Intereconomía TV ha previsto un programa de veintitrés horas (lo escribo ahora con letra y que nadie crea que es una errata) para entrar en el Guinness como la tertulia más larga jamás emitida sobre un mismo partido. “Todo reto merece un respeto”, le dijo Butragueño hace sólo unos días a Pedrerol cuando se enteró del reto. Un respeto merece, sin duda. La pregunta es: ¿era necesario?

Tras la Copa del desprestigio, el derby de los bocazas

Ahí estuvo Roncero, con toda su vehemencia merengue, para recordar lo que Calderón prefería callar por cortesía: en los últimos seis derbis en el Manzanares el Madrid siempre ha puntuado. El presidente del Madrid presumía de una fresca sonrisa de líder, como si llevara jugada de cuatro ases en mano. No quiso herir la sensibilidad de su colega y amigo rojiblanco, pero en el brindis ya anticipó sus disculpas porque el Madrid va a romper la magia de la euforia colchonera el domingo. No es arrogancia, es la cruda realidad que mortifica al Atleti cuando llega el eterno rival. [Pedro Pablo San Martín/As]

[A Manolete] Una vez solventado el engorroso trámite de la Copa, torneo estupendo para que tu Atleti maquille su pobre temporada (seguís a 10 puntos, no lo olvides), el Madrid atisba en el calendario el mejor jarabe contra la derrota: jugar frente al spárring del sur de la ciudad. […] Seguís vivos en esta Copa del Desprestigio gracias al atraco de Iturralde en Valladolid, donde ya os quieren tanto como en Huelva. [Tomás Roncero / As]

Ramón I el Entero

Ramón Calderón está entero. Tiene la mirada clara, la voz firme y las ideas ordenadas. Es propio de quien vive con la conciencia tranquila. Nos habla de unidad, títulos, proyectos, socios y de la Fundación con un orgullo creíble. El presidente transmite bien el mensaje y lo hace desde la normalidad, jamás desde la arrogancia. No se adorna al referirse a los títulos ganados, tampoco presume de los cuatro puntos que le saca al Barça. Es evidente que ha bajado el diapasón de su discurso, haciendo uso de una prudencia medida. Evita abonar el campo de las malas interpretaciones para dar cancha a sus críticos. Él se defiende con una evidencia: el Madrid ha recuperado el prestigio.

El presidente enfatiza en los planes del club a corto plazo. Se ilusiona con la residencia de jugadores, el pabellón Arena, el homenaje a Di Stéfano… Y no titubea porque se siente más seguro que nunca en el cargo. Calderón simpatiza con los peñistas y sus celebraciones, escucha a los empleados, conecta con los socios y le respaldan los veteranos. Ya no tiene que pedir perdón a los nostálgicos del pasado por presidir el Madrid. Calderón recogió el Quijote de Plata con merecimiento y en el eco de la sala quedó grabada una de sus frases: “Sólo pido respeto”.

[Pedro Pablo San Martín, oda a Ramón, en As]

Disculpando a Ramón

El presidente bajó al césped porque se lo pidieron los 3.000 fieles que estaban eufóricos. Calderón, que los había visto sufrir bajo una lluvia incesante, quiso agradecerles en persona un desgaste físico sólo paliado por un final tan feliz. He hablado con decenas de madridistas que estuvieron en La Romareda y todos están encantados porque se sintieron valorados. Como dice Casillas, “el presi es un forofo más y yo le entendí perfectamente”. [Tomás Roncero / As]

Vamos a las pruebas objetivas del ‘suceso’ de Zaragoza. Esto dijo Calderón ante los micrófonos en el césped: “He sufrido muchísimo. Ahora hay que ganar al Mallorca. Vamos a ver, ahora hace falta ganar el domingo. Es una ilusión jugarnos la Liga en casa. Quiero que disfrute la afición de este momento. Me ha producido tanta emoción que he querido compartirlo con esta gente que ha sufrido tanto en la grada. Tenemos la obligación de jugárnosla el domingo. Dios nos ayuda”. Más pruebas visibles: No dio vuelta olímpica, no le acompañó su esposa ni su hija, tampoco directivo alguno, no gritó “¡campeones, campeones!”, no dijo palabra alguna contra el Zaragoza, Mallorca, Barça o Sevilla. Y se dirigió a un graderío que le respondió entusiasmado, sin reproche. Las imágenes desmienten a quienes acusan a Calderón de cosas que no hizo. Puede ser que un presidente no debiera saltar como un forofo. Yo lo discuto. Pero se ha hinchado el globo sin que los clubes supuestamente ofendidos (Zaragoza y Mallorca) hayan dicho ni palabra. Lo inflaron los detractores de Calderón por rabia, envidia o estrategia. Ángel Torres, a quien estimo, aprovechó el Foro Ferrándiz AS para censurar a Calderón, hablando de ‘la Cofradía’ que le seguía y de que le acompañaban su mujer y su hija. Es falso y resultó imprudente. ¿No fue usted a los toros con Capello días antes de jugar contra el Barça? Su respuesta: “Voy a los toros con quien me da la gana”. Vaya, todos tenemos un cadáver en el armario, pero a uno le condenan y a otros les reímos las gracias. [Pedro Pablo San Martín / As]